Hoy es 31 de enero y se habla de

la empresa está a la espera de que el juzgado apruebe el plan de liquidación 

La deuda de Eneacer roza los 14 millones... con pocos activos para afrontarla 

7/12/2022 - 

CASTELLÓ. La crisis energética que tiene en vilo al sector cerámico ya se refleja, claramente, en forma de paros de producción, ERTE y varios cierres de empresas de la provincia. Una de estas víctimas ha sido la ondense Eneacer, que como ya publicó Plaza Cerámica, solicitó el concurso de acreedores en septiembre y ahora está pendiente de que el juzgado apruebe su plan de liquidación. 

Según han explicado los administradores concursales a este diario, el pasivo de Eneacer asciende a 14 millones de euros, una cifra que difícilmente va a poder afrontar con la masa activa de la compañía. No en vano, las naves de Onda donde se encuentra el centro productivo de la firma son propiedad de Gaya Forés, por lo que los únicos activos con los que cuenta Eneacer para hacer frente a la deuda son la maquinaria y el stock que pudiera haber acumulado. 

De ahí que el plan de liquidación -que el juzgado tiene que aprobar próximamente- no contemple la venta de la unidad productiva. Previo al concurso voluntario, en la planta de Eneacer trabajaban casi 60 personas, que según el administrador ya han percibido sus indemnizaciones, procedentes del Fondo de Garantía Salarial.

Récord de facturación en 2021

Cabe señalar que justo el año pasado la compañía alcanzó su récord de facturación con 15,8 millones de euros, casi 3 y medio más que en el ejercicio de 2020. Sin embargo, venía acumulando pérdidas desde el año 2017, unas pérdidas que con la escalada de precios del gas que azota al azulejo han acabado derivado en su cierre. Eneacer nació en 2011 en l'Alcora (aunque tenía su centro productivo y su comercializadora en Onda) precisamente en plena crisis inmobiliaria y ahora no ha podido superar el bache de la segunda gran crisis del azulejo en este siglo.

Aunque los administradores no se aventuran a estimar que porcentaje de deuda se podría cubrir con la venta de los activos, la realidad es que no parece que se pueda liquidar gran parte.

Cierres en el sector

Lamentablemente, el cierre de Eneacer no ha sido el único que ha sufrido el sector cerámico en la provincia de Castellón a causa de los precios del gas. El pasado mes de octubre el gigante azulejero Pamesa anunciaba la paralización de la actividad en Azulejera Alcorense y el inicio de un ERE que afectaba a casi 80 empleados de la factoría. 

Unos días antes el primer terremoto que sacudía al sector era el cierre de una histórica, Todagres. La caída de la compañía del Grupo Fuertes se hacía patente en Bolonia cuando su stand de Cersaie permaneció vacío durante todo el certamen. Esta situación evidenció el cierre de una firma que ya había cesado de producir revestimiento porcelánico en mayo, cuando lanzó un Expediente de Regulación Temporal de Empleo para toda su plantilla que se debía prolongar hasta el pasado noviembre. Sin embargo la dirección de la empresa decidió presentar un ERE para toda su plantilla ante "la situación actual y al complicado escenario de la empresa, derivado de su inviabilidad a nivel operativo y económico a lo largo de los años".

Ahora, tras la negociación y la progresiva salida de la mayor parte de la plantilla, la dirección ha decidido mantener la actividad tres meses más de lo previsto, hasta el 31 de marzo, para dar salida al producto acumulado. Eso sí, para esta labor tan solo queda una parte muy pequeña de sus 158 trabajadores. 

next