Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

COMPROMÍS Y PODEM, LOS OTROS SOCIOS DEL FADRELL, piden celeridad con las cuentas municipales

El conservatorio y los presupuestos refuerzan la sintonía entre el PSPV y Ciudadanos en Castelló

26/01/2021 - 

CASTELLÓ. Los continuos guiños del PSPV a Ciudadanos en el Ayuntamiento de Castelló incomodan cada vez más a Compromís y Podem-EUPV. Al menos, así se desprende de las prisas de los dos socios minoritarios del gobierno municipal a propósito de la aprobación de los presupuestos. Ante las negociaciones iniciadas por el grupo socialista con la formación liberal para obtener su adhesión, valencianistas y la confluencia reivindican al principal partido del ejecutivo mayor presteza en vista de que el borrador pactado en la última comisión de seguimiento del Acord de Fadrell (de 190 millones de euros) sigue sin rematarse.

Desde la convergencia, "reclamamos al PSOE celeridad por la necesidad que tiene el consistorio de hacer frente a la crisis por la pandemia e implementar las políticas con mirada social y verde que ayuden a la reactivación de acuerdo a la estrategia marcada por los fondos de reconstrucción de la UE".

En esta línea, "la prioridad de Compromís en este momento es tener un presupuesto lo más pronto posible. Lo necesitamos para facilitar recurso a las entidades sociales, junto con las que seremos un escudo social para superar esta crisis", agregan fuentes de la coalición valencianista, que recuerdan que "el presupuesto tiene que ser el motor económico, de la economía sostenible y verde, que nos ayude a superar estos momentos tan complicados para tantas familias de nuestra ciudad", concluyen.

Este lunes estaba prevista la tercera reunión entre socialistas y naranjas con el fin de abordar el paquete de 15 medidas planteado por los segundos. Finalmente el encuentro no se produjo, porque "no han podido meter y cuantificar todas nuestras propuestas en el borrador y, por tanto, no nos pueden enseñar cómo queda", señalaron desde Ciudadanos.

La suma de 14 concejales

El malestar de Compromís y Podem responde también al mayor acercamiento del PSPV y Cs respecto a otros temas relativos a la gestión local, que además refuerzan su sintonía. El último, el Conservatorio de Música y Danza. En la sesión ordinaria de este jueves, el grupo que lidera Amparo Marco y la fuerza liberal, que suman mayoría con 14 concejales (la corporación cuenta con 27), se bastarán para sacar adelante una enmienda a la totalidad de la moción del PP. Esa adición insta la Conselleria a que valore una parcela de la avenida Enrique Gimeno con vistas a la futura construcción del inmueble educativo frente a la propuesta planteada por Compromís, y a la se suman los populares con su iniciativa, de revisar el Plan General con el propósito de utilizar el solar que se localiza enfrente del Palacio de Justicia.

Según el funcionamiento del pleno, la citada moción no se llegará a votar, ya que primero deberá valorarse la enmienda que, al contar con suficiente respaldo, prevalecerá sobre la primera. En este contexto, habrá que ver cuál será la posición tanto de valencianistas como de la confluencia, que en la junta de portavoces de este lunes rechazaron una declaración institucional de Ciudadanos en los mismos términos que el escrito de adición, esto es, "realizar el conservatorio delante de Gaetà Huguet, terreno cedido a Educación en 2008".

En diciembre de 2019, en el último pleno del año, las discrepancias internas sobre las fiestas provocaron la primera gran crisis del Fadrell, lo que se bautizó como el desacord. Aquel desencuentro, motivado por una iniciativa conjunta del PP y Cs para restituir la Junta de Festes y convocar la asamblea, tuvo fatales consecuencias en las negociaciones de los presupuestos de 2020. Reconducir las relaciones internas se convirtió en la única prioridad de los socios del ejecutivo, con lo que el debate sobre las cuentas municipales no se retomó hasta mediados de enero. El tiempo empezó a jugar en contra. De hecho, la crisis derivada por la pandemia echó por tierra el borrador, por lo que hubo que esperar a julio para que la corporación avalara el proyecto económico, que entró en vigor en agosto.

Noticias relacionadas

next