Hoy es 26 de marzo y se habla de

El ERE que plantea la compañía afectaría a 198 trabajadores de todo el grupo Victoria

Los sindicatos se oponen a los despidos en Saloni y se movilizan este jueves: "La planta es productiva"

17/01/2023 - 

CASTELLÓ. Los sindicatos se oponen al cierre de la planta de Saloni en Sant Joan de Moró y a los 198 despidos que el grupo Victoria Ceramics Spain comunicó la pasada semana. La empresa anunció este Expediente de Regulación de Empleo dentro de las "medidas de contención de costes" ante "la fuerte contracción de la demanda" y la subida de los costes industriales. Los miembros de la Comisión Negociadora del ERE presentado por el grupo cerámico consideran que la planta de Sant Joan de Moró que Victoria PLC prevé cerrar "sí es productiva". Y por tanto, rechazan los despidos planteados por la empresa. Por el momento, la fábrica continúa trabajando con práctica normalidad "casi a pleno rendimiento", aseguran.

Es por ello que los sindicatos han anunciado que se movilizarán este jueves frente a las puertas de la fábrica para mostrar su rechazo a esta medida. "Son doscientas familias que se van a ver afectadas", alertan. Además, consideran que los trabajadores de Saloni ha sido de los primeros afectados por el ERE pero que no serán los últimos. "Tenemos que alzar la voz porqué la situación del sector es muy grave", recuerdan. En este sentido, tanto los sindicatos como los propios empresarios insisten en la urgencia de que lleguen las ayudas estatales cuanto antes. Cabe recordar que el pasado mes de diciembre el Gobierno anunció un paquete de subvenciones para la industria gasintensiva de 450 millones y una línea de créditos del ICO dotada con 500 millones. Sin embargo, estas ayudas todavía no han sido articuladas y el azulejo desconoce por el momento qué cantidad le corresponde al sector.

Negociar el ERE "centro a centro"

Aunque la negociación todavía se encuentra en un punto inicial, los representantes sindicales aseguran que les gustaría poder abordar el ERE "centro por centro", es decir, que cada planta pudiera negociar independientemente con el grupo Victoria. Sin embargo, el ERE se está planteando para todo el grupo y por el momento, desconocen la afección concreta que tendrá en las plantillas de cada fábrica. Cabe recordar que el grupo Victoria Ceramics Spain engloba las marcas Keraben, Saloni e Íbero y cuenta con plantas productivas en Nules, l'Alcora y la citada de Sant Joan de Moró. Previo al proceso de fusión, la planta de l'Alcora era la sede productiva de Íbero mientras que Keraben estaba radicada en Nules y Saloni en Sant Joan. Sin embargo, el grupo argumenta que todos sus centros productivos fabrican para las tres marcas de Victoria Spain. De hecho, el holding aseguró en su comunicado interno que el cierre de la planta de Saloni "supondrá pasar de tener cuatro plantas a medio gas a tener tres fábricas con una mejor y más eficiente utilización".

Un mes de negociación

Esta postura no es compartida por los representantes sindicales, que consideran que la utilización "más eficiente", que argumenta la empresa,  implica el despido de 200 empleados pese al plan de reubicación planteado por el grupo. En este sentido, Victoria anunció que recolocarían en el resto de sus fábricas a unos 50 trabajadores y que se intentaría que los mayores de 50 años afectados por los despidos fueran "el menor número posible". Por el momento, el proceso negociador a penas acaba de arrancar y por delante queda aproximadamente un mes de negociación que no se prevé que sea sencillo en el que ambas partes deberán llegar a un acuerdo. Este mismo martes vuelven a citarse para intentar avanzar, no obstante, desde los sindicatos aseguran que la movilización del jueves no está condicionada por la negociación y que esta protesta se plantea para exhibir su desacuerdo con los despidos.

Hasta la llegada de la crisis por los altos precios del gas, la división cerámica del grupo Victoria PLC en España venía creciendo y en el ejercicio de 2021 alcanzó los 240,8 millones de euros de facturación. Sin embargo, en su último balance provisional (hasta el 1 de octubre de 2022) el grupo presidido por Geoff Wilding reconocía que los costes del gas habían supuesto "un reto" para la compañía y detallaban que habían conseguido mitigar "con éxito" el impacto de los costes debido a su estructura y sobre todo, a adquisiciones como la de la fábrica turca Graniser. Y es que el holding cerámico ya anunció que había activado un plan de 9 millones de euros para el impulso de esta marca (su única planta productiva fuera de la Unión Europea) con tal de mejorar la calidad de sus productos para poder exportarlos a Europa y América del Norte.

Noticias relacionadas

next