Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

la toma de decisiones recae en la alcaldesa, los portavoces y el concejal de hacienda 

Los 'pesos pesados' del Fadrell asumen el control del Ayuntamiento de Castelló ante la crisis sanitaria

7/04/2020 - 

CASTELLÓ. Los pesos pesados del Acord de Fadrell asumen el control del Ayuntamiento de Castelló ante la emergencia provocada por el coronavirus. Para agilizar la toma de decisiones e impeler con mayor celeridad aquellas medidas sociales y económicas, la Junta de Gobierno Local (JGL) se reduce a su mínima expresión, siempre conforme a lo que establece el reglamento de plenos y comisiones respecto a situaciones de crisis.

Más allá de que el órgano de gestión disminuya a la mitad su composición (cinco miembros frente a los 10 en circunstancias normales), llama la atención los concejales que lo integran. Sin contar a la alcaldesa, Amparo Marco, inamovible por su condición de presidenta nata, todos los munícipes ostentan cargos de enjundia dentro del gobierno municipal o en sus partidos políticos que, en definitiva, constituyen la alianza de gobernanza.

Por el PSPV figuran el portavoz del grupo, Omar Braina, y el que ejerce como altavoz de la JGL, Rafa Simó. Completa la representación socialista el edil de Hacienda, David Donate, cuya elección no es casual. Sus competencias y responsabilidades se han visto incrementadas desde el estado de alarma para aligerar el pago a proveedores de facturas superiores a los 500.000 euros.

En el caso de Compromís y Podem-EUPV, los otros dos socios del Fadrell, son sus líderes los que completan el quinteto en la Junta de Gobierno, esto es, Ignasi Garcia y Fernando Navarro, respectivamente.

La presencia de los primeros espadas de las tres formaciones adquiere más relevancia si cabe al observar que algunos de ellos, como los citados Donate, Navarro o Simó, ostentan la condición de delegados de área en la estructura municipal. De ellos dependen numerosas concejalías, de manera que a la hora de transmitir las decisiones del órgano de gestión se garantiza un efecto dominó para que al final toda la maquinaria funcione en una misma dirección.

El tripartito se sustenta en tres comisiones de estudio: Gobierno Interior, Personas y Desarrollo Económico y Sostenible y Sostenibilidad y Ordenación del Territorio. Estas, a su vez, se ramifican en cinco áreas, que se bifurcan aún más para, a partir de unos ejes de actuación, aglutinar y coordinar a la totalidad de regidores. 

Mayor fluidez comunicativa

El hecho, además, de que la JGL esté formada por los portavoces facilita una mayor fluidez. Al menos, en teoría.  Braina, Garcia y Navarro comparten un grupo corporativo de WhatsApp, que utilizan a menudo para intercambiar información o aclarar conceptos que requieren de un mensaje unitario.

La primera vez que la versión reducida de la Junta de Gobierno se reunió fue el mismo día que la alcaldesa firmó el decreto para una nueva composición, el 16 de marzo. Aquella convocatoria todavía se realizó de forma presencial en el salón de plenos y manteniendo los asistentes una distancia prudencial. Las posteriores reuniones ya se realizaron de manera telemática, y así continuará sucediendo mientras dure la emergencia sanitaria derivada del Covid-19.


Noticias relacionadas

next