Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

EL REAJUSTE DE LA ALCALDESA AUMENTA el peso DE LAS concejalas en el grupo socialista y fadrell

Marco encabeza ya el gobierno local con más presencia femenina de la historia de Castelló

6/09/2020 - 

CASTELLÓ. La alcaldesa de Castelló, Amparo Marco, encabeza ya el equipo de gobierno con más presencia femenina de la historia en el Ayuntamiento de la capital de la Plana. Ocho de los 15 integrantes del denominado Acord de Fadrell son regidoras. El peso de las concejalas resulta todavía más evidente si se circunscribe al PSPV después del reajuste interno impulsado por la propia primera munícipe a consecuencia de la marcha de Rafa Simó al puerto. 

La entrada de Monica Barabás, más allá de afianzar la paridad del grupo, eleva hasta el 60% el cupo de edilas. Así, acompaña a la citada Marco, Patricia Puerta, Pilar Escuder, Isabel Granero y Mary Carmen Ribera, que ocupan escaño desde el principio del mandato. A ellas se suman Verònica Ruiz (Compromís) y María Jesús Garrido (Podem-EUPV) dentro del ejecutivo local. David Donate, José Luis López, Omar Braina y Jorge Ribes completan la representación de 10 regidores socialistas.

No es la primera vez que las concejalas forman mayoría en el equipo de Marco. En la pasada legislatura, a escasos tres meses de las elecciones del 26M (2019), la dimisión de Antonio Lorenzo declinó la balanza en favor del sector femenino. La alcaldesa, Puerta, Ribera y Barabás coparon cuatro de los siete asientos que le correspondían al PSPV en el hemiciclo.

Una tónica habitual desde 2015

La significativa presencia de compañeras en las candidaturas de Marco se ha convertido en una tónica habitual desde 2015, cuando se presentó por primera vez a la alcaldía de Castelló. También se ha consolidado como una práctica habitual a la hora de diseñar su personal de confianza. En este contexto, siempre que tiene ocasión destaca la valía del sexo femenino.

Hasta la irrupción del bloque de izquierdas en el ejecutivo local, la contribución femenina no había pasado de ser testimonial con el Partido Popular. En 2003, últimos comicios de José Luis Gimeno como cabeza de lista (renunció a la alcaldía en favor de Alberto Fabra en 2005), solo Marta Gallén, Marisa Ribes, Susana Fernández y Carmen Amorós integraron el equipo de gobierno de 15 regidores.

Cuatro años después, en 2007, Beatriz Gascó y Carmen Albert aumentaron a cinco la presencia de mujeres en el grupo municipal popular, compuesto por 14 miembros (repitieron Gallén, Ribes y Amorós). En 2011, la cifra creció hasta las seis concejalas con el estreno de Begoña Carrasco, Mª del Carmen Querol y Beatriz Jiménez en el gobierno municipal (continuaron Gallén, Albert y Ribes).

No obstante, esa cantidad se redujo a la mitad en las filas del PP en 2015, año en que cedió el control del Ayuntamiento pese a mantenerse como la formación con mayor número de munícipes. De sus ocho representantes, solo tres constituyeron la cuota femenina: Carrasco, Salomé Pradas y María España. Esta última sustituyó al hasta ese momento alcalde, Alfonso Bataller, quien dejó el acta al perder su sillón como presidente de la corporación. El PSPV, con un escaño menos (siete), ya superó entonces a su rival político en ese capítulo con Marco, Puerta, Carmen Oliver y Sara Usó.

Noticias relacionadas

next