Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

La hostelería sale a la calle para exigir ayudas que eviten "el cierre de 2.700 negocios en Castellón"

12/11/2020 - 

CASTELLÓ. La hostelería castellonense sale a la calle para exigir a la Administración el respaldo necesario que alivie su situación, "límite". Tal es la angustia que atraviesan bares y restaurantes (pero también cafeterías, discotecas y locales de copas) que, según los cálculos de la patronal provincial Ashotur, "si no llegan estas ayudas muy rápido, hasta un tercio de los 8.000 establecimientos de la provincia cerrarían para siempre; la situación es muy alarmante", asegura su vicepresidente, Luis Martí

Esto significaría el cierre definitivo de aproximadamente 2.700 establecimientos hosteleros solo en las ocho comarcas castellonenses. Multiplicado por el resto de España, esto supondría un coste inasumible para las arcas del Estado. "Lo que el Gobierno no pague en ayudas ahora lo va a pagar después en forma de quiebras masivas de empresas, paro, respaldo a autónomos... Ayudar al sector le compensa porque además, si estamos abiertos pagamos impuestos", remarca Martí. 

De ahí que alrededor de un centenar de hosteleros se hayan manifestado en la mañana de este jueves frente a la Subdelegación del Gobierno. El motivo de la protesta ha sido expresar su descontento con las restricciones que hacen imposible la viabilidad de los negocios. "Las restricciones de aforo y horarias provocan una falta de rentabilidad, y las terrazas en invierno no se van a poder utilizar igual. Estamos muy preocupados", apunta el vicepresidente de Ashotur. También el empresario hostelero y presidente de Ashocas, Álvaro Amores, remarca que el aforo impuesto "hace que no nos salgan los números y puede haber muchos cierres para siempre". 

Junto a las críticas a las restricciones, la cita -convocada por la patronal Hostelería de España, representada en Castellón por Ashotur- también ha servido para entregar por registro en la Subdelegación del Gobierno un escrito con las principales medidas que exige el sector. "Le estamos pidiendo un plan Marshall para salvar la hostelería", indica Martí. 

Cuatro pilares para la recuperación

El listado de medidas incluidas en el documento que se ha entregado en toda España al Gobierno se centra en cuatro pilares principales. El primero es establecer ayudas a fondo perdido, a diferencia e la primera ola de la crisis sanitaria, cuando eran préstamos ICO. "Ahora no estamos para devolver préstamos", remarca Martí, "y la medida va en consonancia con lo que se está haciendo en todos los países de la Unión Europea".


Asimismo, los hosteleros castellonenses y del resto de España exigen la flexibilización de los alquileres mientras el negocio esté cerrado; la reducción del IVA al 4%, "como en otros países"; y la extensión de los ERTE mientras dure, como mínimo, el estado de alarma, previsto hasta el 9 de mayo, "pero los ERTE caducarían en enero", señala el vicepresidente de Ashotur.

Planificación y diálogo

Asimismo, el sector exige un poco de certidumbre a la hora de planificar su actividad, para la que es necesario abastecerse de productos perecederos. "Lo que ocurrió la semana pasada [con un decreto de nuevas restricciones en viernes] no puede volver a pasar", remarca Martí. Por ello, y aunque reconocen que son necesarias medidas para atajar el impacto del virus, demandan que se adopten a mediados de semana, de forma que no les coja por sorpresa. "Y pedimos además que nos pregunten, para ver si podemos ayudar para encontrar alternativas. Que nos escuchen al menos, y que después decidan". 

En la manifestación de la plaza María Agustina han estado presentes representantes del PP castellonense, entre ellos los portavoces en el Ayuntamiento de Castelló y la Diputación provincial, Begoña Carrasco Vicent Sales.  

La protesta llega además después de las esperanzadoras noticias sobre las vacunas, que permiten al sector vislumbrar la luz al final del túnel. "Ahora ya vemos que esto tiene una duración, de al menos seis meses, que es cuando estarán las vacunas. Ahora ya vemos la orilla, ayúdennos a cruzar el río", concluye Martí. 

Noticias relacionadas

next