Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

LA ARTISTA JUEGA CON LA DISTORSIÓN DE los rostros

Así son las inquietantes máscaras de Lara Ordóñez que han conquistado a Carolina Durante

20/01/2021 - 

CASTELLÓ. Si ya nos aterrorizó en su momento la idea de ponernos una pequeña mascarilla que cubriera parte de nuestro rostro, qué se debe sentir al llevar una máscara que lo tape todo, que invisibilice por completo cada uno de nuestras arrugas y líneas de expresión. A Lara Ordóñez le pareció buena idea averiguarlo hace aproximadamente un año cuando empezó a desarrollar sus propias máscaras textiles. Hechas con medias y el relleno de varios cojines, lo que la artista generó con su trabajo fueron unos rostros, a medio camino entre Frankenstein y bien sabe qué, que han logrado captar la atención no solo de la comunidad artística en la que la castellonense vivió durante varios meses en Alemania, sino incluso de músicos totalmente ajenos a su proceso de creación. 

En concreto, han conseguido atrapar sus máscaras a la banda madrileña Carolina Durante que pidió expresamente a Ordóñez contar con uno de sus diseños para el videoclip 'Espacio vacío', una versión del tema de Séptimo Sello, hecha a cuatro manos con los argentinos El Mató a un Policía Motorizado, y que vio la luz a finales del año pasado. "Fue una casualidad, porque Carlos Saiz, que dirigía el videoclip, encontró mi trabajo por Instagram y a partir de ahí se puso en contacto conmigo para pedirme que les ayudará con su próximo rodaje. Y claro fue una sorpresa, lo único que no pude desplazarme a Madrid debido a la situación sanitaria, así que en lugar de hacerles un diseño personalizado, les envié una de las máscaras que ya había producido y eso es lo que utilizaron", cuenta la artista que ha encontrarlo, sin imaginarlo, visibilidad en España ahora que está a tropecientos kilómetros de casa. 

"En el momento que hice las máscaras estaba en una comunidad artística donde había sobre todo bailarines, de ahí que utilizara medias. Todo surgió un poco del juego, de juntar varios materiales y de querer ver qué pasaba al mezclar diferentes volúmenes. Después, unas compañeras y yo nos fuimos al bosque a bailar y a experimentar con ellas. Queríamos ver qué se sentía y lo que observamos es que cuando la llevas puesta se genera una distorsión y una distancia entre el contexto, el entorno y la persona. Es un contraste entre la protección que puedes sentir y el aislamiento que también notas", explica la creadora, que ve además en las máscaras una herramienta útil para poder "eliminar de golpe toda la información que hay" sobre una persona y "aportar una nueva". 

Lo que más le interesa es, en consecuencia, esta capacidad de jugar con la identidad tanto individual como colectiva. De hecho, está la castellonense creando nuevas máscaras desarrolladas esta vez a partir de manteles hechos a ganchillo. No es una elección al azar, todo lo que hace intenta que sea a partir de material reciclado para darle una segunda o tercera vida. "Encontré estos manteles, que pueden recordar a los que hace cualquier abuela, en una tienda libre en Berlín. Son tiendas donde no pagas nada por lo que te llevas, ya que pertenecen a gente que lo dona porque no lo utiliza". 

Esta vez, Lara estuvo jugando con ellas para generar de nuevo volumen en el rostro, pero también "carácter, rugosidad y sensibilidad". Un proyecto que, además, entrará en conexión con otras disciplinas. No será esta vez la música de Carolina Durante la elegida, sino el trabajo de artistas vinculados al mundo del circo y del teatro. "Sin duda, me interesa colaborar con otras personas porque me ayuda a expandir mi discurso", reconoce Ordóñez.   

'Laraña', la otra evolución de su trabajo

Tras estudiar Bellas Artes en València, tuvo claro la joven que quería especializarse en el grabado y en el libro de artista, pero no quería limitarse a los soportes donde tradicionalmente estas disciplinas habitan. Por eso es fácil encontrar sus grabados y serigrafías fuera de un papel o de la pared, para encontrarlas mejor en una tela o incluso en la piel. A través del proyecto 'Laraña', la artista crea piezas textiles hechas con la técnica del 'tufting'. Una máquina que le permite telar de forma automática tapices y alfombras. A esto se le añade, claro, sus aportaciones manuales. "La máquina lo que me permite es no solo proyectar una imagen dibujada, sino integrar y añadir el punto de vista o los grafismos de otras personas".

La castellonense, que ha empezado recientemente un programa de doctorado en Producción Artística, ha decidido centrar su tesis precisamente en la capacidad social del arte y el 'juego' o la interacción que esta puede generar alrededor de ciertas piezas. "Toda esa conexión entre campos que existe en mi obra se debe en parte a mi forma de trabajar. Todo el mundo está conectado y todos tenemos diferentes habilidades y aficiones. Por eso, cuando empiezo un trabajo voy conectándolo con elementos externos y atando cabos".

Tiene igualmente, la memoria colectiva mucho que ver en que se teja esta especie de telaraña entre piezas y personas. "Muchas veces la gente únicamente se centra en lo que percibe del mundo y no se para a pensar en lo que el resto de personas extrae de él. Ahí entra la metodología que quiero trabajar yo. Trataré de desarrollar talleres y charlas abiertas donde todo el mundo pueda expresar, compartir y enseñar lo que sabe", manifiesta la artista.

En su estudio, también ha trabajado sobre imágenes de archivo que ha enlazado con cuentos clásicos de la tradición oral. Esto le ha permitido investigar los antecedentes de una historia tan popular como Caperucita Roja, para ver cuáles fueron sus primeras versiones y cómo ha ido evolucionando hasta nuestros días. "Por la educación que he recibido la perspectiva de género tiene que estar presente en mi trabajo, más si estoy hablando de memoria colectiva o de la memoria oral, donde las mujeres son parte fundamental, aunque hayan sido silenciadas o invisibilizadas. Esa recuperación de archivo y de referentes es importante siempre", concluye la artista, a la que le esperan seguro más proyectos.

Noticias relacionadas

next