vuelve la semana del cine de montaña

Cine sin ficción: Castelló proyecta el deshielo del Ártico o la vida en el pequeño Tíbet

11/11/2023 - 

CASTELLÓ. Comprobar con tus propios ojos el deshielo del Ártico debe ser, como poco, estremecedor. El escalador polar Ramón Larramendi se encontraba el verano pasado en Groenlandia, cuando en medio de una expedición topó con decenas de nuevas montañas que, como el mismo alertó, atestiguan los efectos del calentamiento global. Y es que, los picos (nunataks como se llama a estas islas rocosas rodeadas de hielo) no figuraban en los mapas publicados en 1972. 

"Explorar y ascender por primera vez estas cimas ha sido un extraño privilegio", compartía el español en sus redes sociales, quien afortunadamente siempre va acompañado en sus aventuras del castellonense Carlos Pitarch y su cámara. Es gracias a eso que ambos alpinistas estarán el 21 de noviembre en Castelló presentando, en la Semana de Cine de Montaña, las imágenes que tal aventura les dejó. 

ANORI, inuit windsled revela la grandiosidad y delicadeza de la tierra congelada, pero también es una denuncia de la fragilidad en la que esta se encuentra. Con todo, el espectador podrá vivir, como si allí estuviera, la travesía 'SOS Artíco 2022' a bordo de un trineo de viento. "Se trata de una proyección especial, porque estará Carlos, pero además que venga Larramendi es una suerte", afirma José Manuel Zapata, organizador de la cita. 

Un año más, y ya van 32, decenas de escaladores, deportistas y montañeros de todo el país se reunirán en Castelló, del 13 al 21 de noviembre, para conocer algunas de las muchas aventuras que se gestan ahí fuera. La Semana de Cine de Montaña proyecta películas para las que no hace falta ninguna añadiduraporque la propia realidad se basta sola. Así mismo, la iniciativa también organiza diferentes conferencias y un concurso de fotografía en el que se buscan las mejores instantáneas de escalada, espeleología y barranquismo, y montaña en general. 

 

Asegura, Zapata que, por todo esto, tiene "gran repercusión nacional" el festival. Sin embargo, lamenta que no se acompañe de un respaldo "suficiente" en las instituciones, lo que les impide crecer. "Nos gustaría que el festival evolucionará y se acogieran cada vez más mesas redondas y concursos, pero para eso hace falta dinero. La Diputación no nos concede ninguna ayuda y el Ayuntamiento nos cede el Teatre del Raval (a coste cero), pero agradeceríamos más apoyo. Es la Fundación Davalos Fletcher la que patrocina el festival", expone el coordinador de la cita, quien asegura que "el deporte con más federados de España es la montaña". "Estamos hablando de que hay más federados que en el fútbol, el tenis, el golf o incluso el ciclismo. Somos la mayoría y no se nos hace el caso que se debería", afirma Zapata. 

Más películas

Será el lunes 13 cuando las proyecciones den comienzo con el documental Sendero Norte, de Pablo Martín. Un audiovisual que narra el periplo de cuatro amigos que se aventuran a cruzar Escocía en bicicleta, desde la entrada sud hasta la mar del norte, enfrentándose a su paso a un clima tan lluvioso como cambiante. Ese mismo día, además, se proyectará el audiovisual Khai Tengri, el señor de los hielos, de la mano del castellonense Alexís Edo. El film muestra todo el proceso al que el alpinista tuvo que enfrentarse para llegar a la cima de esta peligrosa montaña. Khan Tengri se alza hasta los 7.010 metros de altitud.

Por lo que respecta a la jornada del martes, las pantallas del Raval se encenderán con el cortometraje de Jordi Carrión, Sima de la Higuera, una cavidad hipogénica. En él, el presidente de la Federación de Espeleología de la Región de Murcia, Salvador Mateo, mostrará cómo es sumergirse hacia las profundidades de esta cueva que presenta unos espeleotemas únicos en el mundo. Tras ello, se proyectará el primer film a concurso, en este caso la obra que ha obtenido el tercer premio que es Ladakh, hielo en el pequeño Tíbet de Joan Borrás y Pepe Montasell. El pasado invierno un grupo de alpinistas exploraron el valle de Nubra en el norte de Ladakh, un valle estratégico situado al norte de la India que hace frontera con Pakistán en el Oeste, y con el Tíbet, ocupado por China, en el Norte. Se trata además de una ubicación para la cual hace falta un permiso para poder entrar, incluso entre los mismos hindúes. El documental muestra la vida en Ladakh con el budismo tibetano auténtico y genuino presente en cada uno de sus rincones, las altas montañas y las grandes cascadas de hielo. 

El segundo premio podrá verse así el miércoles. Se trata de En las últimas fronteras del Planeta. Cerro Torre. Un documental que nos transporta hasta la Patagonia, uno de los lugares más escondidos e inhóspitos del planeta y que Alberto Iñurrategi, Martin Pala y Juan Mari Iraola se atrevieron a visitar en una expedición. La obra será presentada por Javier Álvaro. 

Ya el jueves los proyectores volverán a encenderse para mostrar el film ganador de esta 32 edición. Ha sido, precisamente, una película que visibiliza el alpinismo femenino la que se ha alzado con el primer premio. Ángela Altaba y Juan Miguel Ponce visitarán Castelló para mostrar Abriendo camino. Jordania y Arabia Saudí, un documental protagonizado por un grupo de mujeres que viajaron a la península Arábiga para abrir nuevas rutas y, de paso, dejar huella en el mundo de la escalada. 

Finalmente, los hermanos Pou, Iker y Eneko, presentarán en el Raval su primer libro. Aúpa Pou, una vida encordados repasa la carrera de los reconocidos alpinistas, aunque se detiene especialmente en los últimos años de esta, con expediciones al Himalaya, los Andes, la Patagonia o el Amazonas. Desde la escalada extrema en grandes paredes hasta las vías más difíciles del mundo en escalada deportiva, grandes descensos en esquís o expediciones a lugares remotos. 

Noticias relacionadas

EL CABECICUBO DE DOCUS, SERIES Y TV 

Tetas y balas: 'Eurocrime!' o cómo Italia conquistó el cine de 'gangsters' en los setenta

Por  - 

Se disparaban balas de verdad porque eran más baratas, los stunts no tenían medidas de seguridad alguna y los accidentes de coche eran reales. La industria italiana de thrillers de los años setenta fue una locura como pocas se han visto, pero con su lema de mostrar desnudos y muertes lo más crueles posibles logró conectar con su público, en una época en la que los italianos, y buena parte de los europeos, podía ir al cine hasta cuatro veces a la semana 

next