Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 13 de julio y se habla de club naútico de castelló pharmamar aplidin cupra SEAT borriana

La mayoría electoral del PSPV debilita a Compromís y CSeM en un II Pacte del Grau

28/05/2019 - 

CASTELLÓ. El nuevo equilibrio de fuerzas en el Ayuntamiento de Castelló tras las elecciones municipales de este domingo proporciona al PSPV (con 10 concejales) una posición dominante en la negociación de un futuro Pacte del Grau, que se perfila como la fórmula predilecta de gobierno. En contrapartida, Compromís y Unides Podem-Castelló en Moviment-EUPV ven mermada su capacidad negociadora con cinco ediles en total. 

Amparo Marco revalida la alcaldía y el grupo socialista está en condiciones de retener las áreas principales -Hacienda, Urbanismo o Seguridad Ciudadana-, además de reivindicar también alguna de las carteras que gestiona Compromís. Entre ellas, podría disputarle Cultura y Deportes, dos concejalías con amplia proyección pública, que ahora dirigen Verònica Ruiz y Enric Porcar respectivamente. También está en liza la portavocía del gobierno, que con toda probabilidad acabará en manos del grupo socialista.

No obstante, el acuerdo a nivel municipal está supeditado a otros escenarios de negociación, como la alianza en la Diputación Provincial, donde el PSPV y Compromís podrían gobernar en coalición. Los equilibrios territoriales en los ámbitos estatal y autonómico también son determinantes a la hora de cerrar acuerdos en clave local. 

De esta forma, aunque la batuta de la negociación la llevará el grupo socialista, sus interlocutores pugnarán para no quedar relegados en el próximo Ejecutivo local. Compromís se juega la vicealcaldía, que ahora ocupa Ignasi Garcia, así como Transparencia, Educación e Igualdad, áreas en las que la coalición ha destacado durante el mandato. Vivienda y Participación, dos concejalías que han suscitado críticas, podrían redistribuirse.

Falta por ver también qué papel desempeñaría Unides Podem-CSeM-EUPV en el próximo mandato, pues su posición minoritaria lo coloca en situación precaria para reivindicar áreas relevantes. 

Los partidos toman posiciones

Las conversaciones a tres bandas aún no se han iniciado. El pleno de constitución del ayuntamiento se celebrará el día 15, por lo que no se espera sellar un acuerdo hasta la próxima semana. El calendario dependerá, entre otras cosas, de la organización interna de cada partido. El PSPV está a expensas de las directrices que marque la ejecutiva federal para iniciar las negociaciones, mientras que Compromís celebrará este martes su ejecutiva local para hacer balance y establecer una hoja de ruta. 

"A partir de ahora toca reflexión, ver qué cosas hay que mejorar y qué cosas no hemos hecho bien", ha señalado el líder de la formación, Ignasi Garcia, quien ha subrayado su apuesta por "políticas de izquierda, progresistas, valientes, ecologistas y feministas".

Por su parte, Podem, que integra la candidatura junto a CSeM y EUPV, ha convocado para este martes al consejo ciudadano municipal con el objetivo de valorar los resultados y fijar las líneas de negociación. Posteriormente, la asamblea de la confluencia tendrá que reunirse para hacer balance y fijar posiciones. "Hay que analizar el resultado porque ha sido malo, pero hay una mayoría de progreso en la que somos necesarios y se tiene que reeditar un nuevo acuerdo", ha reiterado el líder de la candidatura, Fernando Navarro.

El escenario postelectoral que deja el 26-M dista sustancialmente del de 2015, cuando el equilibrio de fuerzas entre los firmantes del Pacte del Grau era más igualado. La aritmética resultante de las urnas este domingo permitiría a los socialistas gobernar también con Ciudadanos, una baza más a la hora de negociar el futuro Ejecutivo local.

Noticias relacionadas

next