Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

europa prohíbe finalmente el clorpirifÓs

La naranja espera salvar la próxima campaña con la moratoria del principal insecticida

22/12/2019 - 

CASTELLÓ. Los citricultores valencianos lamentan la "prematura caída" del clorpirifós y del metil clorpirifós de entre los productos aceptados por la Comisión Europea para el tratamiento de plagas en la agricultura, pero confían en que la moratoria que se aplica a su licencia, que en teoría dejará de ser válida el 31 de enero, les permita salvar la próxima campaña naranjera, la 2020/2021. 

No en vano, el secretario general de la Unió de Llauradors, Carles Peris, destaca que, con la prohibición de su uso, Europa "nos deja desnudos" para tratar el Cotonet de les Valls, una cochinilla que, llegada desde Sudáfrica hace unos años, se ha extendido por prácticamente toda la Comunitat. Y es que el tratamiento se realiza, específicamente, con metil clorpirifós, una vez que Europa ya prohibió la utilización del clorpirifós en las hojas de los árboles hace un año. 

El cotonet de les Valls

Al límite

Así, a priori será a partir de junio de 2020 cuando no se pueda comercializar insecticidas que tengan estas materias primas entre sus componentes. Pero vigilar la utilización de los mismos será prácticamente imposible, con lo que, además de llevar a cabo los tratamientos de la próxima campaña, que se deben realizar en primavera, es más que probable que los agricultores hagan acopio del mismo para utilizarlo en alguna ocasión más. Eso sí, se corre el riesgo de perder mercados. Como muestra, Dinamarca ha emitido este otoño dos alertas por clorpirifós en dos partidas de clementinas español.as.

Y es que, a día de hoy, no hay un producto químico capaz de ofrecer los mismos resultados que el clorpirifós y el metil clorpirifós "ni con un 60% de su efectividad", señala el responsable de cítricos de la organización agraria, José Francisco Nebot. A ello se añade que, aunque se está trabajando en la lucha biológica, esta todavía no se ha acabado de desarrollar, como tampoco el tratamiento con feromonas. 

La prohibición del clorpirifós que temía el sector agrario de la Comunitat se ha visto así ratificada. Con ello el Ejecutivo comunitario refuerza la lucha contra productos que pueden afectar a la salud de las personas, como ha alertado la Agencia Europea de Sanidad Alimentaria (EFSA). Según los estudios elaborados por esta entidad, estos insecticidas influyen negativamente en la evolución del cerebro y del sistema nervioso, originando en casos ya estudiados autismo, trastorno de déficit de atención, obesidad o la pérdida de cociente intelectual.

Reciprocidad

Pero, mientras Europa vigila sus producciones para evitar perjudicar la salud humana, no actúa igual con la fruta llegada de fuera. "Lo mejor que podría hacer la Unión Europea es no dejar entrar ningún producto con unos tratamientos diferentes a los de los productores europeos", destaca Peris. Pero esto está muy lejos de la realidad. 

A su vez, el secretario general de la Unió se muestra favorable a seguir avanzando en este camino porque "al final nosotros somos capaces todos los años de adaptarnos a las normativas que van cayendo" y esto hará que, a la larga, la fruta valenciana se diferencie de la foránea. En este sentido, Peris alerta, "no será la primera ni la última prohibición". 

next