Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

el pspv y compromís mantienen su cohesión frente a los ataques de la oposición

PP y Cs se quedan con las ganas de abrir una vía de agua en el bipartito de Diputación a cuenta de los remanentes

9/09/2020 - 

CASTELLÓ. El Partido Popular y Ciudadanos se quedan con las ganas de abrir una vía de agua en el bipartito de la Diputación de Castellón, integrado por el PSPV y Compromís, a cuenta de los recursos municipales. El inicio del curso político, con la celebración del pleno extraordinario correspondiente al mes de agosto, pone de manifiesto la nueva estrategia de la oposición, fundamentada en hurgar en las debilidades de la alianza de izquierdas para que sus miembros sufran un mayor desgaste y terminen por protagonizar alguna desavenencia pública.

Lo sucedido en la sesión de este martes, con el rifirrafe por las mociones sobre los remanentes, es un anticipo de lo que le espera al equipo de gobierno a partir de ahora. A cuenta de los ahorros municipales, naranjas y populares se afanaron en provocar a sus adversarios de bancada (en este caso, de plasma), conscientes de que en un tema tan sensible existen ciertas discrepancias entre las direcciones nacionales. No en vano, el portavoz de Compromís en el Congreso de los Diputados, Joan Baldoví, amenaza con rechazar este jueves la propuesta del Gobierno de Pedro Sánchez de utilizar los recursos de los ayuntamientos si se mantienen los actuales términos del decreto.

Explicación de voto convertida en debate

En este contexto, los líderes del PP y Cs en la institución provincial, Vicent Sales y Cristina Fernández, respectivamente, convirtieron la explicación de voto de sus formaciones en un belicoso debate. Cada uno intervino siguiendo el orden por número de diputados (de menor a mayor). El discurso agitador, in crescendo, simplemente derivó en un cruce de afrentas pese a que en el fondo lo que la oposición buscaba era dividir al PSPV y Compromís.

Esa fragmentación gravitaba sobre la enmienda del Partido Socialista a la iniciativa de la coalición valencianista, que eliminaba la reprobación de la Diputación al acuerdo firmado entre el Ejecutivo español y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) acerca del uso de los excedentes de los consistorios.

"Nos sorprende que Compromís haga la pelota al PSPV y no dé batalla como ha hecho en otros municipios", criticaba Fernández al valencianista Ignasi Garcia después del resultado de las votaciones, saliendo adelante la propuesta del equipo de gobierno en perjuicio de la de la oposición. "No lo puedo evitar -le replicaba éste-. Dice que somos una comparsa. Le recuerdo que hemos presentado una moción, lo que demuestra tener iniciativa propia. El único partido que es comparsa es el suyo, que apoya a gobiernos marcados por la corrupción", en alusión a los pactos de gobernanza con el PP y Vox.

A continuación, tomó la palabra Sales quien, tras calificar la citada enmienda de los socialistas de "paripé", aseguraba que "es una vergüenza que Compromís haya reculado, poniendo por delante su confort a los intereses de los castellonenses". La porfía no fue a más. El portavoz del principal partido del gobierno, Santiago Agustí, evitó entrar en más polémicas y cerró la discusión limitándose a señalar que "deberíamos haber pedido debate en este punto".

No será la última vez que la oposición intente romper la cohesión del bipartito. Si bien el equipo de gobierno comparte muchos proyectos, difiere ostensiblemente en algunas cuestiones programáticas. Por ejemplo, la visión sobre la tauromaquia. Y sobre esas desigualdades populares y naranjas incidirán en el futuro.

Noticias relacionadas

next