X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

José Martí ya es el 55º presidente de la Diputación, que vuelve al PSPV tras 24 años en manos del PP

29/06/2019 - 

CASTELLÓ. Pasaba un minuto de la una y media de la tarde de este viernes cuando el secretario de la Diputación de Castellón, Manuel Pesudo, proclamaba a José Martí como el 55º presidente de la corporación. Los votos socialistas y de Compromís devolvían de esta manera al PSPV al frente de la institución 24 años después. Un cambio de color que ha venido acompañado de muchos otros.

Lo resumió minutos después el propio presidente, durante su discurso: "El alcalde de Suera, un pueblo de 520 habitantes de la Serra d'Espadà, es, ni más ni menos, que presidente de la Diputación". Y es que es la primera vez en los últimos tiempos que el alcalde de una localidad tan pequeña preside la corporación provincial, que siempre ha tenido al frente a un concejal de la capital de la Plana. Así sucedió con Joaquín Farnós, Francisco Solsona, Carlos Fabra y Javier Moliner, que este viernes dejó su sitio a Martí. 

Este hecho pretende simbolizar el traspaso de poder a los pequeños municipios de la provincia con el fin de dotarlos de "visibilidad" para luchar contra la pérdida de habitantes en el medio rural, la principal lacra que amenaza a las comarcas castellonenses, según destacó el propio Martí. 

"Corporación intermunicipal"

Y esto se posibilitará con otro cambio, el paso "de la Diputación de la concertación a la de la cooperación. Los ayuntamientos serán los protagonistas. Estaremos para ayudarlos pero ellos decidirán". Por eso, desde el PSPV y Compromís, su socio de gobierno, pretenden que este sea "un organismo intermunicipal, más que supramunicipal. Las diputaciones no son un nivel territorial más, sino que forman parte del Gobierno local, son Gobierno local", ha especificado Martí. 

Un cambio de paradigma que también llegará acompañado de la "coordinación con la Generalitat Valenciana", no solo porque comparten "el mismo color político, sino porque es necesario crear sinergias para mejorar la vida de los ciudadanos", ha concretado el primer mandatario provincial. 

Toda una evolución en la "mentalidad, la mirada", centrada sobre todo en la despoblación, sobre la que, reconoció el nuevo presidente, ya se han comenzado a hacer cosas desde la plaza de las Aulas y el Palau de la Generalitat, pero que hay que fomentar, por ejemplo reclamando al Estado "una discriminación fiscal positiva" hacia quienes se establecen y trabajan en el medio rural. 

'¡Danger!'

Tantas son las variaciones que pretende llevar a cabo en la Diputación, que en un inicio muy personal, el propio Martí ironizó en su discurso sobre ello: "Hoy llega a la Diputación un profesor de filosofía, alcalde de un pueblo de interior y socialista, socialdemócrata: ¡Danger!".

Uno de los cambios planteados, sobre el que alertaron los portavoces de la oposición en sus discursos, es la reversión del Hospital Provincial a la Generalitat para que se integre totalmente en la red sanitaria autonómica. Sobre esto, Vicent Sales (PP) señaló que "ha de seguir siendo un referente" en Oncología o Salud Mental y "sin listas de espera". Cristina Fernández (Ciudadanos) también destacó la necesidad de seguir apostando por el centro hospitalario, mientras Ignasi Garcia (Compromís) apuntó que trabajarán en pro de la reversión de esta y de otras competencias impropias. 

Fueron, en todo caso, discursos conciliadores, que apostaron por continuar con el clima de concordia en el palacio de las Aulas. "Solo tendremos la provincia que nos merecemos si somos capaces de construirla entre todos", apuntó Sales, mientras Fernández destacó que el futuro "ilusionante solo lo podemos construir entre todos". Por su parte, Garcia apostó por reconocer "la legitimidad de las opiniones diferentes" siempre en la vía para "garantizar las políticas que hacen mejorar a las personas", un camino que ya ha marcado "el Botànic", dijo. Los tres citaron el problema de la despoblación como uno de los grandes retos, como también hizo el portavoz socialista, Santi Pérez

A la hora de encontrar el camino hacia el entendimiento y la tolerancia, seguro que ayuda la formación humanística del nuevo presidente de la Diputación, que plagó su discurso de citas de filósofos, entre ellos Habermas, Descartes y Aristóteles. Ahora, una vez constituida, para que la nueva Diputación de Castellón eche a rodar, tan solo falta definir el reparto de tareas entre el grupo socialista, así como si habrá una vicepresidencia o dos, con al menos una mujer ostentando este cargo

Noticias relacionadas

next