Hoy es 20 de octubre y se habla de

Porcelanosa arrancará en octubre el proyecto para reducir emisiones, que prevé acabar en 2025

5/05/2021 - 

CASTELLÓ. Porcelanosa arrancará el proceso para reducir sus emisiones en su factoría principal "este octubre". Lo hará en colaboración con Iberdrola y en virtud del proyecto GreenH2Ker, que prevé combinar hidrógeno verde generado a partir de energía fotovoltaica con el gas natural que actualmente utilizan los hornos para hacer más sostenible el combustible. El horno que así se adapte incorporará a su vez bombas de calor de alto rendimiento "para reducir progresivamente el consumo de gas natural", señalan fuentes de la firma. 

El objetivo de la compañía vila-realense es tener completado el proyecto en un plazo de "cuatro años y cinco fases", con lo que en octubre de 2025 habrá completado esta iniciativa, un "primer paso" con el que acercarse a los objetivos de reducción de emisiones fijados por la Unión Europea. 


El gigante del revestimiento no quiere informar de la inversión que llevará a cabo. Pero no será pequeña. No en vano, además de la planta fotovoltaica que instalará sobre cubierta, también se ubicará un electrolizador alimentado por aquella y con el que se separará el hidrógeno. Asimismo, también deberá acometer cambios en el horno que ajuste a la nueva tecnología. 

Colaboración con Sacmi

No en vano, para lograr la reducción de emisiones fijada deberá cambiar las bombas de calor del horno. En este sentido, la colaboración de Sacmi en el proyecto es clave. Recientemente, el director comercial de Sacmi Ibérica, Francisco Altabas, destacó en el webinar Ruta hacia la descarbonización de la industria cerámica, organizado por la consultora Ayming, cómo este fabricante de maquinaria dispone ya de quemadores "que pueden trabajar dentro de un horno al 50% con hidrógeno y metano o gas natural". 

Esta innovación ya está testada "en laboratorio y algunos hornos de cerámica", pero para ello hay que sustituir el sistema de aprovisionamiento de gas de la planta. Como una solución intermedia, y más barata, Altabas señaló que, en los hornos más modernos, "sin hacer grandes cambios, solo con cambiar algunas válvulas" es posible utilizar entre "un 5 y un 10%" de hidrógeno. "Tenemos la solución técnica, peo no la económica", concluyó al respecto el representante de Sacmi para destacar así que un kilovatio de hidrógeno cuesta "diez veces más" que uno de gas natural o metano.

Un "primer paso"

Con todo ello, "estimamos que con GreenH2Ker podremos reducir alrededor de 2.350 toneladas de CO2 equivalentes al año, un 50% de las emisiones de CO2 del horno con tecnología híbrida de combustión (hidrógeno/gas natural)", señalan desde Porcelanosa. Todo en un "primer paso en la estrategia de descarbonización de la compañía mediante la electrificación de los procesos", inciden las fuentes. 

Este es así uno más de los avances que el sector está dando en este sentido, algunos especialmente ambiciosos. Algo que no extraña, pues la descarbonización impuesta por Bruselas es todo un reto para la industria azulejera, que tiene en las emisiones uno de los factores que más atenazan su actividad a corto-medio plazo. Pero de Europa no solo llegan imposiciones, y por ello este proyecto "ambicioso y transgresor", como lo califican las fuentes de Porcelanosa, ya ha sido presentado al programa Innovation Funds Small Scale. 

Desde Iberdrola, a su vez, destacan la importancia de colaborar con "una empresa líder" del sector cerámico en un proyecto "escalable y replicable" y que supone su primera incursión en el azulejo en este sentido. Respecto a proyectos globales con hidrógeno verde, la compañía ha presentado "53 proyectos al programa Next Generation EU, que activarían inversiones de 2.500 millones para alcanzar una producción anual de 60.000 toneladas anuales".

Noticias relacionadas

next