la reorientación orgánica de salomé pradas abre un nuevo escenario interno en la provincia

La decisión de Feijóo de romper con los 'casadistas' deja al PP de Castellón en una situación incómoda

24/05/2022 - 

CASTELLÓ. La decisión de Alberto Núñez Feijóo de romper con la herencia de Pablo Casado coloca al PP de Castellón en una situación un tanto incómoda. El comité ejecutivo provincial, bendecido por el anterior presidente y su secretario general, Teodoro García Egea, deja de tener a dos de sus vicesecretarios generales (Salomé Pradas y Begoña Carrasco) en el núcleo duro de la dirección nacional. Aunque Alberto Fabra y Óscar Clavell mantienen la representación, lo cierto es que el peso de Marta Barrachina en Madrid se ve sensiblemente mermado con las últimas decisiones del líder gallego.

De hecho, la reorientación orgánica de Pradas, despojada de la secretaría general del grupo popular y de una de las portavocías adjuntas en la Cámara Alta, abre un nuevo escenario interno en Castellón. Su mayor dedicación a la provincia y a la Comunitat Valenciana, como justificó este lunes el PPCS en un comunicado, plantea algunas interrogantes en clave electoral con vistas a los comicios de 2023. ¿Seguirá de enlace con Madrid para repetir como senadora? ¿Significa que su futuro pasa por liderar la candidatura a Les Corts? ¿Qué papel jugará en el diseño de la lista para la alcaldía de la capital de la Plana?

La reelección de Carrasco

Hace apenas siete meses, en noviembre, Carrasco revalidó su condición de presidenta del PP local con las miras puestas en las elecciones de mayo del próximo año. Más allá de proyectarse como alcaldable, reforzó su poder en la agrupación con una ejecutiva muy afín, que además debe servir de base al objeto de confeccionar la candidatura municipal. En este contexto y con el único objetivo de arrebatar al bloque de izquierdas el gobierno local, anunció la constitución de un comité de expertos, compuesto por ex alcaldes y ex presidentes provinciales (Fabra, Alfonso Bataller, Javier Moliner,...), una forma de "sumar" y escenificar la unión del partido ante la sociedad, según subrayó en su discurso.

Medio año antes, en mayo, el PPCS culminaba su proceso de regeneración con la proclamación de Barrachina como referente. El relevo en la presidencia, con la salida de Miguel Barrachina, comportó una reestructuración orgánica de calado, en vista del ascenso de Salvador Aguilella, las citadas Carrasco y Pradas y Andrés Martínez. El primero se convirtió en el secretario general, mientras que los demás ocuparon, respectivamente, las vicesecretarías generales de organización (la segunda), portavocía y coordinación parlamentaria (la tercera) y coordinador territorial (el cuarto).

Todos los cambios siempre se realizaron bajo la tutela de García Egea, con la mediación de Pradas, uno de los brazos ejecutores de Casado en el Senado. Sin embargo, ahora la castellonense se ve desplazada de las responsabilidades en Madrid para reorientar su acción política hacia la provincia. Por el contrario, Óscar Clavell goza de la confianza de Feijóo al incorporarse a su equipo como secretario de Educación. El valldeuxense había caído en desgracia con el anterior presidente tras salir en defensa de Isabel Bonig

Con los movimientos tanto en el Comité Ejecutivo Nacional como en la Junta Directiva, el PPCS mantiene una vocalía, ostenta un cargo ejecutivo y participa en la cuota del mundo rural con María Ángeles Pallarés, alcaldesa de Canet Lo Roig. No obstante, ninguna de las designaciones tiene tanta trascendencia para la provincia como suponía ostentar la secretaría general y una de las portavocías adjuntas del grupo en la Cámara Alta. Así lo apuntan algunas voces populares, que recuerdan además la relación directa de Pradas con el entonces líder nacional.

Noticias relacionadas

next