Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

empresas desde el interior | 'vive muebles' hace del diseño y la innovación sus principales armas

La industria del mueble de Rossell, la 'aldea gala' que combate el 'low cost' con pócimas de calidad

14/02/2021 - 

CASTELLÓ. La décadas de los sesenta y setenta del pasado siglo vieron nacer una incipiente industria del mueble en la zona norte de las comarcas de Castellón y del sur de Tarragona. Las empresas que la componían se convertirían en una alternativa a la agricultura para los jóvenes de la zona que empezaron a trabajar en ellas. El incremento de la demanda supuso la apertura de nuevas firmas en la zona. Una de ellas fue Muebles Verge, que fue creada por tres ebanistas que dejaron su lugar de trabajo en una de las fábricas y decidieron emprender su aventura empresarial. Eso fue en el año 1980, hace ahora 41 años. “Era una época que funcionaba muy bien el sector y nacían muchas empresas” explica Jordi Vidal, uno de los directivos de la firma. 

La fábrica ubicó sus instalaciones en el término de Rossell con el objetivo de crear un producto de calidad con un estilo juvenil, una filosofía que ha ido evolucionando para conseguir ser un referente en el sector del mueble de hogar, siendo especialistas sobre todo en comedores, recibidores y dormitorios. “Desde siempre hemos mantenido una manera de trabajar en la que buscamos la diferenciación de otros productos a partir de detalles propios”, señala Vidal. La empresa, que en la actualidad cuenta con 35 empleados, ha sido desde sus inicios uno de los motores económicos a uno y otro lado del río Sénia, donde se encuentran localidades como Sant Rafael de Riu, Rossell, o la Sénia.

En 2005, decidieron crear la marca Vive Muebles, que era una “una apuesta decidida por el mueble más moderno y contemporáneo en los que destaca la apuesta por el diseño de los productos y la calidad de los materiales” apunta Jordi Vidal. Casi en plena evolución de este cambio de estrategia, llegó una de las primeras crisis del sector, en 2008, lo que supuso el cierre de más del 85% de las empresas del mueble en el Maestrat. “Fue una época difícil y complicada”, recuerda Vidal, quien apunta que “se tuvo que despedir a parte de la plantilla”. La crisis del sector de la construcción y la falta de pedidos casi fulminó a esta industria. “No había casi clientes”, recuerda Vidal.

La innovación, clave

No obstante, lejos de tirar la toalla, la marca se adaptó a la situación, reforzó el departamento de diseño e innovación y buscó su nicho de mercado en los compradores de muebles de calidad alta, dejando un poco de lado el mercado low cost. “Vimos que había gente que seguía comprando muebles, que tenía un poder adquisitivo alto, así que iniciamos una evolución en la fabricación de nuestros productos y empezamos a diseñar muebles en los que se mezclaba la madera, el vidrio y la cerámica, entre otros, también jugando con los colores, creando así un producto diferenciado con personalidad y aportando valor a la marca”, dice Jordi Vidal.

Esa reorientación del negocio fue lo que permitió a la empresa de Rossell mantener una parte de la estructura que con el paso de los años se ha vuelto a fortalecer. Así, ha habido una constante evolución de la firma y sus procesos de innovación en materia tecnológica, pero que no han querido dejar atrás el carácter familiar de Vive Muebles y la naturaleza artesanal de alguna de sus producciones (no en vano tiene la cualificación de empresa artesana de la Comunitat Valenciana), ya que en los procesos intermedios, sobre todo cuando hay que colocar cerámica o vidrio, son los empleados los encargados de ubicar, a mano, la pieza en el lugar que le corresponde.

Los principales clientes de la empresa están en España, pero también tiene su proyección exterior, ya que el 12% de la producción se destina a mercados internacionales. Entre ellos destacan destacan Francia (el principal importador del sector del mueble español), Reino Unido, República Checa, Bélgica, Rusia y también ahora Israel, zonas en las que los que el mercado demanda diseños más innovadores con mezcla de vidrio, madera y cerámica y colores.

Noticias relacionadas

next