la pandemia apaga la gran pantalla

Castellón se queda sin cines

27/01/2021 - 

CASTELLÓ. Fundido a negro de la gran pantalla en toda la provincia. Castellón amanece este miércoles con el anuncio de un nuevo cierre en el sector, debido a la dificultad de levantar cabeza después de que la pandemia lleve tanto tiempo ciñéndose sobre él. Si bien a principios de mes, Cinesa Salera anunciaba su cierre temporal, ahora quien se suma a este apagón es Ocine.

La cadena catalana, que cuenta con más de una veintena de cines repartidos por toda España, se ve obligada a bajar la persiana por el aumento de restricciones que el gobierno autonómico está imponiendo por el avance de la covid-19. El cierre perimetral de Castelló durante los fines de semana, sumado a todas las medidas ya impuestas, ha sido uno de los motivos que ha empujado a la entidad a tomar esta difícil decisión. De este modo, a partir del viernes 29 y durante los próximos 15 días, la industria del cine en Castellón se queda sin su espacio premium. Junto al ubicado en el Centro Comercial y de Ocio Estepark, el grupo también ha echado el cierre en la mayoría de sus salas, exceptuando tres en la provincia de Madrid (Callao, Pinto y Alcorcón), dos en Barcelona (Badalona, Granollers) y uno en Tarragona (Gavarres).

La directora de Estepark, Mª Ángeles Palmi, ha lamentado el cierre del cine, el único que quedaba abierto en las últimas semanas. En declaraciones a Castellón Plaza, Palmi ha recalcado el buen funcionamiento del cine durante los últimos meses y "el gran esfuerzo" de todos los trabajadores "por cumplir estrictamente con todas las medidas". "Lamento el cierre temporal porque significa ERTE y despidos, es injusto que un cine que está recibiendo visitas y no está comprobado que haya habido ningún brote ni contagios del virus se haya visto obligado a cerrar por las circunstancias. Nosotros, desde Estepark, estamos ayudando en todo lo que podemos, facilitando mucho la renta a los operadores y potenciando el servicio a domicilio de los establecimientos hosteleros del complejo, pero sin facturación no pueden seguir adelante", ha explicado Mª Ángeles Palmi.

Con el de Vila-real (Sucre) también cerrado y sin poder contar con el mítico Neocine del Grau, que dijo adiós el pasado mes de julio, los y las amantes del cine lo están teniendo cada vez más difícil para poder disfrutar del séptimo arte. Lo cierto es que Castellón solo cuenta con diez salas en toda la provincia y la industria privada no ha conseguido abrirse camino del todo en las comarcas castellonenses durante los últimos años. Hasta la llegada de Estepark en mayo de 2019 la capital de la Plana concentraba todos los espacios cinematográficos privados de la provincia, que sólo eran dos -Salera y Grau-, a excepción del de Vila-real. 

Ahora que Castellón pierde momentáneamente su cine de lujo, al público más cinéfilo solo le queda una opción: acudir al Paranimf de la UJI que sigue adelante con su cartelera, aunque esta se encuentra muy reducida. Por su parte, Cinesa, el grupo líder del sector de la exhibición cinematográfica, se ha visto en la obligación de alargar su cierre temporal hasta el próximo 18 de febrero. La dirección del grupo anunció el pasado 11 de enero un cierre momentáneo de su sala en Castelló, con la intención de restaurar su programación el 28 de enero. Sin embargo, las nuevas restricciones impuestas por Ximo Puig el pasado lunes, han obligado a la dirección a extender un poco más el cierre, así que nos tocará esperar hasta mediados de febrero para que las pantallas del cine de la Salera vuelvan a encenderse.

Noticias relacionadas

next