Hoy es 28 de noviembre y se habla de

El gas comienza a pasar factura: la histórica Todagres cierra y abre un ERE para su plantilla

4/10/2022 - 

CASTELLÓ. La crisis energética que atenaza al sector azulejero comienza a pasar factura de la peor forma posible. Una compañía histórica de la provincia, Todagres, con más de medio siglo a sus espaldas, ya no volverá a la producción. El murciano Grupo Fuertes (propietario de la firma y de otras muchas, entre ellas el conglomerado cárnico El Pozo) ha tirado la toalla tras muchos años de pérdidas. 

Ya en 2019 las cuentas de la emblemática firma de Vila-real reflejaban que solo aguantaba gracias al apoyo financiero de su propietario, que se hizo en 2013 con ella con la finalidad de reflotarla. Pero lo cierto es que las cuentas nunca han salido y, ahora, los altos costes del gas y las materias primas le han dado la puntilla. 

Stand vacío en Cersaie

El peor desenlace se ha materializado de una forma, además, poco agradable. Cuando la compañía ya tenía prácticamente acabado su stand para participar en la feria Cersaie, en la recta final de la semana anterior, quienes debían atenderlo recibieron la orden de que no iban a viajar a Bolonia. De esta forma, el espacio de Todagres en el certamen transalpino estuvo toda la semana vacío. 

Esta situación evidenció el cierre de una firma que ya había cesado de producir revestimiento porcelánico en mayo, cuando lanzó un Expediente de Regulación Temporal de Empleo para toda su plantilla que se debía prolongar hasta el próximo mes de noviembre, momento en que se debía barajar la vuelta a la fabricación. 

ERE en marcha

Pero esto no se llegará a producir. Los responsables de la compañía han comunicado este mismo lunes al comité de empresa el inicio de un Expediente de Regulación de Empleo, señalan fuentes de la propia empresa. Así, a lo largo de la semana que viene comenzará el periodo de consultas con los representantes legales de los trabajadores con el fin de encontrar la mejor salida para cada uno de ellos. Todagres cerró el año pasado con 174 empleados en su plantilla, de los que solo 18 eran temporales. 

"La decisión adoptada responde a la situación actual y al complicado escenario de la empresa, derivado de su inviabilidad a nivel operativo y económico a lo largo de los años", confirman fuentes oficiales de Grupo Fuertes. 

Intentos por reflotarla

Lo curioso es que, con la empresa en causa de disolución desde hacía muchos años, eran varios los créditos que la matriz había concedido a Todagres con la finalidad de aportarle oxígeno. Sin ir más lejos, en 2020 realizó una operación acordeón para compensar pérdidas por valor de 8 millones y en 2021 le emitió un préstamo participativo de 4,6 millones y una línea de crédito por otro millón. En las últimas cuentas depositadas de la firma aparece además que "a 31 de diciembre del 2021 el principal accionista (Grupo Corporativo Fuertes) ha manifestado su compromiso a proporcionar apoyo financiero a la sociedad a primer requerimiento".

Pero con casi 11 millones en pérdidas en los tres últimos ejercicios (3,8 millones en 2021) y a pesar de que la facturación aumentó el año pasado hasta los 22,9 millones (3,3 más que un año antes), la poca eficiencia de una factoría que contaba con instalaciones y elementos desactualizados ha sido una losa insalvable en el marco de la crisis energética actual. 

Y lo peor es que esta nefasta noticia puede no ser la única en el sector, en el que los ERTE que hasta ahora han sido solicitados "comienzan a convertirse en EREs", apuntan fuentes sindicales. La principal industria castellonense se asoma al acantilado. 

Noticias relacionadas

next