Hoy es 18 de agosto y se habla de

acto en feria valencia

Ascer entrega sus premios a la arquitectura, el interiorismo y los proyectos fin de carrera

La nueva sede Fundación Laboral de la Construcción de la Comunitat, 'Habitar un Codech' y 'Castilla la MaRcha', los proyectos ganadores del certamen organizado por Ascer.

14/06/2022 - 

VALÈNCIA. La Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos -Ascer- ha hecho entrega este martes de sus premios anuales de arquitectura, interiorismo y proyecto fin de carrera, que han recaído en la nueva sede Fundación Laboral de la Construcción de la Comunitat Valenciana; Habitar un Codech, y el proyecto Castilla La MaRcha, respectivamente.

Foto: Antonio Pradas

La nueva sede Fundación Laboral de la Construcción de la Comunitat Valenciana, premio a la Arquitectura, es obra de MRM Arquitectos (Miguel Alonso Flamarique, Roberto Erviti Machain y Mamen Escorihuela Vitales). De esta sede, el jurado destaca la utilización de piezas de gran formato que conforman la esencia de la envolvente del edificio. Se valora, del mismo modo, el uso de un producto estándar aplicado con un sistema industrializado que define el cerramiento con criterios de limpieza, orden y minimización de recursos, según argumenta el acta del jurado.

Foto: Antonio Pradas

Por otra parte, en la categoría de Interiorismo, el premio ha sido para Habitar un Coderch, del Estudio Vilablanch, en el que se remarca que se trata de un ejercicio de interiorismo riguroso y muy respetuoso con el espíritu de la arquitectura de José Antonio Coderch, encontrando como denominador común la permanencia. Destaca, según el jurado, la acertada selección de materiales y la cuidada ejecución de la obra.

Foto: Antonio Pradas

En cuanto al premio Proyecto final de carrera, ha sido para Gonzalo López Elorriaga ETSA Madrid, por su obra Castilla La MaRcha, donde sobresale la frescura de una propuesta provocadora con el lema Castilla La MaRcha “en la que utiliza la cerámica como protagonista en el viaje de la España, de vaciada a disfrutada”. Según expone el jurado, crea un entorno de diversión y ocio diferente al tradicional y potencia un entorno  rural, con el objetivo de revitalizar el espacio abandonado en el pueblo de Peralvillo  y “ponerlo en valor a través de un programa poco ortodoxo pero eficaz para generar  beneficio y atraer población”. Propone la utilización de revestimientos cerámicos con formatos tradicionales, pero con propuestas que pueden considerarse transgresoras.

Menciones destacadas

En cuanto a las menciones destacadas, en Arquitectura ha correspondido a la Facultad de Psicología y Logopedia de la Universidad de Málaga, de Llps Arquitectos (Eduardo Pérez Gómez y Miguel Ángel Sánchez García). El jurado valora del proyecto el desarrollo de un sistema cerámico innovador que
conforma una piel continua y brillante para todo el edificio, en el que se utilizan
piezas circulares esmaltadas y otras de dimensiones menores en los intersticios.
Para resolver la colocación se recurre a un sistema de enmallado. La modulación
de todo el edificio y su revestimiento permite resolver los diferentes encuentros
sin necesidad de piezas especiales ni cortes

Las menciones en Interiorismo corresponden a JM55, de BURR (Elena Fuertes, Ramón Martínez, Álvaro Mollins y Jorge Sobejano + Ledo Pérez). En este caso el jurado ensalza la capacidad de crear un espacio interior rico en muy poca superficie, utilizando rigurosamente un único elemento cerámico que construye el elemento central a todos los espacios circundantes

La otra mención es para Cal Garrofa, de Julia Tarnawski y Albert Guerra. De este proyecto se valora la radicalidad conceptual para recuperar el sentido de una
tipología residencial tradicional, así como la utilización intensiva de un acabado
cerámico y el color para caracterizar un espacio con carga poética.

En cuanto a las menciones en la categoría de Proyecto Final de Carrera, la primera es para alojamiento temporal y centro cívico en la antigua fábrica La Asunción, de Mariona Dalmau Benavent, ETSA La Salle. Este proyecto contempla un equipamiento para el barrio que contiene un centro cívico y alojamientos temporales para familias desahuciadas. El jurado destaca en este caso la realización de la propuesta que contempla la sobriedad y la contención, arropando el edificio existente con un conjunto de cajas que se distribuyen en la parcela respetando la trama Cerdá y generando un nuevo modelo permeable en su trazado y poroso en la materialización de sus fachadas, lo que contribuye a dotar al conjunto de respeto urbano y eficiencia medioambiental.

Otra mención en esta misma categoría es para Hortus Conclusus, de Teresa Clara Martínez López (ETSA. Madrid). Este proyecto propone conectar el casco histórico de Lisboa con el Castillo de San Jorge y prolongar ladera a bajo los jardines existentes mediante un conjunto de plataformas a distintos niveles. El jurado, por su parte, valora la precisión y riqueza formal en la que un futuro de la ciudad y el urbanismo conforman una nueva expresión formal de gran creatividad
y riqueza expresiva con la aplicación de la cerámica.

El jurado de estos premios que llegan a su vigésima edición ha estado presidido por el reconocido arquitecto Carlos Ferrater, quien ya ejerciera de presidente en la primera edición de los Premios Cerámica en 2001. Le han acompañadon como vocales los arquitectos Fermín Vázquez y Jaime Sanahuja; la interiorista, Alicia Fernández; el director de Tectónica, José Mª Marzo; y Ángel Pitarch, presidente del CTAC.

Noticias relacionadas

next