Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Los departamentos de salud de Castellón esperan las instrucciones de Conselleria para la desescalada

7/05/2020 - 

CASTELLÓ. Los tres departamentos de salud de la provincia de Castellón (Castelló, la Plana y Vinaròs) esperan instrucciones de la Conselleria de Sanidad para emprender el proceso de vuelta a la normalidad. La reducción de la prevalencia del coronavirus en los centros de referencia de cada departamento hace que en los tres se esté pensando ya en recuperar la actividad previa al estado de alerta. 

De hecho, ya han comenzado a dar los primeros pasos, por ejemplo con las primeras consultas externas para pruebas diagnósticas hepáticas o digestivas. Se trata, en todo caso, de actuaciones que precisan urgencia, con poca afluencia de enfermos y con atención por la mañana y por la tarde, como sucede en el Hospital General de Castelló. Asimismo, en este centro sanitario también se ha comenzado ya a repartir citas para otras cuestiones menos urgentes, pero siempre a la espera de las instrucciones precisas por parte de la Conselleria. 

Reducción espectacular de ingresos

No extrañan las intenciones de las gerencias de los tres departamentos de salud dadas las cifras de pacientes ingresados: en el General a día de hoy hay quince personas hospitalizadas en planta y cinco en la Unidad de Cuidados Intensivos; en la Plana la mejoría ha llevado a desmantelar la UCI para pacientes Covid; y en Vinaròs hay cinco pacientes ingresados y otro más en la UCI. Cifras muy lejanas de lo que llegaron a ser hace tan solo unos días y que también han provocado el cierre de los hoteles medicalizados. En el departamento más norteño, incluso, este miércoles se dio por cerrado el brote en una residencia de mayores, la de Sant Francesc de Benicarló.

Foto: CARME RIPOLLÈS

En este contexto, el siguiente paso es tratar de volver a la normalidad, pero los centros "no tienen constancia de ningún protocolo de desescalada sanitaria por parte de la Conselleria", señalan fuentes sindicales que han participado en los comités de seguridad y salud que, como cada miércoles, ayer se celebraron en los tres departamentos castellonenses. 

Esta es una constante en las tres zonas sanitarias, que han adoptado medidas para tratar de paliar la falta de información de Conselleria. Por ejemplo, en la Plana se ha trasladado que no se iniciará o incrementará la actividad "más allá de lo urgente y preferente" en consultas externas y especiales; se mantendrá la limitación de acompañantes "y el uso obligatorio de mascarilla quirúrgica mientras permanezcan en el hospital"; y se ha decidido reservar un quirófano para posibles intervenciones de pacientes Covid. Asimismo, en Atención Primaria del General de Castelló han comenzado a elaborar un informe de desescalada sanitaria, "pero a largo plazo", según se constató en la reunión de este miércoles. 

Falta de EPI y continuidad del personal 

En este proceso para la vuelta a la situación previa al nuevo coronavirus (aunque sea temporal), además de la falta de instrucciones claras por parte de Conselleria, hay otras dificultades con las que se vienen encontrando los departamentos. Una es el personal, que acumula jornadas intempestivas y descansos sin disfrutar. En este sentido, de momento, y a falta de una comunicación más concreta, todos los recursos humanos contratados para reforzar las plantillas durante la pandemia continuarán, al menos a corto plazo, trabajando. Con ello se pretende "aprovechar estos recursos para poder dar libranzas a todo personal que no haya estado en primera línea", señalan fuentes sindicales de Castelló. También en la Plana "tienen la previsión de cubrir vacaciones con ellos". 

Foto: CARME RIPOLLÈS

Otro de los inconvenientes es la falta de equipos de protección individual. Así sucede por ejemplo en Vinaròs, donde en el comité de salud y seguridad se comunicó que la desescalada "no se realizará hasta que el almacén tenga la capacidad de disponer de los EPI suficientes", al tiempo que se informaba de la cantidad exacta con que se cuenta.

¿Y los centros de salud?

Este problema de falta de material es especialmente relevante en lo que se refiere a los centros de salud. Por ejemplo, en el mismo Vinaròs se solicitó este miércoles la instalación de mamparas de protección "en los centros en los que todavía no se han instalado". Asimismo, en Vila-real se ha contratado a empresas para instalar paneles de metacrilato en los mostradores, "se dispondrá de mascarillas quirúrgicas y gel hidroalcohólico para pacientes y se reestructuran las salas de espera y el acceso a mostradores para cumplir con la distancia de seguridad". 

Todo, a la par que los coordinadores médicos de zona de este departamento han ido elaborando "su propio plan de desescalada ajustado a la idiosincrasia de cada zona". No en vano, los consultorios "se abrirán en función de la seguridad del propio centro y dependiendo del personal de que dispone para garantizar la mínima exposición de los profesionales", tal y como se ha establecido en el Departament de Salut de Castelló. Como es lógico, los últimos ambulatorios en abrir serán aquellos en los que solo atiende una persona, "ya que no se puede asegurar dos circuitos independientes". En resumen, todo un desafío y un gran trabajo por delante.

Noticias relacionadas

next