Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

las candidaturas se conocerán en las próximas semanas

Madrid sopesa defenestrar a Sandra Julià y renovar las listas de Ciudadanos por Castellón para el 10N

26/09/2019 - 

CASTELLÓ. Las candidaturas de Ciudadanos al Congreso de los Diputados y al Senado por la circunscripción de Castellón para las generales del 10N auguran sorpresas. Algunas, incluso, mayúsculas con connotaciones a corto plazo y que amenazan con abrir una nueva crisis interna. Por ejemplo, la exclusión de Sandra Julià, actual parlamentaria nacional y secretaria provincial.

Tras lo acontecido en las pasadas elecciones municipales, con el escándalo del alcaldable Jesús Merino, al que la propia Julià vetó horas antes del cierre de las listas ante la Junta Electoral Zonal, Madrid sopesa controlar directamente el proceso de designación de candidatos a las Cámaras Baja y Alta para evitar disputas partidistas.

La decisión se tomará en las próximas semanas y dependerá de la posición de fuerza, frente a los dirigentes nacionales, del secretario de organización del partido en la Comunitat, Emilio Argüeso, y del miembro del consejo general, Vicente Castillo. Ambos, principales valedores de Julià y artífices de las candidaturas en los comicios del 28A y 26M, llevan meses cuestionados por gran parte de la militancia a consecuencia de las últimas controversias. En especial la que protagonizó el primero como secretario primero de la Mesa de Les Corts, cuando contrató a un asesor, Mauricio Perdomo, que nunca acudió a su puesto de trabajo.

Madrid está al tanto del malestar de las bases y valora dar un golpe encima de la mesa. Además, el mensaje de renovación y frescura permitiría, como mínimo, mantener el actual reedito electoral en las tres provincias.

Voces críticas

En este contexto, una de las medidas más sonadas pasaría por defenestrar a Julià, sin ofrecerle la opción de repetir como número uno al Congreso. Algunos sectores del partido no le perdonan los discretos resultados obtenidos precisamente en su pueblo natal, Moncofa, en las anteriores generales. La formación naranja apenas obtuvo 460 sufragios como cuarta fuerza más votada, viéndose ampliamente superada por el PP (806) y el PSOE (1.045 votos).

Asimismo, las mismas voces críticas le reprochan su protagonismo en la maniobra urdida por el coordinador local, Félix del Pozo, para encumbrar a Alejandro Marín-Buck como alcaldable en las municipales. La maquinación provocó un terremoto político, que perjudicó la imagen de Ciudadanos en vísperas del 26M, al margen de la interposición de varias querellas por parte de los perjudicados de la lista de Merino.

La marginación de Julià iría acompañada de otros cambios en la candidatura al Congreso, algunos obligados. Es el caso del ex futbolista del Villarreal CF César Arzo, quien ya ha anunciado que no repetirá como número cuatro respecto al 26A. Todo hace indicar que tampoco lo hará Domingo José Vicente, entonces segundo de la lista y que ahora ejerce como diputado provincial. En la misma situación se encontraría Araceli de Moya, la número tres. Actualmente, ostenta la primera tenencia de alcaldía de Oropesa, donde la formación naranja gobierna en coalición con el PSPV-PSOE.

Respecto al Senado, igualmente la dirección nacional medita apostar por nuevos candidatos o variar el orden entre titulares y suplentes. Francisco José Vicent, Mari Cielo y María Luisa Martí concurrieron en las últimas generales.

Noticias relacionadas

next