X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

El primer encuentro a tres bandas para el futuro gobierno en Castelló se topa con la letra pequeña

13/06/2019 - 

CASTELLÓ. La primera jornada de reuniones entre PSPV, Compromís y Unides Podem-CSeM-EUPV para negociar la reedición de un gobierno progresista en Castelló ha evidenciado las diferencias en materia de programa y organigrama de gobierno. Los dos encuentros celebrados este miércoles han servido básicamente para lanzar propuestas y contrapropuestas, sin llegar a consensuar ninguna decisión. El pacto se hace esperar de momento, aunque la intención de las tres fuerzas es sellarlo antes del sábado, cuando está prevista la toma de posesión.

La sintonía de los encuentros bilaterales que se celebraron este lunes, cuando se abordó el trazo grueso de un posible acuerdo, ha dado paso a la disensión este miércoles, cuando se ha bajado al detalle. Las comisiones negociadoras, reunidas en la sede del PSPV, han discutido las medidas programáticas, el rediseño de las áreas de gestión y el reparto de competencias, pero de momento no hay nada cerrado en ninguno de los frentes de negociación. El único acuerdo aparente es el de mantener absoluta discreción respecto al contenido de las conversaciones.

Por un lado, se ha constituido una subcomisión para trabajar en torno a un programa político común. El documento final, según han señalado, será un compendio de las acciones de gobierno incluidas en los programas electorales de los tres partidos. Desde el PSPV se ha insistido en seguir una estructura programática en torno a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU. La idea, según indican, es configurar un programa de gobierno que permita mantener "las políticas de transformación social y económica emprendidas por el Pacte del Grau desde 2015". 

"Los trabajos avanzan de forma satisfactoria y continuarán en los próximos días con el objetivo de alcanzar un acuerdo global", señalan las comisiones negociadoras, que se han emplazado este jueves en la sede de Compromís para retomar las conversaciones.

Miembros de las comisiones negociadoras de Compromís y el PSPV.

También se ha abordado el diseño de un nuevo organigrama municipal en el que se redefinirán las áreas de gestión. "PSPV y Compromís han planteado propuestas bastante aproximadas, que deberán perfeccionarse en los próximos días", según han explicado, mientras que la confluencia tendrá que analizar las propuestas y exponer sus puntos de vista.

La única certeza es que el eventual acuerdo será distinto al Pacte del Grau, ya que la correlación de fuerzas difiere sustancialmente de la que se dio en 2015. Esta nueva realidad condicionará el reparto de competencias, que a todas luces constituye el núcleo duro de la negociación. Con diez concejales, el PSPV tiene la sartén por el mango y hace valer su fortaleza negociadora para poner sobre la mesa propuestas de máximos, que se tendrán que ir modulando en el transcurso de las conversaciones para alcanzar un acuerdo. 

Compromís, con tres concejales, parte en desventaja en el tablero y deberá pugnar por mantener alguna posición relevante dentro del futuro gobierno, después de haber ostentado Educación, Deportes, Cultura, la vicealcaldía y la portavocía en el pasado mandato, entre otras competencias.

Los integrantes de la comisión negociadora de Unides Podem-CSeM-EUPV.

De reeditarse el acuerdo de izquierdas, Unides Podem-CSeM-EUPV entraría a gobernar, y mantiene sobre la mesa su aspiración de gestionar Vivienda y Medio Ambiente, una propuesta que en principio sería asumible por el PSPV. Está por ver, no obstante, si hay acuerdo a la hora de incluir Movilidad Sostenible dentro de Medio Ambiente, tal y como reclamaban desde la confluencia, ya que esta área pertenece actualmente a Urbanismo.

"Habrá alcaldía y gobierno"

Tras la última reunión de este miércoles, el concejal electo y representante de la comisión socialista, Omar Braina, ha manifestado con rotundidad que este sábado "habrá alcaldía y gobierno", y espera que en ese Ejecutivo local estén Compromís y la confluencia. La intención, señala, es que pueda sellarse el acuerdo a tres bandas antes del pleno de constitución del Ayuntamiento. 

No obstante, nadie, en ninguna formación, se atreve a garantizar que vaya a cumplirse el plazo, lo cual no es óbice para que el sábado la socialista Amparo Marco pueda ser proclamada alcaldesa, bien porque reciba el respaldo de los grupos de izquierdas a expensas de cerrar un acuerdo de gobierno, o en segunda vuelta como cabeza de la lista más votada.

Por su parte, la concejala electa y miembro de la comisión de Compromís, Verònica Ruiz, ha señalado que las tres fuerzas trabajan "en la misma línea". "Tenemos la convicción de renovar un pacto, la vocación de poner a las personas en el centro de cada decisión política, alinearnos con el Botànic y buscar una situación optima a los tres grupos políticos para poder conformar el futuro gobierno de progreso", señala la edil.

En la misma línea se ha pronunciado también el representante de la confluencia, Iñaki Vallejo, quien explica que aún está todo por definirse en la mesa de negociación.

Noticias relacionadas

next