Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

este sábado edición virtual del Festival Navidades Sangrientas

Manolito Motosierra: “El cine 'gore' nació a finales de los 80 y murió a mediados de los 90”

El director de Navidades Sangrientas, que celebra este sábado su primera edición virtual, presenta dos nuevos libros, Terror en el videoclub y Esto es gore, pero también habla de su próxima película, The Grindhouse

12/12/2020 - 

ALICANTE. En los 80, los videoclubes eran como las plataformas de streaming hoy en día. El lugar indicado para cinéfilos; el VHS había seducido a mucha gente que bajaba a su videoclub de barrio a alquilar una (o varias) películas, guiados básicamente por la carátula. El póster del filme cobraba una importancia capital en tu decisión. Si por algo se caracterizó aquella década, amén de hombreras y cardados, fueron las carátulas de las películas del videoclub.

Manolito Motosierra, director del Festival Navidades Sangrientas, acaba de editar dos libros, el primero trata sobre las carátulas más potentes vistas en el videoclub en los 80; el otro, de cine gore, género en el que Motosierra es un referente nacional. Terror en el videoclub es un libro lleno de nostalgia, parece un homenaje a aquellos años. “Como amante del cine de terror y fantástico ochentero, quería hacer algo rápido que englobara las películas más emblemáticas de esa década, y sobre todo centrándome en el lanzamiento de los videoclubs”, comenta Motosierra. Aquella década estaba llena de portadas impactantes, algunas de ellas censuradas, inolvidable la de Holocausto caníbal (Ruggero Deodato, 1980).

“Yo conocí el género gracias a los videoclubs, como la mayoría de nuestra generación”, señala el director. “Era el único modo de poder ver producciones irrisorias de todo tipo. Alquilabas una película por la caratula molona (no tenías más información que ver las portadas y traseras de los estuches) y eran como una caja de sorpresas, lo mismo podías encontrarte con una bazofia que con un bombazo”, comenta. Siempre ha habido filmes que cogíamos movidos por algo que tuviera la carátula. “Yo solía alquilar las pelis de monstruitos (ghoulies, munchies,…) por sus portadas”, apunta el alicantino.

En estos últimos años estamos asistiendo a un revival del cine ochentero, casi como sentimiento nostálgico de un pasado donde el cine se realizaba y se visionaba de otro modo. “Ha habido un boom de los 80 en general, porque nuestra generación es la que ha empezado ese movimiento de volver atrás”, comenta. “La generación que veía esas pelis en los videoclubs de niño o se compraba un sobre de cromos es la que hoy, de alguna manera, está removiendo todo. Y dentro de 10  años serán los niños de los 90 quienes harán lo mismo.

Como ya he comentado, Manolito también ha editado otro libro, Esto es Gore, que enlaza con éste porque trata sobre un género, el gore, con un periodo de vida (o mejor dicho, de apogeo) muy concreto. “El gore nació a finales de los 80  y murió a mediados de los 90”, sentencia. “Hoy en día son muy pocos los que hacemos gore, como género en sí. Fue una moda para los que buscábamos algo más extremo en la época. Lo único es que hoy las películas de terror sí son más explicitas que las de antes, por lo que el término 'gore' es más popular”, reconoce.

Ahora, Motosierra se encuentra metido en la producción de una nueva película, aunque quizás estemos ante su última película enmarcada en el género por el que se ha hecho un hueco. The Grindhouse, sobre una familia de anormales que hacen de las suyas durante la cena de Nochevieja. “Todavía se está ultimando, y será mi última peli bizarra... de momento, porque quiero probar otras cosas y, probablemente, será la más demencial que he hecho”.

A su festival también le ha afectado, como a todos, la crisis de la covid-19, así que en esta edición las cosas van a ser un poco diferentes, pero el espíritu gamberro, permanecerá. “Este año nos ha sido imposible hacerlo presencial”, comenta. “Hemos estado esperando hasta el último momento, por si podíamos hacer un par de horas de proyecciones por lo menos, pero las limitaciones de aforo, en nuestra nueva ubicación, no nos permitían hacer un evento que por lo menos pudieran disfrutar más de diez personas, por lo que se decidió pasar directamente a la entrega de premios y grabar una especie de gala-ceremonia muy bizarra (como suelen ser en la weekend) donde muchos amiguetes participan, y que se podrá ver en la web del festival este sábado, 12 de diciembre, a las 22:30 horas”.

El género parece estar muy vivo, pero por otra parte es una porción muy pequeña de nuevos realizadores los que se suman al cine de terror en comparación con otros géneros. “En Alicante, casi nadie hace terror, y en España, son los cortometrajistas los que mantienen el género. Lo digo por la cantidad de cortos que recibimos en el festival”, señala.

Manolito lleva muchos años al pie del cañón en el festival y por él han pasado los directores más importantes del género, todo un privilegio para la ciudad. “18 años dan para muchas anécdotas… Por ejemplo, el año que estuvo Alex Chandon (imbred) se empeñó en comer una paella en un momento que era imposible buscar un lugar donde la hiciesen, y acabó en casa de uno de los organizadores haciendo una paella y comiendo con su mujer y su hijo”, recuerda. No puedo resistirme a preguntarle por aquella portada que le engañó tanto que se le quedó marcada a fuego en la retina. “Una peli que se llamó Alien 2 y que no resultó ser la secuela de Alien. O Troll, pensando que era una película de hadas y fantasía”, rememora.

Noticias relacionadas

next