Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 5 de marzo y se habla de diputación de castellón equipe azulejo coronavirus

ashocas convoca una manifestación y protesta en silencio para el 28 de enero

La hostelería castellonense cumple y echa el cierre a las 17.00 horas, pero anuncia movilizaciones

7/01/2021 - 

CASTELLÓ. Ni un bar, cafetería o restaurante permanecía abierto en Castellón a partir de las 17:00 horas de este jueves. De esta manera, el sector de la hostelería ha cumplido a rajatabla, aunque a regañadientes, con las últimas restricciones impuestas por el Consell para tratar de poner freno a la actual oleada de contagios por covid-19, que ha trasladado la presión asistencial a los centros sanitarios tras el periodo navideño.

El cierre prematuro de los establecimientos hosteleros en la provincia ha dejado un escenario inédito en los municipios, que solo se había dado antes durante el pasado mes de marzo, con el confinamiento total que se dio con el inicio de la pandemia. Este inicio del cierre a las 17:00, cuya restricción permanecerá a lo largo de las próximas dos semanas siempre que no se den prórrogas, ha venido acompañado del anuncio por parte de la Asociación de Hosteleros de Castellón (Ashocas) de la convocatoria de una manifestación, prevista para el próximo 28 de enero a las puertas de la sede de Presidencia de Generalitat, en la Casa dels Caragols, en la capital de la Plana, con un minuto de silencio "por la muerte del sector", según reza el anuncio hecho público este jueves por la propia organización.

Tal como clama Ashocas a través de un comunicado: "Los hosteleros de la provincia ya no aguantan más", a consecuencia de las últimas medidas decretadas por el Consell, que "han supuesto la estocada a un gremio que lleva más de nueve meses desangrándose", según explican las mismas fuentes.

Para la asociación que agrupa a buena parte del sector de la hostelería en Castellón, "las pérdidas son millonarias y la destrucción de empleo no tiene precedentes. Las constantes restricciones no hacen más que criminalizarnos y apuntarnos con el foco cuando hemos cumplido escrupulosamente todas las medidas impuestas para garantizar la seguridad de sus clientes".

El sector, según esgrime en la nota distribuida a los medios este jueves, esperaba la Navidad "como un pequeño salvavidas para seguir aguantando unos meses más pero las medidas decretadas han supuesto todo lo contrario ya que muchos negocios han dejado de facturar hasta un 80% menos".

El sector advierte que "es la ruina"

Según esgrime el presidente de Ashocas, Álvaro Amores, “los hosteleros ya no aguantamos más, vamos a morir de hambre y nos están arruinando, hay miles de familias en la provincia que dependen de este sector", según indica, a lo que añade que "por supuesto que hay que salvaguardar la salud de las personas y somos los primeros en aplicar las medidas a rajatabla pero son totalmente arbitrarias, necesitamos ayudas directas, claras y urgentes”.

Para Ashocas, el plan de ayudas anunciado por el Gobierno de la nación no ha contentado a nadie y ha supuesto un jarro de agua fría a los empresarios de la restauración que confiaban en él como un balón de oxígeno.

Es por ello que desde la patronal hostelera de la provincia se plantea una movilización para exigir un paquete de medidas urgentes y claras el próximo jueves 28 de enero frente a la Casa dels Caragols, sede del presidencia de Presidencia de la Generalitat en Castellón y que acabará en la Plaza María Agustina frente a la Subdelegación del Gobierno.

Amores avanza que "no será una concentración al uso, no vamos a poner en riesgo a nadie, pero es momento de alzar la voz, que se nos escuche, que sepan que estamos desesperados, a ver si saliendo a la calle se enteran que necesitamos que nos ayuden y lo necesitamos ahora.”

Asimismo, desde Ashocas están solicitando reuniones con diferentes ayuntamientos de la provincia, también con la Diputación de Castellón, para que se generen ayudas concretas a la hostelería. “No necesitamos palabras, ni promesas; necesitamos hechos, cualquier ayuda venga del ámbito que venga puede salvar muchos negocios, muchos puestos de empleo y dar de comer a muchas familias que se están viendo abocadas a la ruina” según advierte el presidente de los hosteleros.

Noticias relacionadas

next