Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Intercitrus no tiene sede ni personal y su 'hermana' Ailimpo lanza una campaña de 6 millones

19/10/2020 - 

CASTELLÓ. La interprofesional de la naranja, Intercitrus, todavía no cuenta con sede ni personal propio, cuando casi hace tres años que volvió a la vida. Y mientras tanto, su hermana del limón y el pomelo, Ailimpo, ha anunciado hace tan solo unos días que va a lanzar un plan, dotado con 6 millones de euros, para promocionar estas frutas en la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá. 

No es un anuncio cualquiera y llegó justo unos días antes de la visita del ministro de Agricultura, Luis Planas, a la Comunitat Valenciana. En su paso por València Planas insistió a todo aquel que quiso escucharlo en la necesidad de que el sector naranjero se dote de organizaciones de productores y revitalice, en la práctica, Intercitrus. Esta no es una postura novedosa en el ministro

Y es que, desde que el 25 de enero de 2018 la interprofesional citrícola resurgió, en la figura de su primer presidente en una década, Rafael Cervera, de la Unión de Pequeños Agricultores (UPA), la entidad ha dado pasos para volver a la actividad. Pero esto todavía no se ha traducido en ninguna acción externa. Con la presidencia posterior de Manuel Arrufat (Comité de Gestión de Cítricos) se aceleró en este sentido y la presidencia de Enrique Bellés (Cooperatives Agroalimentàries de la Comunitat Valenciana) "ha servido para alcanzar consensos en cuanto al plan de acción y para dotar de una estructura de personal a Intercitrus", reconocen desde la entidad. 

Falta definir las aportaciones

Pero no es menos cierto que todavía no se ha dado el paso fundamental: definir los fondos que los socios -los diferentes colegios que la conforman (productores, comercializadores, cooperativas e industria)- deben materializar para llevar a cabo las acciones conjuntas. Hasta ahora únicamente se limitan a financiar la actividad de Intercitrus, mínima si se tiene en cuenta que no tiene sede ni plantilla. 

En esta situación, es imposible optar a las ayudas europeas y estatales para realizar campañas de promoción, como la que ha anunciado Ailimpo, y que en décadas pasadas también llevó a cabo Intercitrus. Y es que las subvenciones deben ir acompañadas de fondos propios. De hecho, las fuentes de la interprofesional citrícola señalan que en el último año se ha valorado optar a estas ayudas para publicitar el consumo de naranja, pero finalmente se optó por no hacerlo "porque no había capacidad".

No en vano, por estatutos Intercitrus debe adoptar todas sus decisiones por unanimidad... y así seguirá siendo. El funcionamiento de Ailimpo es diferente, aunque no es esta la diferencia fundamental a la hora de materializar la campaña promocional. En el caso de la naranja, la publicidad quizás no sea necesaria para la temporada que ahora arranca, dada la alta demanda, pero la campaña del limón y el pomelo se prolongará durante tres años.

Bajo el lema Bienvenido a la era del limón, tres deportistas de élite españoles, el piragüista Saúl Craviotto, el patinador Javier Fernández y la karateca Sandra Sánchez, promocionarán el consumo del limón español en España, Francia, Alemania, Estados Unidos y Canadá. El presidente de Ailimpo, Antonio Moreno, ha calificado la iniciativa de "histórica", dado que nunca en su historia la entidad radicada en Murcia ha llevado a cabo una actividad similar, al contrario de lo que sucedía con Intercitrus, que en épocas pasadas sí las llevó a cabo, como se aprecia en la imagen.

Sede en València

De momento, Intercitrus se debe limitar a dialogar hacia la materialización de consensos que le permitan avanzar hacia su ansiada revitalización. El logro que parece más cercano es la definición de la sede. En el turno de propuestas abierto por la entidad solo se ha recibido una, la de la Generalitat Valenciana, que ha ofrecido un espacio en la Cámara Agraria de València. De hecho, Intercitrus, que tiene turno rotatorio de presidencia, no necesita más de dos despachos, dado que el personal necesario sería, al menos por el momento, escaso. 

A falta de concreción, ya que la propuesta de la Generalitat todavía no ha sido aprobada, se aleja por el momento el hipotético traslado de la sede a Madrid, tal y como productores andaluces propusieron tiempo atrás. Avanzar en el plan de acción, que defina las aportaciones de los socios y la realización de campañas promocionales, parece más alejado. 

Noticias relacionadas

next