X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

La Junta de Gobierno finiquita hoy el cese de Brancal y aprobará las nuevas designaciones

11/01/2019 - 

CASTELLÓN. El Ayuntamiento de Castellón dará hoy el último paso administrativo para ejecutar el cese de funciones de la vicealcaldesa, Ali Brancal, y formalizar el nuevo reparto de competencias entre los ediles de Compromís. La Junta de Gobierno Local, en su despacho extraordinario, dará el visto bueno a dos decretos de alcaldía con los que se materializará la decisión adoptada en el pleno del pasado 20 de diciembre.

El gobierno municipal despojará así de sus funciones a la número dos del Ejecutivo local, investigada por presunta malversación a raíz de una querella del PP por el supuesto envío de papeletas electorales de Compromís en 2014 a través del correo municipal. Brancal ostenta una veintena de cargos en distintos órganos colegiados y de representación del consistorio que a partir de hoy deberán asumir sus compañeros de filas. 

Tal y como se ha anunciado esta semana, la vicealcaldía recaerá sobre el portavoz del grupo, Ignasi Garcia, quien también asumirá la concejalía de Participación, la presidencia de Reciplasa y la representación en el puerto de Castellón. Por su parte, el concejal de Educación, Enric Porcar, sustituirá a Brancal en Vivienda, mientras que la edil de Cultura, Verònica Ruiz, gestionará Igualdad y tomará el relevo en la portavocía adjunta del grupo municipal de Compromís.

A estos cargos hay que sumar los que Brancal ostenta en el distrito Este, el distrito del Grao, el Consejo Local de Igualdad o la Comisión de Gobierno Abierto y Participación, entre otros puestos de representación que también se repartirán.

La edil de la coalición se mantendrá como concejala rasa, ya que el Código de Buen Gobierno que el pleno aprobó aplicar solo establece el cese de funciones, pero no obliga a renunciar al acta. Además, si el caso judicial queda sobreseído o archivado, le serían restituidas sus competencias.

Noticias relacionadas

next