X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El sector de las fritas pide bajar el gas, un 25% más caro que el de la competencia, para no emigrar

6/08/2019 - 

CASTELLÓ. Una de las principales industrias castellonenses, el sector de las fritas, esmaltes y colores cerámicos, vuelve a alzar la voz ante los costes del gas. Después de que en mayo Anffecc se uniese a GasIndustrial, el lobby estatal que promueve la liberalización del mercado gasístico para tratar de reducir su precio, el presidente de la patronal de las fritas, Joaquín Font de Mora, alerta ahora de la "necesidad" de revisar las tarifas del gas en España, hasta un 25% superiores a las de la competencia europea, para seguir evitando la deslocalización de las fábricas provinciales. 

"La revisión de los precios del gas es imprescindible para mantener la competitividad de la industria española", ha asegurado Font de Mora, quien señala que esta es la principal fuente de energía en el sector y supone más del 40% de los costes energéticos de las empresas esmalteras. Y es que, desde la última revisión de los precios del mercado gasista, "no se han equiparado a los precios europeos, sino todo lo contrario", apunta el presidente de Anffecc. Esto es algo que grava especialmente la actividad económica, ya que, según datos de Gas Industrial, "la industria supone el 62% del consumo total de gas natural en España, con una factura de 4.700 millones de euros".

"Reivindicamos, junto al resto de la industria, un sistema gasista justo y equiparable al resto de Europa", ha subrayado Font de Mora. No en vano, los precios del gas a los que debe hacer frente la industria esmaltera son "entre un 20 y un 25% más altos que sus competidores europeos". "Solo en concepto de peajes pagamos un 45% más de la media europea, y esto no es asumible para una industria que compite en el mercado global", ha advertido.

El 70% de la producción va al extranjero

Con ello, la industria esmaltera se garantizaría "mantener no solo la investigación, sino también la producción en España, apostando por promover la economía nacional y la protección medioambiental", evitando de esta manera la deslocalización, algo que el sector "siempre ha intentado evitar".

Y es que las 23 empresas asociadas a Anffecc facturan más de 1.400 millones de euros, de los cuales más del 70% corresponden a la exportación de sus productos, con destinos principales como Italia, Argelia, India, China o Marruecos, en la mayoría de los cuales los costes de producción son mucho menores.

Asimismo, el presidente de Anffecc ha apuntado que la industria de fritas y esmaltes, gracias a la apuesta por la I+D+i y la internacionalización, es "líder absoluto en su sector a nivel internacional por su innovación, calidad, desarrollo de producto y servicio al cliente". "Allá donde hay producción cerámica en el mundo, hay esmaltes cerámicos españoles", ha subrayado Font de Mora.

Márgenes estrechos

El máximo dirigente de Anffecc destaca asimismo que las empresas "han ido absorbiendo en los últimos años los efectos de la crisis y reduciendo cada vez más sus márgenes de producción. Los precios de las materias primas son fluctuantes y la subida de los costes energéticos no resulta asumible en una situación de escasa rentabilidad en muchos productos, y se ve agravada por la inestabilidad económica internacional".

A pesar de estas "circunstancias adversas" y de la actual coyuntura económica y política, Font de Mora se ha mostrado "optimista" sobre el futuro del sector cerámico español. "Estamos seguros de que, gracias al desarrollo e innovación de nuestras empresas, superaremos estas dificultades", ha sostenido.

Noticias relacionadas

next