Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

EL PP Y CS SE ALINEAN CON EL FADRELL PARA AFEAR AL PARTIDO DE EXTREMA DERECHA SU MOCIÓN

Vox se queda solo en su pretensión de sacar a Castelló de la Federación Española de Municipios

25/09/2020 - 

CASTELLÓ. Si Vox pretende distinguirse del resto de fuerzas en el Ayuntamiento de Castelló, va camino de conseguirlo en tiempo récord. Su ideario empieza a marcar distancias sobre formaciones, como el PP y Ciudadanos, con las que gobierna en otros municipios y comunidades. Incluso, brinda la oportunidad a partidos completamente antagónicos de establecer alianzas, impensables en otras circunstancias pero alcanzables ante el actual contexto político.

Es lo que ocurrió en el pleno de este jueves, en el que populares y naranjas se alinearon con el Acord de Fadrell (PSPV, Compromís y Podem-EUPV) para rechazar la iniciativa del portavoz de Vox, Luciano Ferrer, de sacar a la capital de la Plana de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) a cuenta de los remanentes. El concejal no solo se quedó solo en la votación (26 sufragios en contra), sino que además monopolizó las críticas del resto de ediles, aunque es cierto que su propuesta también sirvió de arma arrojadiza para que el principal partido de la oposición reprochara a la alcaldesa, la socialista Amparo Marco, su voto a favor de la decisión del Gobierno de Pedro Sánchez de utilizar los recursos municipales por la pandemia.

"No le vemos su utilidad. Es un auténtico chiringuito administrativo y partidista", defendió Ferrer, que encontró rápida respuesta en el siguiente interviniente, el regidor del PP, Vicent Sales. "Su moción es una discusión bizantina sobre la FEMP, elucubración mental entre el ser y la nada, que no aporta nada al debate político ni a los castellonenses. Esto no es una tómbola de los jamones que siempre toca un pito o una pelota", le afeó. "Hay que estar en estos espacios. Plantear esta moción por un acuerdo que no te gusta es matar moscas a cañonazos", añadió.

El portavoz del equipo de gobierno, José Luis López,  se sumó a las palabras del munícipe popular e insistió en que "la Federación Española de Municipios y Provincias es más necesaria que nunca, porque permite a los ayuntamientos tener voz propia. Desde el gobierno creemos en el municipalismo como elemento vertebrador".

Las recriminaciones, que Vox calificó de "descalificaciones", tuvieron una segunda parte desde la bancada de la derecha. Tras cerrar el capítulo con Ferrer, Sales se dirigió a Marco. "Hubiera preferido que dijera [en la FEMP] que soy la alcaldesa de Castelló antes de ser militante socialista. Antepuso las siglas de su partido a los intereses de los castellonenses. Usted el 3 de agosto evitó ser de Castelló", le reprendió.

La primera edil, ante las alusiones directas, solicitó el turno de réplica y subrayó que las decisiones que se toman en el organismo municipalista "son propuestas que los ayuntamientos pueden adoptar o no, no hay ninguna imposición. Lo que voté es un acuerdo voluntario. Hay diferencias entre obligatorio, Montoro; o voluntario, Montero".

Marcó cerró su alocución advirtiendo que el decreto sobre remanentes municipales que rechazó el Congreso de los Diputados "a muchos municipios del interior les iba bien, por lo que no me arrepiento de haber votado a favor".

Noticias relacionadas

next