Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Puig pide a Bruselas igualdad para los agricultores valencianos y estos exigen "hechos"

6/02/2020 - 

BERLÍN. El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha exigido a la Comisión Europea una regulación, "sobre todo desde una perspectiva fitosanitaria", de la fruta llegada de fuera para que la naranja valenciana pueda tener una posición de igualdad respecto a los países terceros, donde se pueden utilizar productos fitosanitarios prohibidos en el Viejo Continente, el último de ellos, el clorpirifós, por ejemplo. 

En el marco de Fruit Logistica, a la que este año se han desplazado 85 empresas de la Comunitat Valenciana, 30 de ellas agrupadas bajo el paraguas de la Generalitat, Puig ha resaltado que Bruselas "tiene que proteger a la agricultura autóctona". Y, dado que esto no se puede hacer "desde el proteccionismo" y es "muy complicado fijar precios", el aspecto fitosanitario es una posibilidad, algo que además no se han cansado de repetir los agricultores. 

En este sentido, Puig, que ha visitado en la mañana de este jueves buena parte de las empresas que han viajado desde la Comunitat, ha resaltado: "La Unión tiene la obligación de garantizar a los consumidores europeos que los productos de fuera son iguales que los locales, y eso no lo está consiguiendo". Sobre ello, ha incidido en que hay puertos en el continente (en referencia a los del norte), "donde se tiene una protección más ligera respecto a la importación". Esto se ha convertido en "un problema real para los consumidores", ha dicho, y por ello ha abogado por, al menos, "que se sepa de donde procede la naranja" para que así los clientes finales puedan decidir cual eligen. 

Más de 10.000 millones de facturación

Con ello se busca proteger al primer eslabón de un sector, ahora en boca de todos por las movilizaciones, que supone en la Comunitat, por sí solo, una facturación de 2.393 millones de euros y 55.800 empleos, según los últimos datos del INE, referidos a 2018. También la consellera de Agricultura, Desarrollo Rural, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, ha mostrado en Messe Berlin la voluntad de su departamento de ayudar a que la agricultura "tenga unas estructuras más fuertes". 

Por ello, Puig ha pedido además en la feria berlinesa regular la cadena de valor y que el sector se dirija "hacia la sostenibilidad", algo que cada vez más exigen los consumidores europeos, el principal mercado de la fruta autonómica. Y es que las compañías agroalimentarias se convirtieron en 2018 en la principal rama industrial de la Comunitat, tras superar al automóvil, al alcanzar una cifra de ventas de 8.201 millones, según los datos del INE.

"Tras las palabras, hechos"

Sobre todo ello, el presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), Cristóbal Aguado, ha señalado: "Tras las palabras, tiene que haber hechos". Y es que, asegura, "en cualquier otro sitio los agricultores tienen más ingresos que en la Comunitat Valenciana", y ha puesto como ejemplo que, en la reciente campaña, en Italia los caquis se han pagado "al doble" de precio. "Si una de cada cinco hectáreas está abandonada, será por algo", ha sentenciado. 

En la feria berlinesa, Puig también se ha reunido con el embajador español en Alemania, Ricardo Martínez. 

Noticias relacionadas

next