Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

ALGunos socios del gobierno local miran de reojo los últimos movimientos de cs y psoe en madrid

La alianza puntual entre Arrimadas y Sánchez levanta suspicacias en el seno del Acord de Fadrell

8/05/2020 - 

CASTELLÓ. La alianza puntual entre Inés Arrimadas y Pedro Sánchez para aprobar una cuarta prórroga del estado de alarma levanta suspicacias en el seno del Acord de Fadrell, integrado por el PSPV-PSOE, Compromís y Podem-EUPV. Algunos de los socios miran con recelo el repentino giro de Ciudadanos en Madrid y reviven viejos fantasmas del pasado, cuando las encuestas previas a las municipales del 26M revalidaban la alcaldía de Amparo Marco, incluso formando el grupo socialista una coalición con el partido naranja.

Al final, aquella hipótesis que sembró cierta preocupación en determinados sectores valencianistas y morados no pasó de ser una mera especulación. Sin embargo, tras las elecciones, sí que se convirtió en una certeza: 10+4 suman mayoría absoluta en una corporación compuesta por 27 concejales. Las matemáticas no engañan y el PSPV, como principal fuerza en número de ediles, y Cs, como el tercer partido con mayor representación municipal, habrían podido gobernar si se lo hubiesen propuesto.

Esos temores resucitan ahora no solo por lo sucedido este miércoles en el Congreso de los Diputados. También por la tirantez interna que agita las relaciones de los miembros del Fadrell desde la crisis sanitaria. Las desavenencias a la hora de consensuar un plan de reactivación económica y la falta de sintonía para pactar la rebaja de sueldos de los 15 munícipes del ejecutivo local son algunos ejemplos de esas discrepancias, pero no los únicos.

Fotos: Antonio Pradas

En la Junta de Gobierno Local de este jueves Podem-EUPV reprochó al PSPV no haber mostrado "más valentía y voluntad política" con las modificaciones introducidas en los pliegos de contratación de obras públicas. La confluencia defendió la necesidad de incluir condiciones laborales y medioambientales para abrir todavía más las licitaciones a las pymes, microempresas y autónomos.

En el primer caso, Podem-EUPV planteó la incorporación de una cláusula que garantizara "salarios dignos" para los trabajadores de las adjudicatarias. En el segundo, propuso añadir, también como requisito, el establecimiento de "prácticas responsables y sostenibles, incentivando los compromisos de las empresas con el ahorro energético, de agua, la reducción de gases de efectos invernaderos, la correcta gestión de residuos o el uso de materiales reciclables y reutilizables".

Informe jurídico de los técnicos

Ambas sugerencias murieron en la orilla, de acuerdo con los informes técnicos presentados por el PSPV, que desaconsejaron su aplicación al considerarlas inviables jurídicamente.

El propio portavoz de la Junta de Gobierno Local, el socialista Rafa Simó, reconoció en la posterior rueda de prensa telemática que ese punto del orden del día, referido a los cambios en los pliegos de los contratos públicos, salió adelante con algo de "debate".

Desde Ciudadanos de Castelló no se contempla ningún otro escenario en cuanto al reparto de roles en la corporación que el actual, ocupando una parte de la bancada de la oposición. Así, fuentes del grupo municipal atribuyen "el nerviosismo" del Fadrell al "desacord" y no a la alianza entre Arrimadas y Sánchez.

Noticias relacionadas

next