Dualidad en la naranja: las compras arrancan antes que nunca... pero con precios por debajo de costes

16/07/2022 - 

CASTELLÓ. Los productores de cítricos están experimentando estos días un hecho poco habitual: el interés de la distribución por hacerse con determinadas variedades tempranas es muy elevado, con compras a un nivel que hasta ahora no se habían visto. Así lo destaca la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-Asaja), que remarca que, con el objeto de aprovisionarse de suficiente fruta ante una temporada donde se prevé una reducción a causa de las adversidades climáticas, "varios comercios privados están mostrando interés por comprar".

Pero este hecho poco habitual, y que en teoría debería ser positivo para el campo valenciano, no se está viendo acompañado por unos precios adecuados, remarca la organización agraria. De momento no hay cotizaciones oficiales de la Lonja de Cítricos de Valencia, que hizo su último informe, el de cierre de la campaña 2021/2022, que no fue precisamente buena, el pasado 27 de junio. 

Precios un tercio por debajo de costes

Así, las primeras operaciones de compraventa de cara a la próxima campaña citrícola establecen unos precios en origen que la organización sitúa hasta un 30% por debajo de los costes de producción. En el caso de la naranja navelina, la más perjudicada en la campaña anterior, los operadores comerciales ofrecen actualmente precios en torno a 0,21 euros por kilo. Aunque esta cotización es infinitamente mejor que la que esta variedad registró la temporada pasada, tampoco llega a cubrir gastos, que superan los 0,32 euros por kilo. En cuanto a las clementinas precoces protegidas de alta calidad, los comercios ofrecen 0,28 euros por kilo, frente a los 0,39 de costes de producción.

De esta manera, en ninguno de los dos casos las cotizaciones se acercan a los gastos que deben asumir los citricultores, que estarían perdiendo alrededor de 0,11 euros por cada kilo vendido. Para el presidente de AVA-Asaja, Cristóbal Aguado, "se trata de cantidades que conducen a los productores a la ruina".

Los costes, un gran problema

No en vano, junto a los precios ruinosos de la temporada pasada en el caso de las naranjas (no tanto para las clementinas, debido a su escaso tonelaje), otro factor fundamental que marcó su desarrollo fueron los desmesurados costes, que se han disparado un 40% en dos años, calcula la organización agraria a partir de los datos del Institut Valencià d'Investigaciones Agràries (IVIA) y del Ministerio de Agricultura.


Y, por supuesto, esto continúa produciéndose en el momento actual, con lo que los gastos de cultivo vuelven a amenazar de forma seria a la próxima campaña, que arrancará tras el verano. En este sentido, Aguado remarca que hay quien puede pensar que los precios ofertados son buenos "después del desastre de la pasada campaña, pero si se hacen números vemos cómo se han disparado todos los costes. Se trata de cantidades que conducen a los productores a la ruina".

No vender antes de hora

Por ello, el dirigente agrario pide "prudencia y coherencia respecto al precio de venta" y además recomienda "no precipitarse a la hora de vender las cosechas, máxime en una campaña con una producción que se prevé corta debido a la combinación letal de malas condiciones meteorológicas en primavera".

En cuanto a las administraciones, les pide que hagan funcionar la ley de la cadena alimentaria, "que sigue sin dar respuesta a los abusos comerciales". Tras el balance negativo de las últimas campañas, Aguado reclama a los políticos "que se pongan las pilas ya porque, o ponen en marcha medidas de mercado verdaderamente eficaces que permitan reconducir esta tendencia, o se producirá un abandono inmediato, espectacular y de no retorno de los citricultores".

next