Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Vila-real pone fin a tres años de espera y tramita la expropiación de suelo para cerrar la Edar Vora Riu

5/08/2020 - 

CASTELLÓ. El desmantelamiento de la vieja estación depuradora de Vora Riu está más cerca de ser realidad. El Ayuntamiento de Vila-real ha puesto fin a tres años de espera y ya tramita el expediente de expropiación de terrenos para culminar las obras de conexión de esa instalación con la EDAR de Almassora. La nueva canalización de 4 kilómetros de longitud permitirá desviar los 5.494 metros cúbicos diarios de aguas fecales a la depuradora de la localidad vecina y a la mancomunada que presta servicio a Onda, Betxí, Les Alqueries y la propia Vila-real.

La nueva infraestructura, que sufragará la Entidad Pública de Saneamiento de Aguas Residuales (Epsar), dependiente de la Generalitat, se gestó años atrás pero fue puesta sobre la mesa en agosto de 2017, cuando el pleno de Vila-real aprobó el proyecto constructivo. Sin embargo, la falta de acuerdo con el Ayuntamiento de Almassora para desviar las aguas fecales a su depuradora paralizó los trámites para cerrar Vora Riu hace abril de 2019. En esa fecha la alcaldesa, Mercedes Galí, aceptó levantar el veto de Almassora a cambio de que la Epsar se comprometiera a ampliar su depuradora municipal.

El expediente de expropiación de terrenos afecta a 31 propietarios de suelo en Vila-real, según han señalado fuentes municipales. El consistorio prevé gastar unos 100.000 euros en la obtención de esos terrenos. Posteriormente, la Epsar deberá licitar las obras de la nueva canalización subterránea, cifradas en 2.810.902 euros e incluidas en el II Plan Director de Saneamiento y Depuración de la Comunitat Valenciana. El acuerdo firmado el año pasado entre la entidad autonómica y los consistorios de Vila-real y Almassora fija hasta el año 2023 de plazo para ejecutar las obras de desvío de caudales.

La EDAR de Almassora funciona en la actualidad al 54% de su capacidad mientras la mancomunada lo hace al 40%, por lo que entre ambas pueden repartirse el caudal procedente de Vora Riu.

La depuradora de Vora Riu fue construida en 1978 en la zona de Darremur. Además de su deterioro por el paso del tiempo, presenta graves deficiencias como el incumplimiento sistemático de los parámetros de nutrientes, la generación de malos olores y ruidos que provocan molestias vecinales, su obsoleta tecnología de depuración o los vertidos incontrolados que se producen en períodos de lluvias desde el colector general hasta alcanzar las vías del ferrocarril y el propio casco urbano de Vila-real. 

next