X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

ENTREVISTA AL FUTURO VICEALCALDE DE cASTELLÓN

Garcia: "Si hubiera sido investigado un concejal socialista, habría tenido todo nuestro apoyo"

El portavoz de Compromís no descarta recurrir por la vía judicial el cese de Ali Brancal

10/01/2019 - 

CASTELLÓN. El portavoz de Compromís en el Ayuntamiento de Castellón, Ignasi Garcia, reconoce el desgaste que ha generado a la coalición la crisis política en torno a Ali Brancal, investigada por presunta malversación a raíz de una querella del PP por el supuesto envío de papeletas electorales en 2014 a través del correo municipal. Tras anunciarse que será el próximo vicealcalde en sustitución de su compañera de filas, admite a Castellón Plaza que no supieron prever lo que se les venía encima: "Tendríamos que habernos tomado más en serio la maldad del PP". Al grupo socialista le afea su falta de apoyo y afirma que si un concejal del PSPV se hubiera encontrado en la situación de Brancal, Compromís le habría respaldado. En este sentido, su formación acata la decisión plenaria del cese, pero no descarta recurrirla por vía judicial, según advierte. 

Y mientras tanto, la mirada está puesta en las elecciones. Garcia ha protagonizado un ascenso fulgurante: inició el mandato fuera del Ayuntamiento -se convirtió en concejal en 2016, tras la marcha de Enric Nomdedéu- y lo acabará como vicealcalde. La decisión de ocupar el cargo en lugar de dejarlo vacante, tal y como se llegó a sopesar, responde al contexto electoral. "No podemos ser tan ingenuos", señala el edil, quien recuerda que la vicealcaldía es la segunda autoridad de la ciudad. El puesto, que ostentará una vez se aprueben las nuevas designaciones en la Junta de Gobierno de este viernes o del próximo día 18, lo proyectará como futuro alcaldable de Compromís, aunque Garcia no está en disposición de confirmar la candidatura porque el reglamento de primarias sigue en el aire. De momento, como número dos del Ejecutivo local aspira a alcanzar "un diálogo fluido" con la alcaldesa, Amparo Marco.

- Se han repartido las competencias y está a punto de formalizarse el cese de Brancal. Echando la vista atrás y conociendo el desenlace, ¿actuaría ahora de forma diferente?
- Creo que no. Teníamos muy claro desde el primer momento que la denuncia que presentaba el Partido Popular era totalmente malintencionada. Como comentó mi compañero Rafa Simó, portavoz del PSOE, es una querella mafiosa [...]. ¿Haríamos cosas diferentes? Es posible. A lo mejor nos tendríamos que haber tomado mucho más en serio la maldad del PP y haber buscado el apoyo de nuestros socios mucho antes. Hemos de hacer esa autocrítica. Lo que sí tenemos claro es que no era el momento de aplicar el Código de Buen Gobierno. El 12 de julio, cuando Begoña Carrasco hizo esa pregunta (sobre si iba a aplicarse el código ético a la vicealcaldesa), deberíamos haber empezado a pensar que las elecciones estaban demasiado cerca, que había maldad por su parte y que no había ninguna garantía de que el Acord del Grau se mantuviera unido.

- Muchos daban por hecho que el cese no llegaría a pleno, que se presentaría antes la dimisión. Teniendo en cuenta el desgaste y las tensiones que ha provocado en el seno de gobierno, ¿ha merecido la pena llegar a ese punto?
- Que haya gente que piense que teníamos que irnos es lógico porque llegó un momento en que el debate no se entendía, la mayoría de la gente no sabía de qué se hablaba. Y eso, evidentemente, nos ha supuesto un desgaste a nivel personal y también a la marca de Compromís. Negarlo sería un error. Pero no escogimos el nombre de nuestra organización política porque sí, estamos comprometidos con lo que aprobamos, lo que defendemos. Nosotros entendemos que el Código de Buen Gobierno no estaba hecho para esto y, por tanto, era importante que se siguiera el procedimiento que tocaba [...]. Desde que fui presidente de la comisión de Gobierno Abierto lo que intenté fue reconducir la situación a los trámites que correspondían y eso llevó a una comparecencia, a una resolución que consensuamos y llevó a un debate plenario en el que cada uno dijo lo que pensaba. Ahora somos presas y víctimas de nuestras decisiones y de nuestras votaciones.

- ¿El apoyo de Castelló en Moviment (CSeM) ha sido decisivo en ese sentido? No es lo mismo exponerse al pleno del cese solo que con respaldo…
- No sé si ha sido decisivo, pero evidentemente sin CSeM a nivel personal no habría sido igual. El hecho de que ambos grupos tuviéramos claro que el código no estaba hecho para esto y que no podíamos llegar a este nivel de ingobernabilidad ha sido decisivo para el estado de ánimo. Nunca demostraremos lo suficiente la gratitud que tenemos hacia CSeM. En esta situación tan dura, su apoyo nos lo ha puesto muy fácil.

- La defensa pública de Ali Brancal por parte de Compromís ha sido férrea desde el principio. ¿En ningún momento su formación se planteó la dimisión o el cese?
- No, no nos lo planteamos [...], teníamos muy claro que el Código de Buen Gobierno no estaba hecho para esto y seguramente el hecho de tenerlo tan claro es por lo que hemos cometido el error de no haber sido conscientes antes de la maldad del PP, de la posibilidad de que el electoralismo pesara. Pero no, ninguno se lo planteó.

- En las semanas previas al pleno, el grupo socialista ya dejó clara su postura, que finalmente se confirmó al dejar caer a la vicealcaldesa. ¿Esperaba que sus socios de gobierno cambiaran de opinión?
- Intentamos que cambiaran de opinión, e igual soy un iluso, pero la esperanza es lo último que se pierde. También es cierto que, por mi experiencia, sé que hemos conseguido acuerdos cuando faltaban cinco minutos para empezar el pleno. Así hemos sacado adelante modificaciones de crédito y hemos evitado crear polémicas en el Acord del Grau. Tal vez hayamos sido demasiado optimistas, pero hemos hecho el trabajo que teníamos que hacer y, por regla general, el trabajo tiene recompensa. No siempre, pero sí la mayoría de las veces.

- ¿Ve la abstención del grupo socialista en el pleno como una deslealtad?
- Creo que han sido consecuentes con lo que ellos consideraban.

- ¿Se han sentido traicionados?
- Habríamos preferido, evidentemente, que votaran con nosotros. Pero no hablo de deslealtad ni de traición.

- En un primer momento ustedes defendieron que había que modificar el Código de Buen Gobierno porque estaba desfasado respecto a la legislación actual, pero después, en el pleno, dijeron que estaban comprometidos con esta normativa. ¿Hay que modificar el código o no?
- Nosotros estamos comprometidos con los acuerdos plenarios y en eso Compromís ha sido muy ejemplar. Es decir, de la votación a la efectividad han pasado apenas unos días. No sé si todos los grupos políticos pueden decir lo mismo cuando se aprueban mociones. El código, cuando se hizo, era bueno. Veníamos de un momento en que había un oscurantismo total por parte del PP, eran los años en que la Gürtel campaba a sus anchas [...] Ahora, desde el primer momento y así lo recoge el Acord del Grau, era evidente que ese código estaba planteado para que políticos juzgaran a políticos, y es justamente lo que el Acord del Grau no quiere. La intención era hacer una revisión para que hubiera gente externa, no políticos, que abordaran este tipo de situaciones [...]. El código en su momento estaba bien, pero hacía falta revisarlo y no lo hemos hecho.

- Si, tal y como han defendido, tienen claro que el código no debe aplicarse en este caso, ¿por qué han descartado recurrir la decisión plenaria por vía judicial?
- No lo hemos descartado. Podría decir que sí, pero no lo hemos descartado.

- Al acatar el cese parecía que ya no contemplaban esa opción…
- Nosotros lo acatamos, pero lo de recurrirlo es algo que no se ha descartado todavía.

- ¿Han iniciado algún trámite en ese sentido?
- No, no hemos empezado ningún trámite. Lo que no tiene sentido es el argumento que utilizaron el PP y el PSPV de que la línea ética ya estaba dibujada. Si la línea ya estaba dibujada, ¿por qué estábamos votando (en el pleno)?. Estábamos votando si se debía aplicar o no porque había serias dudas. Por ello, nosotros propusimos, ante la falta de unanimidad, hacer una consulta al Consell Jurídic Consultiu (para que interpretara el código).

- ¿Qué habrían hecho ustedes si un concejal socialista hubiera estado en la situación de Brancal?
- Si un concejal socialista hubiera estado en esa situación, habría tenido todo el apoyo de Compromís.

- Sin embargo, lo que ocurrió con el nombramiento de Juan Ángel Lafuente como director de la Oficina Económica puede hacer pensar lo contrario. Ustedes exigieron su cese y el grupo socialista se quedó solo en la votación. ¿Por qué esa exigencia de ejemplaridad entonces, y ahora, con el caso de Brancal, defienden la permanencia en el cargo?
- No son casos similares. El caso de Lafuente es un claro ejemplo de nepotismo. Es una persona que podría haber formado parte de la Junta de Gobierno y que decidió no hacerlo porque cobraba poco dinero. Era un cargo muy importante que la alcaldía quería que estuviera por encima de todos los concejales y que se nombró sin ningún tipo de consenso. A todas luces, era poner en nómina a alguien del partido de una forma que ni se había consensuado ni fue transparente [...]. Desde el primer momento fuimos muy leales con el PSPV, les dijimos cuál era nuestra posición antes de la votación (en la que se acordó el cese de Lafuente) [...]. Lo de Brancal es diferente. El PP quiere que la línea del Código de Buen Gobierno sea la ingobernabilidad [...]. Si hubiera sido Lafuente el que estuviera denunciado por el PP y él fuera concejal, nosotros le habríamos apoyado.

- ¿Por qué han optado por ocupar la vicealcaldía? También se barajó la posibilidad de dejarla vacante a la espera de que se resolviera el caso judicial y Brancal pudiera retomar sus funciones...
- La pregunta es porqué se planteó que la vicealcaldía quedara vacante. Básicamente porque estamos tan convencidos de la inocencia y la falta de recorrido de esta denuncia que entendíamos que es una cosa que pasará enseguida, pero nos hemos dado cuenta de que no se puede ser naif, no podemos ser tan ingenuos. En el mejor de los casos, la Audiencia Provincial no tiene por qué resolver antes de marzo y, una vez lo haga, lo ha de trasladar de nuevo al juzgado de instrucción y nos consta, porque así lo ha expresado el PP, que no han presentado todas las pruebas. ¿Por qué? Porque tienen intención de alargar el caso. Estoy convencido de que querrán aportar más pruebas y, si la jueza decide aceptarlas, esto se va a alargar. Por tanto, lo que entendimos es que la vicealcaldía, al fin y al cabo, es la segunda autoridad de la ciudad, que somos un bipartito y no podemos rehusar esas responsabilidades.

- Solo quedan cuatro meses de mandato, ¿qué papel le gustaría desempeñar como vicealcalde?
- Teniendo en cuenta que las elecciones están a la vuelta de la esquina, será difícil tener ningún papel relevante, pero lo que me gustaría es que la relación entre la alcaldía y la vicealcaldía fuera la misma que he tenido con el portavoz del grupo socialista. Una relación de diálogo y con la conciencia de que somos un bipartito en minoría, que el Acord del Grau no funciona sin sus tres patas y sin llegar a consensos. Me gustaría que hubiera un diálogo fluido, sobre todo, porque la ciudadanía necesita verlo. Si no remamos en la misma dirección y no compartimos las decisiones, al final se nota. Se nota, primero, porque nos mejoramos cuando las decisiones las tomamos conjuntamente y, sobre todo, porque lo contrario es darle la razón a un personaje como la señora Carrasco, que está de capa caída y que intenta crispar a esta sociedad a toda costa aunque sea con invenciones. No podemos permitir esto.

- Se da por hecho que usted será el candidato de Compromís a la alcaldía, ¿cuándo harán oficial la candidatura?
- Se da por hecho… lo haremos oficial, supongo, que en breve, si es que hemos de hacerlo oficial. Compromís todavía no tiene un reglamento de primarias. Castellón es una gran ciudad y se regulará por ese reglamento. Me gustaría decir que ya lo tenemos, pero no, llegamos tarde. Creo que podemos hacer esa autocrítica y, por tanto, esperaremos a ver cómo van las cosas en el reglamento.

- ¿Compromís contará con Ali Brancal para estas elecciones?
- Compromís contará siempre con Ali Brancal. No sé si con las elecciones, no sé en qué nivel, pero contaremos con ella para hacer política porque seguramente en temas de igualdad es una de las mejores figuras que tenemos.

- Las encuestas a nivel municipal sitúan a Compromís prácticamente con el mismo número de concejales que ahora, ¿qué expectativas tienen?
- No nos podemos dormir en los laureles. Hemos hecho un trabajo y hemos de salir a hacer campaña para explicarlo. Si hacemos esa campaña bien hecha y explicamos porqué hemos sido determinantes en las políticas de estos cuatro años que han mejorado la vida de la ciudadanía, podemos crecer en concejales. Podemos estar en condiciones, si CSeM quiere llegar al acuerdo que les propusimos en 2015 y que en aquel momento rechazaron, de liderar el gobierno del cambio.

- ¿La marcha de Enric Porcar en qué situación deja a Compromís? Porque es un edil con mucha visibilidad por las carteras que ha gestionado, pero no se presentará a los próximos comicios…
- Es el mejor concejal de Educación que ha tenido Castellón. Tiene una capacidad de trabajo incansable. Él lo dijo y creo que su respuesta es adecuada: concejal puede ser cualquiera, pero padre de sus hijos solo puede ser él. Es una cuestión puramente familiar. He de decir que hice todo lo posible para que se quedara, él lo puede confirmar y su mujer también, que estaban muy hartos de mí (dice entre risas). Pero Enric Porcar no se va a marchar, estará en otro nivel pero continuará trabajando [...]. Estará en la campaña a pleno rendimiento y nos ha dicho en muchas ocasiones que quiere formar parte de la candidatura, no en un lugar de salida porque no puede asumir la responsabilidad de ser concejal, pero trabajará con nosotros. Hay Porcar para rato.

- ¿Cómo será la candidatura municipal de Compromís?
- Lo decidirán las primarias [...], pero estoy convencido de que será una candidatura joven, que englobará las diferentes sensibilidades de Compromís y que vendrá con experiencia de gobierno.

- ¿Confían en reeditar el Pacte del Grau?
- Confiamos en liderar el Pacte del Grau, es nuestro objetivo.

Noticias relacionadas

next