X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

de 'Blade Runner' a 'La Carretera'

Libros que se queman y otros futuros ¿distópicos?: Cinemascore vuelve a unir cine y música en directo

15/11/2018 - 

CASTELLÓN. La relación entre la música y el cine es imprescindible, o al menos, así ha quedado demostrando desde sus inicios cuando los films de cine mudo decidían dotar a sus silenciosas escenas de un poco de existencia a través del uso de un órgano o piano en vivo, o en las salas más sotisficadas, de auténticas orquestas. Incluso desde pequeños no han enseñado que separar una disciplina de otra es bastante inusual. Solo hay que recordar las bandas sonoras de las películas Disney, desde la memorable 'El Ciclo de la Vida' del Rey León al hit que lograron Kristen Anderson y Robert Lopez con el 'Let it go' de Frozen. Será su capacidad quizá por hacer más sentimentales los momentos dramáticos o más tenebrosas las escenas de terror, pero son pocas las creaciones que escapan -un poco entre puntillas- del que algunos denominan como el arte de las musas. 

A raíz de esta connatural relación, se celebra en Castellón la Muestra Cinemascore, un festival "único en su especie" donde durante cuatro días los artistas invitados interpretan, en directo, su particular y exclusiva versión sonora para la película que se reproduce en pantalla. "Cada músico pone en práctica lo que creen que es perfecto para el film en ese momento. Pero además, estos están ubicados a un lado de la pantalla y cuentan con una luz muy tenue porque lo que queremos es que el espectador olvide que el grupo está en el escenario. Son una parte de la película pero no la principal", explica Jose Luis Cuevas de Born Music, quien organiza la cita junto a Sergio Ibáñez del Aula de Cinema de l'UJI. 

Así mismo, Cinemascore opta por musicalizar aquellas obras donde su propia música no es especialmente poderosa y los diálogos son más bien cortos, a fin de que los artistas puedan ensamblar perfectamente sus canciones en ella. "La música siempre va a ser un elemento importante en el cine. Resulta necesario para acompañar algunos de los momentos más intensos y para conseguir que nuestros sentimientos se muevan a la vez que los de sus protagonistas. Pero, además, el incorporar música en directo, ayuda a que está acción sea más potente e intensa", añade su impulsor.

Con 14 ediciones a sus espaldas, la muestra artística se mudó hace cerca de seis años del teatro de Benicàssim para ocupar las salas del Paranimf de la Universitat. Un tiempo en el que además, según señala Cuevas, su propuesta ha ido evolucionado y puliéndose edición tras edición. "En un principio compaginábamos las tres proyecciones con conciertos aislados sin imagen donde el interprete invitado tenía una relación directa con el cine, y también proyectábamos documentales". No obstante, actualmente el funcionamiento de Cinemascore respira sobre un esquema fijo que se basa en la actuación un día de un grupo local, otro de un músico de la escena nacional, y por último una banda del panorama internacional. Todo repartido durante cuatro días, del 7 al 9 de febrero. "Nos gustaría poder invitar incluso a diez bandas, pero es una cuestión menamente presupuestaria. Por eso intentamos traer a músicos de diferentes partes y el día inaugural lo reservamos para la propuesta más exigente", detalla Cuevas. 

Una llamada a la distopía: desde 'Blade Runner' a 'La Carretera'

No había sucedido hasta la fecha, pero en esta edición Cinemascore tejerá sus proyecciones entorno a una temática concreta: la distopía. "Los cambios de la sociedad, la política y la economía te llevan, inevitablemente, a explorar los posibles futuros que habrá en la humanidad". Desde este planteamiento, resulta difícil no incorporar entre sus piezas al laureado Blade Runner (1982, Ridley Scott), un film que sin duda abrió las puestas a un futuro distópico donde los experimentos genéticos derivaron en crear humanos artificiales llamados replicantes que sirvieron como esclavos a las colonias exteriores de la Tierra. La misión de los blade runners era, además, dar caza a un grupo de estos androides, superiores en fuerza e inteligencia. Los encargados de intensificar las capacidades sonoras de la película serán, en este caso, la banda barcelonse Seward, que actuarán el 10 de febrero a las 20:00 horas. 

Por otro lado, la gala inaugural correrá a cargo de Paddy Steer, músico inglés capaz de tocar el bajo, la batería y el ukelele al mismo tiempo, como si de un hombre orquestra se tratase. El compositor aportará los toques cómicos de la música al film más "actual" que se acogerá en el Paranimf de la universidad; La Carretera (2009, John Hillcoat). En un mundo apocalíptico, un padre y su hijo viajan hacia la costa para buscar un lugar seguro donde asentarse. Durante su travesía se cruzarán con las pocas personas que quedan, la mayoría convertidas en caníbales. "Lo interesante de esta propuesta es que Steer conjugará tonos cómicos con las duras imágenes que aparecerán en el film. Es un poco surrealista y trastoca el hecho de ver imágenes escalofriantes con su música", avanza Cuevas.

También desde la escena internacional, el colectivo británico Tunng, abanderado de la mezcla entre folk y sonidos electrónicos (folktrónica), acompañarán el imaginario de François Truffaut a través de su film Fahrenheit 451 (1966), icono de la literatura distópica. Montag, un disciplinado bombero encargado de quemar los libros prohibidos por el gobierno, conoce a una revolucionaria maestra que se atreve a leer. De pronto, se encuentra transformado en un fugitivo, obligado a escoger entre su seguridad personal y su libertad intelectual.

El futuro dará un salto de cuatro centenarios con Thx 1138 (1971, George Lucas), una obra que viaja hasta el siglo XXV para enseñarnos cómo las personas han terminado por vivir en ciudades bajo tierra y sometidas a los efectos de un fuerte sedante. Los gobernantes ejercen un control sobre los seres humanos y establecen como máximo crimen el amor y las relaciones sentimentales. Tres ciudadanos, THX 1138, LUH 3417, y SEN 5241, se rebelan y preparan la fuga. Los encargados de acompañar dicho film será el duo vila-realense Güiro Meets Russia, influenciado por la Kosmische Musik, los paisajes sonoros y la psicodelia. Además, casualmente, su disco debut fue denominado Dystopia.

Noticias relacionadas

next