Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

LA MARCHA DE DOMINGO LORENZO EVIDENCIA EL CAOS INTERNO QUE VIVE EL PARTIDO EN LA PROVINCIA

Ciudadanos Castellón, el camarote de los líos

3/06/2020 - 

CASTELLÓ. Ciudadanos Castellón personifica mejor que ningún otro partido en la provincia lo que significa habitar en el camarote de los líos. La renuncia de Domingo Lorenzo se suma a la interminable lista de polémicas que singulariza a la formación naranja desde que irrumpió en los ayuntamientos tras las elecciones municipales de 2015.

Sin ninguna estructura sólida a nivel orgánico y carente de rumbo, la controversia protagonizada por el concejal evidencia que las cuitas partidistas prevalecen sobre el interés general. Si al final el edil abandona su acta, como así le reclama la dirección, el ascenso de Natividad de los Dolores Alonso, la siguiente en la candidatura, reforzará el liderazgo de la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Benicàssim, Cristina Fernández Alonso, al verse arropada por un familiar directo.

Sin embargo, la presiones que recibe Lorenzo para tomar una decisión sobre su futuro político no solo vienen desde su propia agrupación. La amistad que le une a Félix del Pozo, coordinador de Castelló, puede desequilibrar la balanza. Ambos mantienen una estrecha relación de camaradería desde que coincidieron como números uno al Congreso y Senado, respectivamente, en las generales de 2015 y 2016. Esa simpatía supone una amenaza para las aspiraciones de Fernández, afín al Síndic, Toni Cantó, encargado de promulgar una renovación interna en unos meses.

Marcar terreno ante València

Esa reorganización va en contra de lo que defiende la junta de Del Pozo, siempre que la capital de la Plana tenga un papel secundario. El órdago lanzado a València semanas atrás no solo estuvo motivado por el reparto de representantes en el consejo general. Aunque causó malestar la ausencia de Eduardo del Pozo, hijo del citado coordinador, entre los elegidos (sí que entró Julián Palacios, pareja de Fernández), la advertencia obedeció más a la necesidad de marcar terreno ante los cambios que se avecinan con un nuevo comité provincial.

No es la primera vez que la agrupación de Castelló consuma un acto de rebeldía. En las elecciones del 26M, tumbó a última hora la candidatura de Jesús Merino, auspiciada por Cantó, para encumbrar al alcaldable Alejandro Marín-Buck.

En esos comicios, Lorenzo concurrió como número dos de Ciudadanos por Benicàssim apenas un mes después de haber declarado en contra de su compañera de partido, Cristina Gabarda, en el juicio por injurias graves al presidente del PP, Miguel Barrachina. Su testimonio, en la vista oral celebrada el 23 de abril de 2019, resultó clave para que al final la magistrada sancionara a la que posteriormente se convirtió en diputada autonómica, función que desempeña en la actualidad en Les Corts pese a que los estatutos de la formación naranja son muy claros respecto a casos de cargos orgánicos e institucionales condenados por sentencia firme.

No obstante, la dirección evita aplicar su régimen interno, aunque utiliza una vara de medir distinta con Lorenzo, al que le exige renunciar a su acta de concejal, personal e intransferible, en virtud del mentado reglamento.

Noticias relacionadas

next