castelló acoge la Semana del Cine de Montaña

Cuando el cine se rueda sobre una montaña, sobra cualquier plató

10/11/2021 - 

CASTELLÓ. Elizabeth Chai Vasarhelyi y Jimmy Chin hacían historia en 2019 al convertir su documental Free Solo en la primera historia sobre escalada que ganaba un premio Oscar. La producción, de National Geographic, había conseguido además días antes alzarse con un BAFTA, también en la categoría a Mejor Documental. Lo que se narraba en su metraje era el increíble ascenso sin cuerdas que el californiano Alex Honnold hizo en 2017 hasta llegar a la cima de El Capitán, en el Parque Nacional de Yosemite. Nada menos que 914 metros de altura sin un solo arnés o cuerda de seguridad. Pero además, Honnold escaló hacía el cielo bajo la atenta mirada de un equipo cinematográfico que sobrevolaba a su alrededor. Las tomas, alabadas por los críticos como "un regalo extraordinario" para el ojo humano, valieron para poner en lo más alto, también, a este género cinematográfico. 

Desde Castelló lleva 30 años celebrándose la Semana del Cine de Montaña. Una cita que sirve para reunir a decenas de escaladores, deportistas y montañeros de todo el país, quienes llegan a la provincia "plana" para disfrutar de la proyección de diferentes audiovisuales. Se trata de un género que cuenta, sin lugar a duda, con cada vez "más adeptos", explica José Manuel Zapata, miembro de la organización. El festival arrancó, de hecho, hace tres décadas como un lugar dónde ir a reunirse y ver las filmaciones que hacía cada uno de los clubes involucrados, pero poco a poco fue atrayendo a más y más curiosos. 

Para Zapata hay una explicación lógica. El cine de montaña no solo ha ganado aficionados que practican este deporte, sino también gente a la cual le atrae grabar y consumir contenido hecho con drones. Y es en paisajes de difícil acceso donde más pueden exprimir su potencial las cámaras de acción, un mercado que desde hace varios años vive su particular ascenso. 

"Lo que queremos es mostrar la cara más humana de la montaña. No hay solo héroes. Jésus Calleja ha ayudado mucho en este sentido; ha hecho la montaña más asequible a todos los públicos. Sería, de alguna manera, como lo que hizo Arguiñano en su día con la cocina. Aquí lo mismo, intentamos hacer llegar esta afición a todas las personas para que lo disfruten", comenta el castellonense, que asegura, "la cita está totalmente consolidada. Tanto que el teatro se queda pequeño". 

La Semana del Cine de Montaña se celebrará del 15 al 19 de noviembre en el Teatre del Raval, con el aforo al cien por cien y entrada gratuita. Cinco días de proyecciones que salen adelante gracias a un amplio patrocinio. "Nuestro presupuesto es de risa", puntualiza Zapata. Son el Centre Excursionista, el Club de Muntanya, Espeleo Club de Castelló y el Club Trepa Castellet quienes quedan al frente del proyecto. Una iniciativa que, con todo, consigue acercar cada año hasta la provincia a prestigiosos deportistas y documentalistas. "Igual que ves al protagonista a través de la pantalla lo podrás ver en vivo para preguntarle lo que quieras. Esto hace que se creen momentos muy especiales", señala Zapata.

La adrenalina en directo

Abrirá las jornadas el 15 de noviembre el cortometraje Las reglas del Juego, un audiovisual protagonizado por David Palmada (Pelut) y Javier Balaga (El Maño) que narra el viaje en horizontal que el escalador hizo en 2018. El 'Pelut' se lanzó a realizar una escalada en horizontal por Chulilla con la única condición de no bajar en ningún momento al suelo pese a los 50 metros de altura en los que permanecía. El hito servía además para cerrar un círculo 22 años después. Y es que fue en 1996 cuando los valencianos Vicente Cervera y Jesús García recorrieron 550 metros en horizontal por este pueblo de Teruel. Un reto que llevaron más allá con una escalada integral hecha sin bajarse al suelo y sin ayuda exterior. 

Este mismo día, además, se proyectará el largometraje Black Hole, también obra de David 'Pelut'. La obra recoge el que fue el descenso al pozo más profundo de España y el segundo más profundo del planeta, el Gran Pozo MTDE. Una hazaña a 475 metros bajo tierra y durante nueve días de escalada. 

'Black hole'

Los proyectores se volverán a encender el día 16 para acoger el trabajo fotográfico de Víctor Ferrer Rico. El también espeleólogo lleva publicados más de 25 libros centrados en las cuevas del Mediterráneo. Un trabajo de años que ahora puede verse en el documental Speleomedit. Y un día después el festival de cine rendirá homenaje al servicio de la Guardia Civil de Montaña, referente en rescates por todo el mundo desde 1967.

Ya el día 18, Ramón Portilla, uno de los alpinistas más reconocidos de España, acompañará la exhibición de su documental, Ramón Portillo, por las montañas del mundo. A través del film, el madrileño muestra cómo son sus viajes por los cinco continentes. Unas expediciones donde busca desde las montañas más bellas o difíciles de escalar del mundo, hasta aquellas montañas mitológicas o bíblicas, que tienen mucha historia que contar.

Finalmente, el viernes 19 se proyectará La cumbre es el camino, un documental que sigue la aventura de tres chicos con discapacidad que deciden romper barreras y viajar desde Albacete hasta Nepal. Este recorrido les llevará hasta los pies de la montaña Ama Dablam y el campo base del Everest, a 5.600 metros. "Alejandro, Jesus y José caminan lentamente por las montañas más altas del planeta. Las noches son frescas y las jornadas largas. Después de más de 100 kilómetros andados, de llegar a más de cinco mil metros de altura y de padecer temperaturas de menos de 20 grados bajo cero, los abrazos se entremezclan con las caras de agotamiento", reza la obra de Álvaro Sanz. Fue además, el mismo Portilla quien les enseñó a cómo recorrer el camino y les guió hasta conseguir su meta. Una meta, que recuerdan, no está siempre en la cima. 


Noticias relacionadas

EL CABECICUBO DE DOCUS, SERIES Y TV 

'Allí en París': El flamenco en Francia pese a las zancadillas de la Junta

Por  - 

Miguel Vallecillo Mata era un emigrante de Jaén en París durante el franquismo. Allí, logró ganarse la vida como fotógrafo y, tras pinchar rock español y portugués en la radio, acabó poniendo flamenco. El éxito fue importante, lo que le llevó a introducirse en la a menudo ingrata tarea de montar festivales. El público respondió, a los artistas les encantó, pero la Junta de Andalucía le dijo que, si quería subvenciones y ayuda, los políticos tendrían que elegir qué artistas podrían ir a tocar

next