Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

El campo de golf y el parque de ribera consumirán el 20% del agua depurada que Burriana vierte al mar

12/05/2020 - 

CASTELLÓ. El campo de golf, el parque de ribera y los jardines del litoral del Programa de Actuación Integrada de Sant Gregori consumirán el 20% del agua que depura anualmente la EDAR de Burriana, situada en la zona de la Serratella. Así lo refleja el modificado del proyecto de urbanización del PAI Sant Gregori. En base a este documento, el Ayuntamiento de la localidad ha solicitado a la Dirección General del Agua, dependiente de la Generalitat, una prórroga de la autorización para verter el agua depurada al mar por el colector ubicado en el espigón del Camino Serratella, algo que ya está realizando.

En concreto, el campo de golf y las zonas ajardinadas vinculadas al PAI Sant Gregori necesitarán para el riego un caudal anual de entre 750.000 y 1 millón de metros cúbicos de agua. Por su parte, la depuradora de Burriana, que está operativa desde el año 1984, vierte al mar cada año alrededor de 5 millones de metros cúbicos de agua depurada.

Después, por el emisario submarino

En su solicitud de la prórroga del vertido de agua al mar, el consistorio admite que necesita arrojar ese caudal hasta el momento en que el macroproyecto urbanístico esté totalmente concluido. Y es que, en paralelo a las obras de urbanización del PAI Sant Gregori, se prevé la construcción de un emisario submarino de 600 metros de longitud, algo que está aún en fase de tramitación. Así, una vez esté concluido el emisario, el vertido de agua depurada se relizará a través del mismo. Mientras tanto, la única manera de evacuar el agua depurada es a través del colector del Camino Serratella, según admiten los técnicos municipales burrianenses en la solicitud de autorización del vertido.

Como ya informó Castellón Plaza, la tramitación del PAI atraviesa ciertas dificultades en la actualidad. La promotora retrasó en enero el cobro de la primera cuota de urbanización, cifrada en más de 9 millones de euros. Lo hizo a raíz de que el Ayuntamiento pidiera más información sobre el cobro de esa cuota, que ya había sido remitida por correo electrónico a una treintena de propietarios. Ese importe corresponde a los gastos incurridos en el PAI hasta el año 2010. Hasta ahora se han realizado algunos trabajos de derribo y desbroce en la zona, pero los propietarios ya han denunciado los problemas para los mismos debido al empadronamiento masivo de personas sin hogar. El próximo paso en la tramitación ha de ser la aprobación del modificado del proyecto, una vez el consistorio ya ha recibido el informe técnico externo sobre el mismo

Noticias relacionadas

next