X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

navarro y garrido renuncian a los 62.843 euros brutos al año y cobrarán 41.463 euros 

Podem se desmarca de sus socios de gobierno y da marcha atrás a la subida del 50% de los sueldos

23/09/2019 - 

CASTELLÓ. La confluencia de Unides Podem-EUPV (ahora ya sin CseM) se desmarca de sus socios de gobierno en el Ayuntamiento de Castelló y da marcha atrás a la subida del 50% de los sueldos auspiciada por el PSPV-PSOE y Compromís. Los dos concejales de la convergencia, Fernando Navarro y María Jesús Garrido, percibirán 41.463 euros brutos anuales, cantidad asignada a un edil con dedicación exclusiva en el anterior mandato, frente a los 62.843 euros aprobados para un munícipe en las mismas condiciones con vistas a la presente legislatura.

La renuncia al incremento de las remuneraciones fue estipulada entre los partidos que conforman el tripartito durante la negociación interna para aprobar las nuevas retribuciones. Sin embargo, por una cuestión administrativa relacionada con la tramitación de las nóminas, la aplicación de la medida se pospuso hasta la reincorporación del conjunto del funcionariado, tras el periodo de vacaciones, para adaptar el sistema de pago a las singulares circunstancias.

Asimismo, se convino que, en la votación plenaria sobre los emolumentos, la confluencia dividiera su sufragio (uno a favor y otro en forma de abstención). Si bien escenificaba la aceptación por lealtad institucional, también mostraba su disconformidad acerca del aumento de la masa salarial de los concejales del equipo de gobierno.

Navarro y Garrido, en realidad, ingresarán como regidores una cantidad menor a esos 41.463 euros, ya que lo que exceda de tres veces el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) lo donarán para diferentes fines. Así se acordó en uno de las asambleas de la formación morada, en la que se insistió en la idea de rechazar la mejora económica, atendiendo así al pacto establecido con Castelló en Movimient (CseM) durante las conversaciones para concurrir como un bloque a las elecciones del 26M.

En la pasada legislatura, la agrupación de electores, disuelta oficialmente este mismo fin de semana, rehusó entrar en el gobierno municipal y ejerció el rol de socio como integrante del Pacte del Grau. Sus regidores asumieron las mismas dedicaciones, de entre el 25 y el 20%, y las remuneraciones de cualquier edil de la oposición. Los sueldos oscilaron entre los 27.939,96 euros del portavoz, Xavi del Señor, y los 14.118,60 euros de Iñaki Vallejo, quien compaginó su cargo municipal con la representación en la Diputación provincial durante aproximadamente la mitad del mandato.

Rifirrafe

Unas horas después de aprobarse el 29 de julio el régimen de retribuciones, el exlíder de CseM criticaba la decisión del tripartito en redes sociales y consideraba incomprensible la posición de los concejales de la confluencia. "Estoy profundamente avergonzado con la postura de nuestros representantes. Hemos votado, de manera inexplicable, un voto a favor y una abstención, sin dar ninguna explicación asumiendo el discurso del PSOE", aseguraba.

Del Señor, en su extensa perorata en Facebook, lamentaba que "hayamos votado con los que en Madrid niegan cualquier posibilidad de Gobierno progresista, eso sí, para dignificar la política. Por tal noble propósito no hay que renegar de todo lo anterior. Basta con subirse el sueldo un 50% y ya son dignos. Han decidido aplicarse la subida más desproporcionada y vergonzosa de todo el Estado", concluía.

Navarro, sin citar expresamente al exconcejal de la formación asamblearia, publicaba más tarde en su muro, a modo de alegato, que "dentro de las negociaciones con el resto de firmantes del Acord de Fadrell, nosotros aceptamos que no se nos aplicara la subida salarial. Además, en nuestro código ético tenemos el salario limitado a tres veces el mínimo interprofesional. Los excedentes salariales tendremos que decidir dónde se destinan", aclaraba.

El portavoz de la convergencia ya anticipaba que tanto él como su compañera de bancada renunciarían al incremento del 50% del salario para mantener los emolumentos de 2015, que el bipartito había rebajado en un 20%, aproximadamente, respecto a la etapa anterior del Partido Popular.

Noticias relacionadas

next