Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 4 de julio y se habla de

Keraben vuelve a los beneficios tras las pérdidas por el pago de la salida de Tensile y los Benavent

6/05/2019 - 

CASTELLÓ. La castellonense Keraben ha vuelto a los beneficios (y amplios) que venían marcando su gestión en los últimos ejercicios. Lo ha hecho después del intervalo de 2017, cuando registró pérdidas de 43 millones de euros debido al plan de incentivos que abonó (ni más ni menos que 58,6 millones de euros) a los directivos de Tensile y la familia Benavent en virtud del acuerdo de compra por parte de la compañía escocesa de fabricación de moquetas Victoria PLC, que se hizo con el 100% del accionariado el 16 de noviembre de 2017

En las primeras cuentas tras este acuerdo, registradas del 1 de enero al 31 de marzo de 2018 (las ha realizado así para adecuarse al ejercicio contable de su matriz), Keraben ha registrado una facturación de 33,7 millones de euros y unos beneficios de 6,68 millones. Cifras sin duda nada desdeñables y que, en el caso de las ventas, si se comparan con un trimestre del ejercicio anterior, supondrían un incremento del 4% (en 2017 facturó prácticamente 130 millones de euros). 

El aumento de la actividad en el primer trimestre del año pasado también se reflejó en un incremento de la plantilla, a la que se sumaron 14 nuevos integrantes para alcanzar los 693 trabajadores. 

Llega y borra la deuda

El mismo día en que se hizo con la compañía, el 16 de noviembre de 2017, Victoria PLC decidió asumir como propia la deuda de 70 millones del préstamo sindicado que Keraben había solicitado tan solo unos meses antes, en marzo de ese mismo año. Para ello, la matriz prestó a su filial castellonense 89 millones de euros, con lo que retornó el préstamo pactado a 7 años y dejó de depender de los bancos. 

Esta operación no evitó que, en agosto del año pasado, Victoria PLC, que ha sufrido además fuertes depreciaciones en la bolsa de Londres, se hiciese con otro de los grandes fabricantes de azulejo de la provincia, Saloni, tras comprarlo al grupo Mosaiq. Con una facturación anual en torno a los 100 millones de euros, Saloni también ha pasado a integrarse en un grupo que incluye otras azulejeras, como la italiana Ceramiche Serra. Solo con las dos castellonenses, Victoria PLC se ha situado en el grupo cabecero en cuanto a la fabricación de cerámica. 

Noticias relacionadas

next