Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

política municipal

Los presupuestos y la covid-19 ponen a tiro un "acuerdo estable" entre el PSOE y Cs en Vila-real

25/01/2021 - 

VILA-REAL. La negociación para sacar adelante los presupuestos municipales de este año, aún pendientes de su resolución, o la buena sintonía a la hora de establecer criterios comunes para hacer frente a la actual pandemia, entre otros asuntos, han puesto de manifiesto el creciente y buen clima de diálogo entre el gobierno local de Vila-real, dirigido por el alcalde socialista, José Benlloch, y el grupo municipal de Ciudadanos, bajo la portavocía de Domingo Vicent.

Este mutuo acercamiento en las iniciativas políticas -que es evidente hasta en el buen tono- contrasta, por otro lado, con las duras relaciones que vienen manteniendo los socialistas con sus exsocios de Compromís, en un tira y afloja constante que ha dejado en el olvido sus ocho años de estrecha colaboración en el gobierno de la ciudad.

Con un PP de Vila-real a la espera de su futura renovación, con cinco concejales, hoy este grupo liderado por Héctor Folgado encabeza numéricamente la oposición a una amplia mayoría absoluta socialista, que tras las pasadas elecciones agregó como socio de gobierno al único edil de Podem.

Más allá del alto consenso logrado en todas y cada una de las medidas para hacer frente a la covid-19 en la ciudad, así como en aquellas iniciativas que tienen que ver con las medidas de apoyo a los sectores más perjudicados por la pandemia, PSOE y Ciudadanos de Vila-real han encontrado en los presupuestos del 2021 un nuevo argumento para hacer visible su buena sintonía, sin parecer importar la presencia podemita -cuyos postulados parecen estar lejos de las líneas maestras naranjas-.

Ambiente "premonitorio de un acuerdo estable"

Así, en este escenario y con la cuentas municipales en ciernes, resalta el elevado grado de colaboración de una formación naranja que ha puesto sobre la mesa una batería de propuestas distribuidas en bloques que hablan de líneas de trabajo compartidas, gasto estructural, la relación de puestos de trabajo (RPT), planes de acción o iniciativas vinculadas al mantenimiento y la mejora de la vía pública, parques infantiles, alcantarillado, movilidad... como es el cambio de la ordenanza para regular el uso de patinetes.

Este contexto favorable al desarrollo de acciones conjuntas, más allá del resultado de la negociación, es ya interpretado por fuentes afines a sendos grupos municipales como "premonitorio de un acuerdo estable" para el resto de una legislatura, un periodo que vendrá marcado por los efectos de la pandemia y, sobre todo, por el estrecho margen contable de un ayuntamiento sobre el que pesa aún la incertidumbre económica, a raíz de las resoluciones urbanísticas aún pendientes

Paralelamente a esta negociación sobre los presupuestos, Ciudadanos ha vuelto a cerrar filas en cuantas iniciativas se han desarrollado desde el gobierno municipal a la hora de establecer medidas de apoyo a los sectores económicos más perjudicados por la pandemia dentro de un plan de recuperación para la ciudad, apoyado por todos los grupos políticos, pero que desde Ciudadanos se pretende extender a otros ámbitos de la acción política para el resto de legislatura.

Noticias relacionadas

next