Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

objetivo: priorizar los desplazamientos sostenibles y reducir la dependencia del coche

Los municipios de Castellón redoblan las medidas para elevar un 13% los trayectos a pie o en bici

31/08/2020 - 

CASTELLÓ. Las iniciativas municipales activadas en las diferentes localidades de la provincia de Castellón para favorecer la movilidad a pie y en bicicleta frente al vehículo son cada día más numerosas y contundentes. Los dos últimos ayuntamientos en impulsar planes de movilidad urbana sostenibles son Artana y La Llosa, que se suman ahora a localidades como Moncofa o les Alqueries, que han aprobado este mismo año sus respectivos documentos técnicos para priorizar el uso de la bicicleta en un horizonte de diez años.

Todos los planes de movilidad urbana analizados por Castellón Plaza coinciden en repartir los actuales desplazamientos diarios de los ciudadanos de la provincia en la siguiente proporción: un 55% del total son en coche, un 40% a pie, un 4% en bicicleta y el 1% restante en transporte público. Esas cifras están reflejadas, con variaciones ínfimas, en los nuevos planes de movilidad urbana de Artana y La Llosa, pendientes de aprobación plenaria tras lograr el informe ambiental y territorial estratégico favorable de la Generalitat. El objetivo en ambos municipios es común al de otras localidades como Moncofa: alcanzar en 2025 una proporción del 40% de los desplazamientos en coche, del 51% a pie, del 6% en bicicleta y el restante 3% en transporte público.

Artana, La Llosa, Alqueries, Moncofa, Onda Burriana...

En el caso de Artana, su nuevo Plan de Movilidad Urbana propone peatonalizar las calles más estrechas del centro del pueblo; crear tres parkings en las afueras; un nuevo carril bici entre el colegio público, el campo de fútbol y la piscina municipal; sustituir los vehículos del consistorio por otros eléctricos; y mejorar la frecuencia de paso del autobús interurbano, entre otras medidas. En La Llosa, además de esas mismas propuestas, también se incluye la creación de rutas turísticas por la marjaleria y por la playa, ambos puntos de gran valor ecológico.

Todos los municipios de la provincia que están inmersos en el progresivo arrinconamiento del vehículo particular tienen en común la activación de medidas muy similares. En les Alqueries, el consistorio pretende ampliar en los próximos años la red de carriles bici en 5 kilómetros, además de instalar 10 aparcabicis. En Burriana, la empresa Ravi Obras Transportes y Excavaciones construyó a finales del año pasado, a instancias del Ayuntamiento, un carril bici entre el núcleo urbano y la estación de ferroviaria por 188.604 euros. Por último, en Vila-real el consistorio proyecta la construcción de tres carriles bicis y rutas peatonales entre el casco urbano y la planta de Porcelanosa. Onda, asimismo, también está tomando medidas para avanzar en materia de movilidad con la creación y proyección de nuevos carriles-bici. 

Más complicado es fomentar el uso del transporte público por la deficiente red existente. Prueba de ello es que, según los últimos datos aportados hace justo un año por Renfe y por la empresa concesionaria del autobús interurbano, sólo el 4,81% de los ciudadanos residentes en la Vall d’Uixó y en los restantes 12 municipios situados en su área de influencia utilizan el tren de Cercanías o el bus.

Noticias relacionadas

next