X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ventura y fernández se vuelcan con el síndic ante las ausencias de Julià y Gabarda 

La renovación que promulga Cantó para 'rearmar' a Ciudadanos agrava la división interna en Castellón

18/11/2019 - 

CASTELLÓ. La renovación que promulga Toni Cantó para 'rearmar' a Ciudadanos en la Comunitat Valenciana agrava la división interna en Castellón. Si había alguna duda sobre la existencia de dos bandos enfrentados, el Síndic se encargó de despejarla el pasado 14 de noviembre con su convocatoria para exhortar a la militancia a abanderar el cambio.

El llamamiento, en un acto-mitin en la plaza del Tossal, contó con rostros conocidos de cargos institucionales y orgánicos de la provincia, pero también con bajas muy significativas. Lideró la delegación castellonense la portavoz adjunta de Cs en Les Corts, Merche Ventura, quien estuvo acompañada por los diputados provinciales Cristina Fernández y Domingo Vicent. Junto a ellos, el secretario Institucional, Benjamín Martí, y la mano derecha de Cantó, la parlamentaria Ruth Merino, natural de Castelló y hermana de Jesús Merino, actual director médico del Hospital Vithas Rey don Jaime y fallido alcaldable de Castelló.

La representación provincial, con una veintena de afiliados de diferentes comarcas, se completó con miembros de la lista autonómica en las pasadas elecciones del 28M, caso de Albert Adsuara o Natalia Gil. Sin embargo, referentes como Cristina Gabarda o Eduardo del Pozo, número dos y tres de la candidatura de Ventura, respectivamente, evitaron respaldar públicamente al Síndic.

Tampoco se desplazó hasta la capital del Turia la secretaria de Organización y una de las grandes perjudicadas por la debacle de Cs en las urnas tras el 10N, Sandra Julià. Su ausencia llamó la atención, tanto como la de Félix del Pozo y el resto de componentes de la junta local de Castelló, el principal soporte interno de la exdiputada nacional en la provincia.

Promesa de cambios

En efecto, la foto de la delegación castellonense con Cantó escenificó la actual desunión interna, lo que complicará todavía más el proceso de regeneración que "primero anuncié cuando vinieron las municipales y no lo hice. Luego, cuando llegó el verano y no lo conseguí. Y, después, con las generales y no lo cumplí lo, pero sigo empeñado en conseguirlo", subrayó en su encuentro con los militantes.

En este contexto, el Síndic de Ciudadanos desveló que uno de los encargos de Albert Rivera, nada más ganar las primeras como candidato a la presidencia de la Generalitat, fue impulsar "un crecimiento del partido en la Comunitat, proponiendo cambios que mejoraran las cosas. Y no lo he cumplido, pero lo haré", reiteró.

Las declaraciones, según sus afines, se traducirán en hechos, presumiblemente, después de navidades. A partir del día 30 de noviembre, cuando el consejo general apruebe una gestora, las decisiones irán en cascada. Una vez resuelto el liderazgo nacional, el siguiente objetivo se centrará en celebrar congresos autonómicos durante el primer trimestre de 2020. Los nombramientos no solo afectarán a las órganos territoriales, sino también a los provinciales.

Ante la existencia de dos corrientes completamente opuestas en Castellón, el resultado de esa renovación determinará qué facción saldrá reforzada y cuál quedará debilitada. La mutación interna culminará con la creación de una estructura sólida y que ponga fin a la guerra de guerrillas, en la que se ha visto implicado, por ejemplo, el portavoz de la formación naranja en el Ayuntamiento de la capital de la Plana, Alejandro Marín-Buck.

Noticias relacionadas

next