Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Moncofa da el primer paso para reclamar al Gobierno que le libere de pagar la desaladora

8/03/2020 - 

CASTELLÓ. El Ayuntamiento de Moncofa ha formalizado el primer paso para reclamar al Gobierno de España que asuma el millonario coste de las obras de construcción de la desaladora ubicada en la localidad. El consistorio dispone de margen para alcanzar el acuerdo económico que le libere de pagar la amortización de la planta hasta 2024, cuando vence la moratoria firmada hace justo un año entre ambas partes. 

A partir de esa fecha, y si no se suma ningún otro, los consistorios de Moncofa y Xilxes asumirán de forma fraccionada y durante 25 años el pago de un canon anual hasta saldar los 36,5 millones de euros en que se cifró la construcción la infraestructura. Además de esa cantidad, ambos consistorios también sufragarán el mantenimiento de las instalaciones y los cerca de 50.000 euros anuales que cuesta el consumo de energía necesario para desalinizar el agua.

El pleno municipal de Moncofa ha aprobado, con la única abstención de Podemos, una moción presentada por Compromís donde, por primera vez desde que se firmó la moratoria hace un año, se insta al Gobierno a asumir esos 36,5 millones que dejarían sin efecto el canon. Recuerda el texto de la moción que el convenio de construcción de la instalación "obliga a los ayuntamientos a asumir una cantidad de agua desalada lejos de las necesidades reales", ya que la localidad "no necesita los litros asignados pero sí los derechos de agua para continuar su desarrollo económico".

La desaladora fue proyectada en el año 2006 para incentivar los grandes desarrollos urbanísticos que en aquel momento se preveían en el litoral. Sin embargo, el estallido de la burbuja inmobiliaria lo desbarató todo y la instalación pasó a estar infrautilizada y ser muy cara.

Desde su puesta en marcha solo se benefician del agua desalada empresas cerámicas como el grupo STN (antigua Stylnul), que extrae un millón de metros cúbicos anuales para abastecer la creciente producción azulejera en su planta de Nules, y el propio Ayuntamiento de Moncofa. Con estos dos suministros, la desaladora apenas funciona al 10% de su capacidad máxima, estimada en 10,3 millones de metros cúbicos de agua anuales, por lo que sigue siendo deficitaria.

La moción considera que la vía para rentabilizar la desaladora es captar más empresas interesadas, "ya que no existe demanda suficiente desde el ámbito residencial", por lo que la instalación "funciona bajo mínimos". Moncofa pretende desligarse del pago del canon y reorientar su abastecimiento de agua a la recuperación de los pozos subterráneos, más sostenibles desde un punto de vista ambiental.

next