X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

Empresarios y clientes preparan una concentración de apoyo a las tascas en noviembre

8/10/2019 - 

CASTELLÓ. Los empresarios y clientes de las tascas de Castelló preparan una concentración de apoyo a este espacio gastronómico de la ciudad. La cita, para la que todavía no hay una fecha fijada, se celebrará, previsiblemente, en noviembre, señalan fuentes de los establecimientos. 

Tras la entrada en vigor de la sentencia del Tribunal Superior de Justícia de la Comunitat Valenciana por el que se prohíbe el consumo de alcohol en la calle Barracas a no ser que se produzca alrededor de los veladores, y ante el riesgo que esto compromete para la continuidad de esta zona emblemática de la capital de la Plana, muchos de sus clientes han mostrado a los hosteleros su predisposición a plasmar su apoyo a través de una concentración... y estos han decidido recoger el testigo. 

Según señalan, la gran cantidad de mensajes privados y públicos que vienen recibiendo a través de las redes sociales y en los establecimientos les ha llevado a que, con el lema Salvem les tasques, estén organizando entre todos una concentración de apoyo, que se celebrará en la plaza Santa Clara, anexa a las propias tascas. 

Con ella se busca "preservar una cultura gastronómica, una tradición que dura más de cincuenta años en Castelló", señalan desde los establecimientos.

Más veladores pedidos

Mientras tanto, los establecimientos siguen buscando vías para cumplir la sentencia del TSJCV. Y es que, aunque apoyo social no les falta, "las leyes hay que cumplirlas", señalan los hosteleros. Por el momento, los empresarios han solicitado más veladores, de forma que se pueda cumplir con la norma que prohíbe beber en la calle si no existe este tipo de mesa. 

Pero la solución definitiva no es esta, apuntan los responsables de los establecimientos gastronómicos. La vía ideal es la de reducir el nivel de ruido y, una vez comprobadas las mediciones y con las tascas fuera de la Zona Acústicamente Saturada de Castelló, redactar una nueva ordenanza que proteja este lugar como un espacio gastronómico relevante. 

next