Hoy es 29 de julio y se habla de

energía, derechos de emisiones, fletes y materiales básicos más caros... una "tormenta perfecta"

Los desbocados precios de la materia prima, con alzas de hasta el 60%, inquietan al azulejo europeo

20/06/2021 - 

CASTELLÓ.  Los principales fabricantes de productos cerámicos europeos, concentrados en Italia y España principalmente, han iniciado una ofensiva para tratar de atajar los elevados incrementos en los costes de producción en lo que se ha definido como una "tormenta perfecta" que viene acompañada por una energía que ha disparado sus precios, una hasta ahora desconocida carencia de palets, plásticos y cartón para embalajes, así como un fuerte encarecimiento de los fletes marítimos, a lo que se añade "una más que evidente falta de contenedores". A ello se suman otros problemas para la industria auxiliar como es el desbocado coste de materiales como el acero, la resina o el hierro, como así ponen de manifiesto fuentes del sector.

Para la industria cerámica europea se trata un escenario agravado por el incremento de los costes en el comercio de emisiones, de ahí que en los últimos días, desde las distintas organizaciones empresariales se estén tomando medidas para hacer ver los riesgos que conlleva para el sector un cambio radical en los precios de las materias primas, que conllevará "una pérdida importante en competitividad".

Si bien todos los indicadores apuntan actualmente que la industria cerámica italiana y española mantienen la tendencia positiva registrada en el primer trimestre de este año, la preocupación de las empresas comienza a aflorar de manera visible por una cuestión que nada tiene que ver con la demanda del producto en el mercado internacional. Los fuertes incrementos de la materia prima, que superan en muchos casos el 60%, empezaron ya a darse con progresiva virulencia desde el último tercio del año pasado, lo que ha puesto en alerta también a las organizaciones empresariales, como así se ha puesto de manifiesto en los recientes comunicados de las patronales españolas Ascer, Anffecc y Asebec, integrantes del clúster azulejero castellonense.

Fuente: Confindustria Ceramica.

Si bien todos los indicadores apuntan actualmente que la industria cerámica italiana y española mantienen la tendencia positiva registrada en el primer trimestre de este año, la preocupación de las empresas comienza a aflorar de manera visible por una cuestión que nada tiene que ver con la demanda del producto en el mercado internacional. Los fuertes incrementos de la materia prima, que empezaron ya a darse con progresiva virulencia desde el último tercio del año pasado han puesto en alerta también a las organizaciones empresariales, como así se ha puesto de manifiesto en los recientes comunicados de las patronales españolas Ascer, Anffecc y Asebec, integrantes del clúster azulejero castellonense.

El propio presidente de Confindustria Ceramica, patronal italiana homóloga de la española Ascer, Giovanni Savorani, da la voz de aviso al señalar que en los ocho últimos meses, comprendidos entre septiembre del 2020 y mayo del 2021, el coste del cartón de embalaje para la industria creció un 64%, mientras los plásticos destinados para este mismo fin se incrementaron un 156%. Los palets, recuerda el representante de la patronal italiana, se han encarecido en este periodo un 68%.

Los tres presidentes de las asociaciones empresariales que componen el clúster cerámico castellonense: Joaquín Font de Mora (Anffecc), Vicente Nomdedeu (Ascer) y Juan Vicente Bono, (Asebec).

En cuanto a las tarifas de flete marítimo, el costo de los contenedores de Europa a la costa este de EE. UU ha aumentado un 113%, lo que está generando enormes problemas para un sector muy internacionalizado, como sucede con la industria azulejera española.

El coste del gas es otro problema compartido por italianos y españoles, quienes han visto cómo en apenas unos pocos meses su precio se ha duplicado. También italianos y españoles comparten un mismo problema a la hora de afrontar un aumento en los precios en las emisiones de CO2, determinados por el comercio de emisiones europeo ETS, que hace diez meses era de 15 euros por tonelada y ahora está por encima de los 55 euros en buena parte debido a la especulación financiera.

Para las empresas del sector y de las organizaciones que las representan, se trata de una situación "peligrosa ya que socava la competitividad de un sector que siempre ha estado fuertemente comprometido con la protección del medio ambiente y ha dedicado una parte importante de sus inversiones a reducir el consumo energético y el impacto ambiental con resultados tangibles". Savorani ha señalado que ha llegado el momento de “reformular el mecanismo del Régimen de Comercio de Derechos de Emisión de la Unión Europea (RCDE) e incluir a la industria cerámica entre los sectores susceptibles de compensación por costes indirectos”

Noticias relacionadas

next