Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El presidente de la institución, José Martí, da instrucciones para redefinir todas las partidas

La Diputación trabaja en una nueva versión del presupuesto para cubrir las necesidades sociales

6/04/2020 - 

CASTELLÓ. La Diputación de Castellón está trabajando ya en el rediseño de su presupuesto para 2020 para adaptarlo a la actual situación económica y social generada por la pandemia del coronavirus  y el estado de alarma decretado por el Gobierno el pasado 14 de marzo.

Con esta premisa, el presidente de la institución provincial, José Martí, ha dado instrucciones a todos los diputados del equipo de gobierno para que trabajen en "la redimensión del presupuesto que aprobamos en noviembre para 2020, porque la prioridad ahora es reactivar la economía de la provincia y cubrir, en la medida de nuestras posibilidades y competencias, las necesidades sociales que nos trasladen los municipios".

Martí, en este sentido, insiste en que "nuestro esfuerzo debe ser doble, porque debemos ser constantes en atender las necesidades actuales de los ayuntamientos, como es facilitarles material de protección sanitaria y soporte técnico, pero también decididos a la hora de darle la vuelta por completo al presupuesto y anular aquellas partidas que no sean precisas o que no puedan desarrollar".

Con ello, "de lo que se trata es de pensar ya en el día después, porque estamos convencidos de que las medidas del Gobierno van a permitirnos salir a medio plazo de esta emergencia sanitaria, y en poder desarrollar en este segundo semestre del año políticas activas que estén cerca de los ayuntamientos y, por ende, de los ciudadanos de nuestras ocho comarcas".

Martí explica en esta línea que "estamos trabajando desde el primer día en el presente y en el futuro". Así, el primer objetivo fue actuar en el ámbito de los recursos humanos de la casa y en poner en marcha el teletrabajo para más del 90 por ciento de la plantilla. Con ello, se orientó el esfuerzo, una vez decretado el estado de alarma, en atender la emergencia sanitaria, con la adquisición de material de protección para los ayuntamientos, y en activar líneas estratégicas del presupuesto para ayudar a los ayuntamientos, como las subvenciones en el ámbito social, el Fondo de Cooperación Municipal o el Plan Provincial de Obras y Servicios. "Y es ahora cuando trabajamos de forma más intensa de cara a ese impulso económico y social para el segundo semestre del año", señala el presidente de la Diputación.

Evaluación de la situación

Coordinando todo este operativo se sitúa el diputado provincial de Hacienda, Santiago Agustí, que supervisará la reestructuración del presupuesto para comenzar a evaluar las medidas excepcionales a desarrollar en la segunda mitad del año. En este sentido, Agustí ha explicado que todos los departamentos están trabajando para evaluar qué actuaciones que ya no se van a poder ejecutar o se pueden aplazar para otros ejercicios. "Está claro que el planteamiento de nuestras cuentas para lo que queda de año no tiene nada que ver con el que teníamos el pasado mes de noviembre, cuando se aprobó el presupuesto de 2020", explica el diputado.

Una vez se tengan todos los datos recopilados, se pondrán encima de la mesa las líneas que habrá que reforzar, sobre todo a nivel social, de promoción económica, de medidas fiscales, iniciativas turísticas y de desarrollo rural, con la idea de poner en marcha un "ambicioso plan centrado exclusivamente en combatir los efectos negativos que está generando en la actualidad la pandemia del coronavirus y conseguir que nuestros ciudadanos y ciudadanas encarar con más fuerza el final del ejercicio económico".

Noticias relacionadas

next