Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

LA COMPAÑÍA CUMPLE DOS DÉCADAS

Raminatrans Castellón, 20 años de soluciones logísticas adaptadas al cliente

La apuesta continuada por la calidad del servicio y la integración en la cadena productiva de sus clientes, claves en las dos primeras décadas de la firma castellonense.

23/11/2020 - 

CASTELLÓ. Veinte años con el foco puesto en el cliente. Dos décadas respondiendo a las necesidades de hoy con un ojo siempre puesto en las de mañana. La calidad como reto de hoy, con el desafío de ofrecer en el futuro inmediato un servicio aún mejor. Raminatrans Castellón ha demostrado tener las ideas claras desde su origen y ha mantenido firme el timón, sobreponiéndose a todas las dificultades para exhibir hoy veinte años de madurez y un prometedor porvenir.

La empresa asentó sus cimientos sobre una relación profesional que devino en confianza personal: la de Rafael Milla Navarro, presidente del Grupo Raminatrans, y Vicente Ramos Andreu, actual presidente de Raminatrans Castellón. Juntos vislumbraron la oportunidad de poner juntos en marcha una transitaria en Castellón bajo el paraguas del grupo valenciano, ya entonces en plena expansión. “Teníamos una mentalidad tan logística, de aprovechar bien el tiempo y optimizar todos los recursos que recuerdo que en los comienzos nos veíamos en El Puig [a medio camino entre ambas ciudades], y mientras comíamos íbamos perfilando las líneas maestras de la delegación de Castellón y hablábamos de todo; de hecho, todos los días sobre las siete de la tarde nos volvíamos a llamar y nos contábamos el día”, rememora Milla. En septiembre de 2000, la compañía se puso en marcha como primera transitaria en una provincia marcada por la tradición de las consignatarias clásicas, y con una vocación fundacional: desarrollar los tráficos de exportación del sector cerámico.

En el principio fue la cerámica

El vínculo originario de Raminatrans Castellón con el azulejo determinó los primeros años de la empresa, con el 100% de su actividad volcada en el clúster y repartida entre los sectores de fabricación de baldosas y esmaltes y fritas. “La oficina arrancó con cuatro personas que hacíamos de todo, con un pequeño almacén que ni siquiera explotábamos nosotros y que le alquilábamos a MediaMarkt. Enseguida aparecieron los tráficos con África Occidental, que fueron el motor de este proyecto durante muchos años y que aún hoy siguen siendo importantes”, recuerda Vicente Ramos Andreu, el fundador. “Ese fue el nicho de oportunidad que se vio en aquel momento, por conocimiento de ese mercado”, explica su hijo, Vicente Ramos Benet, actual director general, quien señala que en los últimos años, con la ampliación de miras a otros mercados, se ha reducido considerablemente la cuota de esa parte del continente africano”.

En la imagen el equipo de Raminatrans Castellón al completo con Rafael Milla y Vicente Ramos, presidente de Grupo Raminatrans y Raminatrans Castellón, respectivamente al frente con las instalaciones actuales de la compañía, en el año 2000 contaban con un almacén de 500 m2 casi vacío y hoy ocupan 18.000 m2 repartidos en dos enclaves logísticos.
En dos décadas de trayectoria caben muchos buenos momentos, con hitos especialmente importantes como la gestión de la operativa del envío de la estación científica Juan Carlos I, con destino final en la isla Livingstone, en la Antártida, de la que se hizo eco toda la prensa a finales de 2009. “Lo recordamos con mucho orgullo, fue a través de uno de mis clientes de Valencia”, indica Milla. Por su parte, Vicente Ramos padre resalta que aquella “fue una oportunidad que surgió y que con el esfuerzo de todos la pudimos aprovechar”. Pero en 20 años también caben circunstancias menos agradables. Así, una fase especialmente compleja fue la de la crisis financiera de 2008 que golpeó con dureza al sector de la construcción y con él, a la industria azulejera, que por entonces seguía representando el 95% de la cartera de clientes de la empresa. “Tras unos años en los que sufrimos mucho y sobrevivimos gracias a mucho esfuerzo y a la colaboración de todos, la empresa se abrió a otros mercados, se acabó consolidando y convirtiendo en un referente de buen servicio en Castellón”, indican Ramos y Milla: “unos años después de la crisis éramos una empresa más fuerte con capacidad para afrontar el reto de la adquisición de las nuevas instalaciones de oficina y almacén que inauguramos en mayo de 2017 y que supusieron el gran salto de calidad de Raminatrans Castellón. Empezamos en el año 2000 con un almacén de 500 m2 casi vacío y hoy ocupamos 18.000 m²”.

Un operador logístico integral

La ampliación de horizontes de la empresa ha sido un motor de su evolución en los últimos años, diversificando notablemente los tráficos en los que está presente. "África, en su conjunto, ha sido históricamente nuestra principal área de influencia, pero en los últimos años hemos añadido nuevas rutas en el Caribe y Sudamérica, Estados Unidos, Turquía, países de Oriente Medio y Extremo Oriente. También los países de Europa del Este, y es que vuelvo a incidir en el hecho de que pertenecer a un Grupo, como lo es Grupo Raminatrans, nos permite abordar esta apertura de negocio con muchas garantías”, explica el director general de Raminatrans Castellón, quien también destaca la buena sintonía que siempre ha existido con las instituciones más importantes de la provincia de Castellón, como son la Autoridad Portuaria de Castellón, la Aduana o la Cámara de Comercio.

En la actualidad, además de ser el transitario de referencia del entramado empresarial de la provincia, Raminatrans Castellón es un operador logístico integral que ofrece servicios de transporte marítimo internacional tanto en contenedor completo como en grupaje, agencia de aduanas, cargas aéreas, transporte por carretera nacional e internacional, consignaciones y fletamentos de buques. Además, dispone de almacenes habilitados como DA (Depósito Aduanero), DDA (Depósito Distinto del Aduanero), LAME (Local Autorizado para Mercancías declaradas para la Exportación) y ADT (Almacén de Depósito Temporal). Asimismo, también realiza cargas de proyectos de piezas con dimensiones y pesos especiales. Y es que “el éxito de Raminatrans Castellón no solo reside en el amplio abanico de servicios que ofrecemos, sino que además se apoya en su capacidad para ofrecer soluciones logísticas de cualquier tipo a nivel global gracias a la estructura del Grupo Raminatrans”, explica Vicente Ramos, director general de Raminatrans Castellón.

“El éxito de la empresa pasa por su capacidad para ofrecer soluciones logísticas a nivel global con el Grupo Raminatrans”.

“Nuestro principio básico es adaptarnos a las necesidades de nuestros clientes. Nos esforzamos constantemente por ofrecer un trato cercano y de calidad, tanto es así que nos acabamos convirtiendo en un eslabón más de la cadena de producción y suministro de nuestros clientes”, subraya el director general de Raminatrans Castellón. En este sentido, la compañía gestiona de forma cotidiana procesos tan complejos como, por ejemplo, la carga en una fábrica turca de materias primas para un cliente castellonense, el transporte a un almacén propio de Castellón donde el material pasa un precontrol de calidad, un reetiquetado, una reclasificación acorde a las necesidades del cliente y un control adicional de calidad, antes de depositarlo en la nave de su cliente, engarzándose así con su propia cadena productiva.

No en vano, Raminatrans Castellón, al igual que el conjunto del grupo, sigue profundizando en el concepto de logística integral, abarcando todo el proceso que se realiza antes y después del contenedor (almacenajes, servicios de re-etiquetado, control de calidad, picking, transbordos, etc.). Hasta el punto de que para abordar esta actividad. el año pasado amplió su capacidad de almacenaje con un nuevo centro logístico de 10.000 m², que se sumaba a los 8.000 preexistentes.

A Vicente Ramos, presidente de Raminatrans Castellón y a Rafael Milla, presidente de Grupo Raminatrans, les une una sólida relación profesional y sobre todo, personal, basada siempre en el respeto mutuo.

Más allá del azulejo

El clúster cerámico provincial sigue acaparando más de un 70% de la actividad de Raminatrans Castellón, que no obstante cubre también las necesidades logísticas de otros ámbitos al margen del azulejo y los esmaltes, como la siderurgia del automóvil, la maquinaria de impresión e incluso el sector alimentario. Todo ello, con el valor añadido que aportan los servicios señalados anteriormente, con el foco puesto en la mejor y más solvente solución para el cliente en cada caso.

En la historia reciente de la empresa brilla con luz propia un paso al frente en un mercado muy especial, con la apertura en julio de 2018 de la firma SIA Raminatrans Baltics, cuya oficina central está ubicada en Riga (Letonia). Desde allí se ofrece cobertura directa a Escandinavia, los propios países bálticos, países de la Comunidad de Estados Independientes (exrepúblicas soviéticas) y la región del Cáucaso. “Esta nueva empresa en Letonia no solo nos está permitiendo ampliar la cobertura en este mercado, sino que además está generando importantes sinergias entre toda la red europea de Raminatrans”, señala Vicente Ramos. Con ella, “estamos dando respuesta a las crecientes exigencias de nuestros clientes, ofreciendo un servicio personalizado con una amplia cobertura en toda la región. Garantizamos la misma calidad de servicio que nos destaca en un mercado tan competitivo y posibilitamos el aprovechamiento de nuestra extensa red comercial en todo el mundo", asegura Vicente Ramos.

¿Y mañana?

El vigésimo cumpleaños de Raminatrans Castellón es una invitación a la reflexión, más si cabe cuando en el ADN de la empresa siempre estuvo trabajar con determinación en el presente para afianzar el futuro. Son conscientes de que como empresa logística, el camino no va a ser fácil: habrá que adaptarse a la velocidad a la que el mundo está cambiando y asimilar la aparición de operadores cada vez más grandes y la llegada de las propias navieras a la logística tierra adentro. Además, será clave afrontar sin miedo el reto de la digitalización. “El futuro lo vemos con esperanza porque Grupo Raminatrans tiene un fortaleza consolidada que asegura estabilidad y continuidad, y bajo ese paraguas, el futuro de Raminatrans Castellón es cuanto menos ilusionante. Aquí hay proyecto y un equipo muy profesional para otros muchos años”, coinciden en afirmar Larissa Milla, vicepresidenta de Grupo Raminatrans, y Vicente Ramos, director general de Raminatrans Castellón.

Por ello, Vicente Ramos se muestra confiado respecto a la evolución de la compañía. "Apostamos por ofrecer una gama amplia de servicios, siempre respetando la calidad y entendiendo que estamos para facilitarle el trabajo a nuestros clientes y adaptarnos a sus necesidades. En este sentido, ponemos a su disposición un equipo humano muy preparado y cercano y también unas instalaciones polivalentes totalmente equipadas para cualquier tipo de carga. La combinación de servicio de calidad, la capacidad de adaptación a lo que necesita cada cliente y un precio competitivo, son para nosotros elementos diferenciales", concluye.

Noticias relacionadas

next