Hoy es 29 de enero y se habla de

Las ayudas del Consell a la cerámica: 10 millones ya activos y 50 a la espera del marco legal de gasto

9/11/2022 - 

CASTELLÓ. Las ayudas que alivien la desesperada situación del sector azulejero, acuciado por los desmesurados costes del gas, empiezan a concretarse. En su comparecencia en Les Corts para detallar el presupuesto de su área, el conseller de Hacienda y Modelo Económico, Arcadi España, dio este martes unas primeras pinceladas acerca de cómo se estructuran los 100 millones que el president de la Generalitat, Ximo Puig, anunció días atrás. 

En realidad el importe es diferente y falta por ver si finalmente las industrias azulejeras lo podrán recibir todo. Así, se trata de más dinero, 110 millones, pero 50 de ellos ya se habían anunciado previamente, en forma de préstamos del Institut Valencià de Finances dentro de una partida genérica para la industria de la Comunitat. Ahora, concretan fuentes de la Conselleria de Hacienda, la novedad es que ya están disponibles en base a los "recursos propios" del IVF, para lo cual la semana próxima se producirá una "modificación" de los mismos, aunque ya en la reciente edición de Cersaie el conseller de Economía Sostenible, Rafa Climent, señaló que estaban "activados"

Tres ramas de ayudas

Para echar mano de estos 50 millones en créditos bonificados ya se han interesado varias empresas, apuntan las fuentes de la Conselleria. En cuanto al resto del montante, sí se trata de ayudas directas, algo que no puede conceder el IVF. Sobre estos, y a preguntas del portavoz de Hacienda del grupo popular en Les Corts, Rubén Ibáñez, España señaló que se dividen en dos partes: 

Por una hay 10 millones habilitados en el capítulo IV del proyecto de Presupuestos de la Generalitat del año próximo para complementar las ayudas que, por un montante de hasta 400.000 euros, concedió la pasada primavera el Gobierno. Y por otra las cuentas autonómicas incluyen, en su capítulo VIII, 50 millones con los que ir más allá. Eso sí, el propio conseller España ha reconocido que existe "incertidumbre" sobre cómo se podrán materializar ambas líneas. 

No en vano, para ello es necesario que el Gobierno modifique "el marco temporal" de las ayudas que permite la Comisión Europea y cuyo importe máximo ha sido fijado en España en medio millón de euros por empresa, frente a los 150 que permite Bruselas... y cuya diferencia tanto revuelo ha alzado en el sector. Para avanzar en esta materia, este lunes el secretario general de la patronal Ascer, Alberto Echavarria, se reunió con la ministra de Industria, Reyes Maroto, y ese mismo día también lo hizo con el conseller España. 

Hasta 2 millones a fondo perdido

El propio España se refirió este martes en el Parlamento valenciano a esas "negociaciones" entre Ascer y el Ministerio de Industria. Uno de los objetivos es elevar ese tope de los 500.000 euros de ayuda máxima por empresa hasta dos millones, concretan fuentes de Hacienda. 

En el caso de que esto se produzca, y si el Gobierno decide no aportar fondos propios para oxigenar a las compañías azulejeras, la Generalitat ya podría, desde el primer momento, echar mano de los diez millones de euros habilitados en el capítulo IV, de los que ya puede disponer para aportar la diferencia actual hasta el medio millón, como dijo el propio Puig en Cersaie. Es decir, aunque ya puede aportar, como mínimo, esa diferencia de al menos 100.000 euros (hay empresas que han recibido menos de 400.000, debido a su tamaño), la intención del Consell es aportar más fondos, con esos teóricos dos millones de límite.

Y ahí, en esa necesidad de fondos, es donde entran en juego los 50 millones del capítulo VIII, encasillados en esa partida desde donde, "en caso de ser necesario se puede ir moviendo de una sección a otras", dijo España en Les Corts. Y es que, si no se pudiera disponer de todo el montante para las ayudas directas, otra opción es derivar fondos al IVF para poder oxigenar al sector con más préstamos bonificados. 

De esta forma, todavía hay que concretar diferentes aspectos para que el dinero fluya y beneficie a un sector clave en la provincia y que está atravesando uno de los momentos más complicados de su historia reciente. En el caso de que el Gobierno no modifique su criterio, desde el Consell pedirán "un marco temporal propio a Bruselas", de forma que pueda otorgar por sí mismo las subvenciones, algo que ya expresó Puig meses atrás pero que, pese a su insistencia, aún no se ha concretado. 

Noticias relacionadas

next