Hoy es 23 de junio y se habla de

Altadia crea Younexa para integrar a Ferro Spain y tiene fecha límite en Almassora: febrero de 2023

10/05/2021 - 

CASTELLÓ. La compra de Ferro Spain por parte del grupo Esmalglass-Itaca-Fritta, en su día polémica debido a que el segundo absorbió a su principal competidor, todavía está lejos de quedar culminada. De hecho, estos días el grupo Altadia -nacido hace un par de meses para aglutinar el nuevo negocio y que estos días ha salido de nuevo a la palestra por la intención de Lone Star de venderlo- trabaja intensamente para integrar los activos adquiridos. 

Se trata, en concreto, de la matriz Ferro Spain (a la que previamente esta corporación había restado la división no cerámica) y de las firmas Endeka, Zircosil, Quimicer y ciertos activos propiedad de Gardenia. En el caso de la compañía cabecera, para absorber sus activos e integrar a sus trabajadores Altadia ha creado la firma Younexa

Aunque el Boletín Oficial del Registro Mercantil todavía no ha recogido la constitución de esta sociedad, así se ha trasladado recientemente a sus empleados (alrededor de 420). Además, fuentes de Esmalglass reconocen que se ha producido este "cambio de nombre" de la división cerámica de Ferro, ya que la compra, aprobada por Competencia en diciembre, no incluye la marca, por lo que es necesario el cambio. 

Los terrenos y naves, valorados en 11 millones

La transacción sí que incluía, en un principio, la compra de las instalaciones de Almassora, que pasaban a manos de Altadia. De hecho, así lo recoge el informe de Competencia, que apunta que Ferro debía abandonar "el lugar de producción" tras un plazo transitorio, y mientras tanto pagar un alquiler. Pero esto cambió radicalmente en los últimos momentos de la negociación, hasta el punto de que, justo después de firmar la transacción (el 15 de diciembre de 2019), se suscribió otro compromiso por el cual los compradores venden a la multinacional Ferro los terrenos e instalaciones por 11 millones de euros, tal y como ha podido saber este diario. 

Así, estos 11 millones deberán ser descontados, cuando se materialice también este punto, a los 412,6 en que se pactó la compraventa (algo más de 441 si se cumplen determinados resultados). Y es que la transacción de los terrenos se producirá cuando la división cerámica de Ferro (ahora Younexa) abandone las instalaciones. 

Febrero de 2023, límite para producir en Almassora

Para ello hay una fecha límite: febrero de 2023. Este es el momento que los dirigentes de Ferro y los de Altadia han marcado como límite para separar definitivamente las actividades de ambas compañías, aunque lo más probable es que este paso se dé antes. Mientras tanto, ambas firmas mantienen sendos "acuerdos de suministro", tal y como recoge el informe de Competencia, por el que Ferro Specialty Materials (la filial que actualmente agrupa el negocio del grupo americano en Almassora) y Younexa (la parte vendida, o Ferro Tile) se comprometen a suministrarse respectivamente producto. 

Así, Ferro Specialty Materials aporta a la rama cerámica -que sigue produciendo de momento en Almassora- parte de los colores que produce. Por su parte, Younexa suministra fritas para la rama de porcelana, que junto a los colores sigue en poder del grupo estadounidense. De hecho, la porcelana es la actividad que mayores beneficios reportaba a Ferro y que ha querido conservar por encima de todo. 

Estos movimientos empresariales han provocado, como es lógico, incertidumbre y nervios entre los aproximadamente 420 trabajadores de Younexa. Sobre esto, las fuentes de Esmalglass apuntan que están trabajando para definir cómo se procede al respecto, si con una reubicación de la actividad en unas nuevas instalaciones o con la distribución del personal entre las diferentes factorías del grupo. Lo único que tienen claro, aseguran las fuentes, es que los puestos de trabajo "van a seguir igual". 

Posición dominante

Todo después de que Competencia autorizara la absorción con solo unas condiciones que garanticen los procesos de innovación del grupo, al considerar que con la adquisición podían quedar sin actividad la división de la parte comprada. La autorización la dio la CNMC a pesar de que, como recoge su propio informe, de las tres actividades principales de Altadia, tan solo en los colorificios, que van a la baja y cada vez tienen menos demanda, el grupo no tiene una posición de claro dominio en el mercado. 

En los otros dos segmentos principales, las fritas y esmaltes y las tintas digitales, con la absorción Altadia "pasa a adquirir cuotas de mercado en valor, en España, significativas, concretamente del 40 al 50%" en ambos casos. Esto "aumenta notablemente el grado de concentración en ambos mercados", reconoce la CNMC, lo que no fue obstáculo para que autorizara la transacción. 

Noticias relacionadas

next