X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

tras la entrada de Pamesa

TAU dispara sus ventas hasta los 80 millones y multiplica por cinco sus beneficios en el 2017

19/10/2018 - 

CASTELLÓN. La histórica azulejera TAU vuelve por sus fueros... e incluso los supera. Tras la compra por parte de Pamesa Grupo en la primavera del 2016, la compañía de Onda disparó el año pasado su facturación hasta los 80 millones de euros, muy por encima de las previsiones iniciales tras la entrada del gigante de Almassora. Y es que son casi 50 millones más que los 32,7 del 2016. Este incremento de la producción y las ventas se debió sobre todo a la fuerte inversión que la sociedad de Fernando Roig llevó a cabo a lo largo del 2017, con 30,9 millones en instalaciones técnicas y maquinaria, 5,6 en construcciones y 3 en mobiliario. Para sustentar todo ello se produjo una ampliación de capital de 39,5 millones de euros en junio del 2016.

Este inmovilizado es lo que ha permitido a TAU Porcelánico cerrar este "significativo incremento de la cifra de negocios en relación a la del ejercicio anterior", como recoge el informe de gestión que firma el propio Roig como administrador único. Y ha ido acompañado de un aumento de la plantilla: de los 156 operarios que trabajaban en las instalaciones de la compañía en el 2016, el ejercicio pasado se elevó a 213 y actualmente cuenta con 272 personas trabajando a diario en sus instalaciones. El año pasado, el gasto de personal se elevó a 9 millones de euros. 

De esta manera, TAU contribuyó de forma relevante al incremento de la facturación de Pamesa Grupo, el primer fabricante estatal de azulejos y baldosas y el segundo a nivel continental. En el ejercicio del 2017, la compañía dirigida por Roig alcanzó los 584 millones de euros en su volumen de ventas, muy por encima de la previsión anual de la entidad, que era de 520 millones. 

Y el ritmo de crecimiento no parece tener visos de reducirse. En el mismo informe de gestión incluido en las cuentas anuales de TAU se recoge: "Para el año 2018, la dirección y el administrador único de la Sociedad estiman una situación de consolidación e incremento de la cifra de negocio alcanzada en 2017". El aumento de la plantilla también apunta en esta dirección.

Más beneficios

Todo ello se ha visto reflejado en el balance de la cuenta de pérdidas y ganancias. TAU cerró el año pasado con 4,28 millones de euros de beneficio. Esto supone multiplicar prácticamente por cinco el cierre del ejercicio anterior. Un incremento nada desdeñable para una compañía que venía sufriendo más que apuros hasta la llegada del empresario valenciano. 

La mayor parte de los ingresos de TAU llegan de su actividad tradicional: la fabricación de azulejo porcelánico. Pero, aunque es una parte relativamente pequeña, los 3,8 millones que la sociedad ingresó el año pasado por la generación de energía eléctrica suponen una ayuda para un sector que tiene en los costes energéticos uno de sus principales caballos de batalla. 

Noticias relacionadas

next