Hoy es 18 de junio y se habla de

la patronal sedigas reúne en un seminario al azulejo y LA cogeneración, entre otros sectores

La industria gasintensiva califica el fondo nacional del sistema eléctrico de "otro clavo en el ataúd"

28/01/2021 - 

CASTELLÓ. Representantes de la industria española gasintensiva, como el azulejo, la cogeneración o las químicas, entre otras, han mostrado su rechazo al anteproyecto de ley con el que el Gobierno pretende crear el futuro Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, "un clavo más en el ataúd" del sector, según la han calificado algunos de los participantes en el seminario organizado este miércoles por la patronal del gas, Sedigás, quienes lo consideran un nuevo varapalo a la competitividad de las empresas.

El encuentro on line lo abrió Raúl Blanco, secretario general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, quien incidió en que la presencia de la energía y, en particular, el gas y la cogeneración "son elementos necesarios en esta transformación, al tiempo que señaló la necesidad de encontrar esa estabilidad que es muy necesaria para afrontar los retos que impone la transición y los retos económicos y medioambientales".

Blanco incidió que la severidad de la actual crisis marcada por la pandemia nos abre nuevas oportunidades para captar nuevos recursos de unos planes de recuperación que dan fe del peso de la energía. Así, de los 750 proyectos presentados por valor de 30.000 millones, buena parte de ellos están vinculados con la energía, el gas, el hidrógeno. "Tenemos la suerte de contar con los fondos y en tres meses se decidirán esos proyectos. En esa línea estamos trabajando, con la energía y la energía como grandes vectores de estas iniciativas", explicó.

En el debate posterior y con la participación de un notable grupo de representantes de la industria española gasintensiva, el discurso se centró, en buena medida en el Fondo  Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico que prepara el Gobierno y que ha generado no pocas suspicacias por parte de las empresas.

Así, Alberto Echavarría, secretario general de la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (Ascer), hizo una valoración muy negativa de este anteproyecto. El fondo daría un gran golpe al sector, cuyos costes energéticos supone el 13,3% del total en un sector eminentemente exportador y España como quinto país con la energía más cara. "En este contexto es muy difícil ser competitivo. Si pagamos ahora más por la energía sin recibir nada a cambio, perdemos competitividad tanto fuera como dentro, especialmente fuera", explicó el representante de Ascer, que cifró en 213 millones el sobrecoste que supondría para el sector a lo largo de próximo quinquenio.

Echavarría remarcó que la industria cerámica "sí apuesta por la descarbonización del sector, porque nos gustaría movernos hacia una energía más respetuosa con el medio ambiente, pero cuando sea posible, cuando exista", remarcó.

El Fondo Nacional está destinado, según explicó Blanco, a afrontar los costes asociados al régimen retributivo específico de las renovables, cogeneración y residuos, que dejarán de formar parte del recibo de la luz, con una implantación gradual a través de un calendario lineal de 5 años, al tiempo que explicó que el anteproyecto de ley está "abierto al debate" y su tramitación será "larga" , por lo que "todas las propuestas serán bienvenidas".

Un "café para todos" contra la competitividad

Andrés Barceló, director General de la Asociación de las Empresas Productoras de Acero (Unesid) entiende este fondo "como un clavo más en la ataúd de la industria", algo en lo que coincidió con varios de los intervinientes. Según Barceló, "el Gobierno no reduce un ápice los costes de la industria. No ha incluido en la memoria en el anteproyecto el estudio de los posibles impactos a los sectores. Ni positivo ni negativo. El impacto que tiene es bastante negativo en la siderurgia, un gran consumidor eléctrico y de gas. No se consume por consumir por consumir, sino para fabricar productos con un alto valor añadido. Es un café para todos que contraviene la competitividad", sentenció durante su participación en el seminario.

El representante de Aspapel, Isaac del Moral, por su parte, señaló que este fondo plantea sacar un "coste hundido que no depende del consumo" y lo ha definido como "perverso" para el gran consumidor.

Javier de Juan, portavoz de la Federación Española de la Industria Química (FEIQUE) manifestó que el sector está a favor de la transición energética y está abierto a todo lo que les permita evolucionar hacia esa tecnología y, en este proceso, es vital la cogeneración. "Es una tecnología que nos permite ser competitivos -señaló en su intervención- porque disminuye los costes" y aumenta la competitividad.

En su turno de intervención Javier Rodríguez, director general de la Asociación Española de Cogeneración (Acogen), "el Gobierno tiene que transmitir confianza y debe saber que la cogeneración -explicó- es una herramienta perfecta para esa transformación". Rodríguez explicó que están pendientes de un impulso del ministerio para que establezca un nuevo calendario regulatorio para que la industria pueda planificarse. "Creemos que es necesario incluir mejoras en el tratamiento a la industria a través de este Fondo nacional. Incrementar la transparencia e información para evaluar las compensaciones y las cargas".

La falta de una tecnología capaz de acelerar el proceso

Verónica Rivière, presidenta de GasIndustrial, señaló que "abaratamiento, descarbonización y certidumbre y sostenibilidad... son premisas compartidas por la industria. Pero entrando en el anteproyecto se ve que no se cumple, lo que repercute en una gran incertidumbre".

Rivière detalló que al no especificar las compensaciones, "supone un sobrecoste de 5,5 euros MW para el gas, que es demasiado. Vemos que sube la electricidad y se prevén incrementos de 3.500 millones en sobrecoste de gas en 5 años. Tenemos que seguir consumiendo gas, porque a día de hoy no existe una tecnología competitiva y eficiente que podamos sustituir el gas y cinco años es poco tiempo", explicó la presidenta de GasIndustrial, quien se hace la siguiente pregunta: ¿Por qué me voy a electrificar si la factura eléctrica también me va a subir?".

Finalmente, Mauricio García de Quevedo, director general de la Federación Española de Industrias de la Alimentación y Bebidas (FIAB), recordó que representa a un sector que mueve 120.000 millones de facturación, que acoge a 36.000 empresas, especialmente Pymes y cuyo volumen de consumo de energía representa el 16% del total nacional. Recordó que las 45 asociaciones empresariales que agrupa dispone de 199  plantas de cogeneración, de ahí la importancia que tiene para ellos para mantener la competitividad en un contexto europeo.

Noticias relacionadas

next